Lo mejor del 2020

"Tenía un hijo y ganaba muy poco": los olvidados inicios de Jean Meneses

El atacante comenzó a ganarse un lugar en la Roja de Rueda durante los últimos partidos. El DT que lo hizo debutar, Nelson Soto, recuerda su comienzo.

"Tenía un hijo y ganaba muy poco": los olvidados inicios de Jean Meneses
ANDRES PINA/PHOTOSPORT

A comienzos del 2012, cuando dirigía a San Luis de Quillota, Nelson Soto se fijó en un atacante del Fútbol Joven para reforzar el primer equipo: era Jean Meneses, quien tenía solo 18 años: "Queríamos reclutar a chicos jóvenes, y había un pequeño impetuoso y rapidito", recuerda el entrenador en diálogo con AS. Desde ese momento, han pasado más de ocho años. El DT hoy dirige a Cobreloa, y ese futbolista que describe es una opción real para el ataque de la Roja. De hecho, ante Perú, Meneses fue el reemplazante de Alexis Sánchez.

"Me tocó encontrármelo en algunas premiaciones, cuando ya tenía consolidada su carrera. Uno se alegra de que les vaya bien a los chicos que uno le dio oportunidad. Pero dejo algo claro: no le regalé nada, ni mucho menos. Salió a flote en una actividad difícil. Si lo manejas bien, este deporte te puede dar mucho, y Jean lo aprovechó porque es un chico inteligente y con entrega", cuenta Nelson Soto. Su ex dirigido defiende al León de México.

- ¿Qué recuerda del inicio de Jean Meneses?
- Dentro de las posibilidades que tenía en los juveniles, estaba Jean Meneses. Nos interesó. Lo llevamos a entrenar con nosotros, hasta que lo hicimos debutar. Él tenía un hijo a esa edad y ganaba muy poco. Conversamos con él, lo pusimos en algunos partidos y le arreglamos un poco las condiciones económicas. Recuerdo que Meneses era muy trabajador.

- ¿Qué características detectó en él? 
- Tenía las mismas condiciones que ahora. Es habilidoso, rápido, juega por ambos lados y tiene gol. A veces uno quiere delanteros fuertes, y él no tenía esa característica. Pero tenía otras cosas: una velocidad muy interesante, una habilidad que complica a cualquier defensa independiente de la envergadura y el manejo de los perfiles. Lo podía poner de volante y hacía la pega. Si lo ponía de puntero, también. No le incomodaba nada. Él demostró que podía jugar y se fue ganando el espacio. Eso es mérito de él.

- ¿Cómo se tomó ese debut el 2012 (12 de febrero, ante Coquimbo)?
- Bien. Ya era padre, pues, así que debía tomarlo con madurez (ríe). Era un chico tranquilo, callado y serio en su actuar. Después jugó y tuvo más partidos. Siempre con la misma actitud, estando fuera o adentro de la cancha. Eso es muy rescatable. Yo tenía jugadores con experiencia, pero él se las arreglaba igual para jugar.

- ¿Qué sintió usted cuando vio a Meneses en la Selección?
- Lo mismo que siento cuando veo a Diego Sánchez a gran nivel. A él lo tuve en varios equipos. Me siento orgulloso de haberles dado confianza a tantos chicos. A veces me encuentro con muchos de ellos. Son gustos que uno se puede dar. Cuando hice el curso de técnico y me titulé, no me dijeron a quién tenía que entregarle mis conocimientos. Si a los chicos o a los más grandes. Es un orgullo. De los que hemos hablado, y de Rodrigo Echeverría también.

- ¿Cómo fue la experiencia con Echeverría en Iberia?
- Una vez, él publicó en su Facebook: “Todo lo que soy hoy, se lo debo a Nelson Soto”. A mí me faltaba alguien para completar el plantel y llegó como juvenil de la U. Tenía centrales con más experiencia que él, pero yo le veía condiciones. Lo puse como lateral y después como contención. Siempre cumplió. Entonces me siento pagado. Sé que hay un mérito, pero también soy un convencido de los que jugadores forjan su destino. Alguien tiene que estar, pero las capacidades te llevan a un lugar.