VENEZUELA - CHILE

1x1 de La Roja: poco de los referentes y dudas defensivas

La Selección Chilena cayó por primera vez ante Venezuela en Caracas, dejando una muy mala imagen y alejándose nuevamente de la zona de clasificación.

1x1 de La Roja: poco de los referentes y dudas defensivas

La Roja no pudo repetir el nivel exhibido particularmente en el primer tiempo ante Perú y se inclinó ante Venezuela en el estadio Olímpico de la UCV, en un encuentro en donde sorprendió Reinaldo Rueda, ubicando a Alexis Sánchez casi como un mediapunta, a Felipe Mora cargado al sector derecho y sacando de la titularidad a Fabián Orellana, de buen cometido por ese sector del campo el viernes pasado.

Claudio Bravo: Nada que hacer en el primer gol. A los 20’ evitó el segundo gol venezolano al ganarle un mano a mano a Darwin Machis. En el segundo tanto del equipo local tuvo poco que hacer tras acompañar el centro bombeado.

Mauricio Isla: Importante en la faceta defensiva. Marcó diferencias en campo rival, como en el empate chileno, donde desbordó por derecha y dio la asistencia del gol. En el segundo tiempo, otro centro suyo pudo significar el segundo gol de La Roja.

Paulo Díaz: Comenzó errático con la pelota en los pies y pese a que defensivamente se estaba afirmando, Salomón Rondón le ganó la pulseada en la jugada del segundo gol. Nunca dio tranquilidad ni entregó respuestas.

Guillermo Maripan: También se vio incómodo en el comienzo. De una desinteligencia suya nació la falta que le otorgó el primer gol a la Vinotinto y luego, a los 20 minutos, otro error suyo pudo costar un gol. Tuvo problemas con Salomón Rondón durante todo el partido. Definitivamente no fue el partido del "Memo".

Jean Beausejour: Lo pasó mal cuando cargaron por su lado. Alterno buenas coberturas con el poco apoyo que le dio a Maripan. Su recorrido nunca fue hasta línea de fondo, sino que se limitaba a llegar hasta la línea del área grande rival y ejecutar centros que casi nunca encontraron la recepción de un compañero. Por su sector vino el centro del segundo gol.

Erick Pulgar: A falta de un volante creativo rival, parecía que el de la Fiorentina no tenía marca fija, pero a sus espaldas comenzaron a filtrarse los jugadores más habilidosos de la vinotinto. Con la pelota en los pies, fue un buen pasador, pero tampoco brilló como en otras ocasiones.

César Pinares: Comenzó el primer tiempo incómodo. Por momentos como interior, en otras abierto a la derecha y muchas veces en la línea de delanteros, la función del nuevo jugador de Gremio no se entendió en los primeros 45 minutos. Fue sustituido en el entretiempo.

Arturo Vidal: Luchó, batalló y ganó casi siempre. Le costó crear, pero suple todo con su entrega y la llegada al área rival que le permitió anotar el gol del empate 1-1. En el segundo tiempo repitió el mismo padrón, pero tuvo poca incidencia en los metros finales.

Felipe Mora: Fue el delantero por derecha, no ocupó la posición de extremo, pero igualmente no se vio cómodo. En el segundo partido se ubicó como centro delantero, pero fue sustituido a los 76 minutos sin haber tenido una opción de gol.

Alexis Sánchez: Fue mediapunta en el inicio, con buenas y malas. Extrañó no verlo más suelto por una banda. Tuvo pocos espacios. En la primera parte dejó solo a Isla para que habilitara el primer gol. En el segundo tiempo pasó a la banda derecha, se vio más activo, pero en muchas ocasiones la gran mayoría de sus compañeros estuvo por detrás de la línea del balón. Si bien no fue su mejor partido, también es cierto que le faltó compañía en ataque.

Jean Meneses: No comenzó con la misma claridad del partido anterior y fue sintiendo el rigor del partido. A los 67 minutos pudo cambiar su suerte, con un remate dentro del área rival, pero elevó en la más clara para los chilenos en la segunda etapa.

Claudio Baeza: Ingresó en el entretiempo. Se ubicó bien y ayudaba a taponear la zona de avance de Venezuela en el sector derecho rival, pero su partido quedará marcado por perder el esférico en la jugada que origina el gol del 2-1.

Carlos Palacios: Ingresó a los 76 minutos. Tuvo poco contacto con la pelota y tampoco pudo trascender en el desarrollo del juego.