U. DE CHILE

El ambicioso proyecto de inferiores de la U que quedó en el aire tras la salida de Caputto

Durante el 2019 los azules pretendieron que Hernán Caputto se hiciera cargo de las divisiones menores de la U por cuatro años, pero solo estuvo unos meses.

El ambicioso proyecto de inferiores de la U que quedó en el aire tras la salida de Caputto

En 2017 se produjo la salida del español Edorta Murúa de las inferiores de la Universidad de Chile y, de ahí hasta mediados del 2019, el trabajo en las series menores del club se desarrolló sin un claro proyecto y plan de trabajo.

Con la llegada de Rodrigo Goldberg y Sergio Vargas como directores deportivos, el desarrollo del fútbol joven fue uno de los ítems a mejorar y para ello confiaron en Hernán Caputto, hasta ese entonces entrenador de la Selección Chilena Sub-17, que tenía un Mundial por delante.

Caputto, sin embargo, prefirió el proyecto azul y no dirigió a La Rojita en la Copa del Mundo de Brasil 2019. Así, Caputto llegó a las inferiores de la U por cuatro años, pensando en el mediano plazo lograr el objetivo de conformar un primer equipo integrado en un 40% con jugadores de casa.

"Nuestro objetivo es generar, construir una estructura deportiva, que sea la base para los futuros triunfos de la U. El proyecto busca recuperar la identidad que debe tener el club, de pertenencia, ese orgullo por la camiseta que es muy importante", comentaba Sergio Vargas a AS en ese entonces.

Pero la historia de Caputto duraría poco al mando de las cadetes del "Romántico Viajero", pues pronto debió sustituir al uruguayo Alfredo Arias al mando del primer equipo y soltó la labor que inicialmente se le había encomendado.

Así, Manuel Leiva -quien llegó con el ex portero- se haría cargo del fútbol formativo y con más de un problema: primero, el estallido social, que cortó en octubre la competencia en las juveniles y, luego, el Covid-19, que solo le permitió al fútbol joven jugar algunas fechas.

Es decir, el proyecto de la U ha tenido que bregar con los cambios en la dirección del proyecto y también con la inactividad que se prolonga por un año, por lo que desde Azul Azul dispusieron que un grupo de proyección se pusiera a entrenar hace algunas semanas para tener algo de ritmo.

"La generación del 2000 lamentablemente no ha tenido roce en partidos oficiales. por lo mismo se trae a Brandon Cortés y Cristian Barros, porque lo cierto es que es una categoría que ha quedado resentida por la ausencia de competencia", apuntan a AS Chile desde el Centro Deportivo Azul.