MÁS DEPORTE

Las veces que el deporte chileno estuvo a punto de tocar la gloria

Finales perdidas en Copa Libertadores, cuartos lugares en Juegos Olímpicos y casi titulos de Grand Slam se encuentran en los registro del deporte nacional.

0
Las veces que el deporte chileno estuvo a punto de tocar la gloria

Hace pocos días Joaquín Niemann hizo noticia por sus dos subcampeonato seguidos en el PGA Tour, el mayor circuito de golf del mundo. El chileno, que ya cuenta con un título en sus palmares, estuvo a punto de seguir haciendo historia para el deporte nacional, pero el destino quiso otra cosa.

El fútbol, tenis, gimnasia y mundo motor son algunas de las disciplinas donde algún deportista o equipo chileno estado a punto de situarse en lo más alto del podio en diversas competencias internacionales, pero por distintas razones la gloría ha sido esquiva.

La tristeza minera en Copa Libertadores

Cobreloa es uno de los clubes más grandes del fútbol chileno. Sus ocho títulos lo sitúan como el cuarto equipo más ganador del torneo nacional. Sin embargo, la institución vive el momento más oscuro de su historia al haber descendido por primera vez en 2015 y desde entonces no poder regresar a la máxima categoría.

Atrás quedaron los años dorados del cuadro minero, cuando en la década de los 80' hizo ilusionar al fútbol chileno en el plano internacional con sus dos finales consecutivas de Copa Libertadores de América. Un momento de alegría y tristeza para sus hinchas, quienes vieron pasar la gloria continental a unos centímetros de su mirada.

En 1981, los 'Zorros del Desierto' debutaron a lo grande en Copa Libertadores, logrando acceder a la gran final. El rival al otro lado de la cancha sería el poderoso Flamengo, comandando por uno de los mejores futbolistas de la historia: Zico. Tras un empate general tras los partidos de ida y vuelta, se tuvo que disputar un tercer encuentro de desempate.

Poco pudo hacer el equipo nacional en ese último partido. Los brasileños vencieron fácilmente, dejando a los hinchas mineros con las ganas de de lograr la hazaña. Al año siguiente la historia se repetiría nuevamente. Cobreloa, de un nombre ya hecho a suramericano, obtuvo otra vez su paso a la gran final continental.

El rival a vencer en la última instancia de la Copa Libertadores de 1982 era Peñarol, un rival al cual los 'Naranjas' ya habían vencido en la edición anterior. Pese al optimismo que generaba en el país un primer campeonato chileno en la copa internacional, la suerte estaría del otro lado, nuevamente. Con un gol a último en el Estadio Nacional, los uruguayos se hicieron con el título que sentenció la historia de Cobreloa, un cuadro que estuvo dos veces a punto de tocar la cima continental.

A unos sets de la gloria

Es tenis es uno de las disciplinas que más alegrías deportivas le ha dado al país. Sobre eso hay pocas dudas. El campeonato del US Open 1937 por Anita Lizana, la final lograda en Copa Davis por el equipo chileno en 1979, los múltiples títulos en el circuito ATP, el número uno de Marcelo Ríos en el ranking mundial y también el mayor logro deportivo de Chile en su historia; las medallas olímpicas de Massú y González.

Chile lo tiene casi todo en el tenis masculino, excepto un título de Grand Slam. Para muchos, estos cuatro torneos son lo más importante que puedo lograr un tenista a lo largo de su carrera, inclusive más que el primer puesto en el ranking mundial. Desde la instauración de un circuito profesional en el tenis, dos han sido los tenistas nacionales que ha estado a punto de rozar la gloria de obtener un GS.

Durante 1998, Marcelo 'Chino' Ríos alcanzó lo más alto del ranking de la ATP, siendo el primer latinoamericano en lograrlo. A principios de ese calendario, el tenista chileno accedió a la final del Australia Open, primer Grand Slam de la temporada, convirtiéndose así en el primer nacional en lograr avanzar a esa instancia.

