ÑUBLENSE 5 - COPIAPÓ 0

¡Ñublense es de Primera!

Los chillanejos golearon en casa y se proclamaron campeones del Campeonato Nacional de la B. Justo premio para el constante animador de la serie en 2020.

0
¡Ñublense es de Primera!
ANFP

La ciudad de Chillán está de fiesta. Ñublense retornó a Primera División tras cinco años, coronando una gran campaña en 2020 con el título del Campeonato Nacional de la B. Los dirigidos por Jaime García derrotaron por 5-0 a Copiapó y llegaron a 49 puntos, puntaje en la tabla de posiciones inalcanzable cuando faltan dos fechas para el cierre de la temporada. 

En el Estadio Nelson Oyarzún, un poco más de 10 minutos demoró el local en empezar a asegurar el triunfo y con ello el retorno a la máxima categoría. Copiapó no inquietó a los rojos en su área, pues su labor en el inicio consistió en esperar a su rival, recuperar el balón y salir rápido con ataques de construcción breve.

Sin embargo, para los nortinos todos se derrumbó en el minuto 19, con la apertura de la cuenta de Ñublense. Matías Pinto descendió por el eje de la ofensiva, recibió sin marca el balón, giró y sacó un disparo inatajable. 1-0 ganaban los chillanejos y a continuación el desarrollo del partido se les hizo mucho más fácil.

Solamente transcurrieron tres minutos para el local otra vez moviera el marcador. Tras una buena pantalla de Pinto que lo dejó solo dentro del área, David Escalante conectó libre frente al arquero Jaime Guzmán y puso la segunda cifra. El gol descoló a los copiapinos que no atinaron a nada.

Tanto, que no fue ninguna sorpresa la tercera conquista para Ñublense. Otra vez Pinto se hizo presente en el marcador al capturar el rebote de un remate en el poste derecho de Escalante. Se cumplían 29 minutos del encuentro y rápidamente los dueños de case cumplían la faena para administrar el duelo durante el complemento.

Copiapó cerró la primera parte con solo dos llegadas a la portería local, pero que no significaron mucho peligro. En la primera, Stefan Pino tomó un rebote en el área, muy cerca del arco, y su disparo 'mordido' se fue desviado. Más tarde, intentó con otro remate, que salió centralizado y el meta Rodrigo Odriozola controló con seguridad.

De vuelta del descanso, Ñublense volvió a dejar patente su supremacía. Oscar Ortega, a los 48' y 52', anotó en forma seguida, dejó el partido 5-0 y solo quedaba esperar que transcurrieran el tiempo para que la escuadra de Chillán diera la vuelta olímpica.

La distancia en el tanteador, con el paso de los minutos, hizo disminuir la intensidad en los chillanejos. La visita entonces logró controlar el balón y se aproximó hacia la portería de Odriozola. Sin embargo, no contó con opciones reales de gol. 

No hubo más situaciones de riesgo. El local se dedicó a manejar sin contratiempos el trámite del encuentro ante un rival sin peso en ofensiva. Sonó el pitazo final y los chillanejos se fundieron en un abrazo gigantesco por el título de la Primera B y el ascenso a la máxima categoría.