Magia y desorden para arreglar el caos de Colo Colo

Colo Colo logró el regreso de Jorge Valdivia y más allá de todo lo que se pueda decir sobre las lesiones y su poca continuidad en Mazatlán (solo jugó 86 minutos), su llegada es una enorme noticia para el Cacique. Un alivio, una ilusión, un regalo en medio de una crisis total.

El equipo de Quinteros no tiene a ningún jugador como el 'Mago' y la zona de volantes es, sin duda, la más débil del plantel. Fuentes y Carmona están lejos de su nivel y poco asustan como los '6' del equipo, esos que deben morder en el mediocampo. Provoste y Alarcón son de la misma línea: predecibles, timoratos y hasta displicentes. Suazo hace rato que viene en franca involución y Valencia está en otra. Sin confianza y sin ganas.

El 'Mago' es distinto a todos esos. Es impredecible, desordenado (en el buen sentido de la palabra), sorpresivo. Su sola presencia inquieta a los rivales. Saber que se enfrentarán a un futbolista como Valdivia hace que afronten de manera distinta el partido, porque si hay algo que Colo Colo ganará con la presencia del '10' es magia, jugadas inesperadas, pases que nadie imaginó. Es decir, todo de lo que Colo Colo carece.

Nicolás Blandi podría, por fin, ser abastecido. Ignacio Jara ya no tendrá toda la responsabilidad y podría potenciarse con Valdivia al lado. Puras cuentas positivas.

No es el salvador, no puede jugar solo y, lamentablemente, estará rodeado por jugadores que no han dado la talla. Pero también puede pasar que esos otros futbolistas mejoren, que se entusiasmen, que se empapen de la calidad del 'Mago'. Así como la desidia ha sido contagiosa en estos meses, también puede serlo el talento, la capacidad y el entusiasmo.

Que tenga 37 años no puede ser una crítica por sí sola. Pasó algo similar cuando regresó desde Emiratos Árabes. 'Juega en una liga amateur y sin nivel', decían los más "entendidos". Pero apenas llegó demostró que su magia seguía intacta. 13 y 18 partidos en sus primeras dos temporadas abortaron cualquier crítica. Jugó casi siempre y con gran rendimiento.

Hoy el 'Mago' es un gran regalo para Colo Colo y él sabe que puede transformarse en una leyenda del club si logra ayudar a la salvación. Aceptó el desafío de volver en el peor momento de la institución y alguien con su personalidad hace eso solo si está seguro de que puede cambiar la historia.