SELECCIÓN CHILENA

El año más duro de Rueda: apoyos, cuestionamientos y un futuro incierto

El técnico colombiano termina su tercer año de trabajo con la Roja fuera de los puestos de clasificación a la Copa del Mundo 2022 de Qatar.

Se acabó el 2020 para la Selección Chilena. El equipo comandado por Reinaldo Rueda, que cumplirá en enero tres años al mando de la Roja, finalizó el año futbolístico fuera de la zona de clasificación para el próximo Mundial a disputarse en Qatar en 2022.

Dos derrotas, un empate y un solo triunfo es el registro de una selección que desperdició la oportunidad de haber alcanzado a Argentina en el tercer lugar de la tabla, exhibiendo un 33,3% de rendimiento en el proceso clasificatorio.

Con Chile fuera de los primeros cinco lugares, las críticas vuelven sobre el director técnico colombiano, las mismas que arreciaron antes de la Copa América del 2019. Y es que Reinaldo Rueda ha debido encabezar un proceso que por una cuestión natural ha ido perdiendo a muchas de las figuras de la Generación Dorada y la renovación ha sido algo forzada.

En ese sentido, la ANFP que era presidida por Arturo Salah y luego por Sebastián Moreno nunca tuvo un cuestionamiento sobre el desempeño del caleño, pero con la llegada de Pablo Milad eso cambió y no son pocos los dirigentes que han manifestado su disconformidad con los mostrado en cancha. Incluso, desde Quilín aseguran a AS Chile que Rueda está lejos de ser el técnico preferido de Milad.

En estos tres años, Rueda ha debido someterse a varios pulsos: los constantes desarreglos dirigenciales, el no jugar amistosos debido al estallido social, la poca preparación que su ayudante técnico tuvo con la Selección Preolímpica, el no poder contar con algunos jugadores en los microciclos y el hecho de pactar de palabra el no nominar un exceso de jugadores por club en estos tiempos, pues mientras la selección juega, el torneo continúa.

Por otro lado, el propio técnico ha reconocido en Quilín y en Juan Pinto Durán que venir a Chile ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado en su carrera. Deportivamente siente que se puede encabezar un proceso y que existe la materia prima. En el ámbito privado, está encantado con la cultura chilena y la vida que ha podido desarrollar en Santiago.

Además, hasta ahora tiene el completo respaldo del plantel, tanto del núcleo más duro de la selección, como de los rostros más nuevos, esos que pedían silenciosamente el retorno de Claudio Bravo.

De todas formas, Milad y compañía no descartan que el propio técnico sea quien ponga el cargo a su disposición. El cafetalero suena como posible reemplazante de Carlos Queiroz en la selección colombiana. Ese movimiento podría alterar todo.