U.Católica

La deuda internacional de la UC se extiende a la Sudamericana

Pese a ganar el partido de ida y como visita, los cruzados se quedaron en el camino ante Vélez Sarsfield. Hace ocho años que el tope son los cuartos de final.

Universidad Católica se farreó una gran opción de pagar su deuda internacional. Los cruzados tenían la ventaja ante Vélez Sarsfield, al ganar 2-1 el partido de ida en Buenos Aires, pero quedaron eliminados en Copa Sudamericana, al caer 3-1 en San Carlos de Apoquindo.

Para los de la franja, el tope son los cuartos de final. Hace ocho años que la UC no juega una semifinal de un torneo internacional. En la Sudamericana 2012, la escuadra dirigida por Martín Lasarte superó en esa instancia a Independiente de Argentina, con un 2-2 en Avellaneda y un triunfo 2-1 en casa. En semifinales, Sao Paulo acabó el sueño, gracias al criterio de gol de visitante: 1-1 en Santiago y 0-0 en Brasil.

En Copa Sudamericana 2013, el mismo cuadro paulista eliminó a Universidad Católica, pero en octavos de final. Al año siguiente, con Julio César Falcioni como DT, los cruzados no pudieron superar la primera fase, ante River Plate de Montevideo. En 2015 el verdugo fue Libertad de Paraguay en segunda fase y en 2016 Real Potosí de Bolivia, en la ronda inicial.

La gran deuda de los cruzados es la Copa Libertadores

En 2017 la UC retomó sus sufrimientos en Copa Libertadores, cuando Católica apenas sumó cinco puntos y finalizó en el último lugar, con Mario Salas en la banca, superado por San Lorenzo, Atlético Paranaense y Flamengo. En el último duelo, se quedó sin nada tras caer 3-2 ante el elenco de Curitiba.

En 2019 y 2020, los cruzados quedaron eliminados en la fase de grupos de Copa Libertadores y de la misma forma: cayendo 2-0 ante Gremio en Porto Alegre. Primero con Gustavo Quinteros como DT, también se despidió en segunda fase de Copa Sudamericana, ante Independiente del Valle, que sería el campeón. Ahora, con Ariel Holan, también suma otra eliminación, pero en cuartos de final.