Para poder acceder ahí, el santiaguino dejó en el camino a figuras como el español Berasategui  y el sueco Thomas Enqvist. En la gran final su rival sería Petr Korda, sexto cabeza de serie en aquel torneo, quien lo despacharía fácilmente en tres set. Algunos meses después, el tenista checo arrojaría doping positivo en la antesala de Wimbledon.

Otro que estuvo a punto de pisar la gloria en Australia fue Fernando González en 2007. El 'Bombardero' de la Reina tuvo una semana espectacular en suelo oceánico, dejando en el camino a grandes jugadores como Del Potro, Lleyton, Hewitt, James Blake, Rafael Nada y 'Tommy' Hass, con quien protagonizó el mejor partido de su vida, en el que solamente cometió tres errores no forzados.

El chileno, que hasta antes del torneo no había avanzado nunca hasta unas semifinales de Grand Slam, se enfrentaría en la última instancia ante la leyenda suiza, Roger Federer. Pese a los intentos del nacional, quien tuvo la oportunidad de llevarse el primer set, el peso del número uno del mundo se hizo presente y González acabó perdiendo esa final por 7-6, 6-4 y 6-4. Australia se negaba a darle la gloria a los chilenos.

Al borde del podio olímpico en Londres

Ser medallista en unos Juegos Olímpicos es algo de lo que muy pocos deportistas pueden alardear. La cita olímpica es el evento deportivo más grande del mundo y cada deportista en el mundo daría lo que fuera por situarse alguna vez en el podio de los tres mejores.

El gimnasta nacional Tomás González hizo historia para el deporte nacional al lograr dos cuartos lugares en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012. El chileno estuvo a punto de lograr el podio en las especialidades de suelo y salto, pero un estrecho margen en el puntaje lo separó del tercer lugar en ambas instancias.

"Le han despojado de una medalla. Ayer logró el curto lugar en suelo y está bien, porque no se merecía medalla. Sin embargo, hoy merecía plata o bronce, pero no el cuarto lugar", comentaba su entrenador Yoel Gutiérrez después de los resultados del gimnasta chileno en Londres.

Pese a ese sabor amargo que pudo haber provocado los cuartos lugares en unos Juegos Olímpicos, Tomas González tiene los suficientes palmares para relucir en sus vitrinas. Múltiples títulos mundiales, panamericanos y sudamericanos que dan cuenta de una carrera brillante para el gimnasta chileno, quien además se dio el gusto de obtener el 7° puesto en Rio 2016.

La categoría maldita en el Rally Dakar

Chile ha sido campeón en cuatro ocasiones del Rally Dakar, la competencia tuerca más dura del mundo. Francisco 'Chaleco' López e Ignacio Casale han sido los chilenos que se han alzando con el primer lugar en la categorías de SxS y Quads. Por otro lado, en la categoría de las motos tres pilotos de nuestro país han estado cerca de obtener la corona, un título que se le resiste a los nacionales.

El más destacada hasta la fecha ha sido Pablo Quintanilla, quien logró en en 2020 obtener el segundo lugar en el desierto árabe. El año anterior el motociclista porteño estuvo peleando el primer lugar por escasos segundos, pero un accidente en la última fecha lo hice retirarse con graves lesiones.

En 2003, el histórico piloto Carlos de Gavardo hizo historia para el rally chileno al lograr el primer podio nacional en el Dakar. En esa ocasión, el 'Cóndor de Huelquén" finalizó en la tercera posición. Mismo lugar ocuparía 'Chaleco' López en 2013 y 2014. En ambas ediciones el nacido en Teno estuvo cerca de pelear el primer lugar, pero problemas técnicos y detalles durante las etapas le pasaron factura.

Recientemente, en la última edición del Rally Dakar, el piloto José Ignacio Cornejo estuvo a dos etapas de romper la maldición chilena y coronarse en motos. El corredor de Honda era el solido puntero a falta de dos días de competición y todo hacía presagiar una victoria del nacional, pero un repentino accidente lo dejó fuera de la competencia. El chileno tuvo que ver como su compañero de equipo el argentino Kevin Benavides se alzaba en lo más alto del podio.