Actualidad

Nuevo proyecto de ley para el desalojo de malos arrendatarios: qué es y en qué consiste

La propuesta buscará facilitar el desalojo de malos arrendatarios. La normativa ya fue despachada a la Cámara de Diputados.

Nuevo proyecto de ley para el desalojo de malos arrendatarios: qué es y en qué consiste
SEBASTIAN CISTERNAS/ATON CHILE. SEBASTIAN CISTERNAS/ATON CHILE.

La Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento de la Cámara de Diputados despachó hace unos días un proyecto de ley que busca agilizar el desalojo de arrendatarios que realicen malas prácticas, como por ejemplo no pagar el alquiler o dañar la propiedad arrendada.

Los encargados del documento realizaron una modificación en el Código de Procedimiento Civil, incorporando una acción precautoria de restitución adelantada de inmuebles, al mismo tiempo que se realice el juicio pertinente entre los involucrados.

¿En qué consiste este proyecto?

Esta iniciativa presentada por el diputado Gonzalo Fuenzalida busca facilitar el procedimiento legal contra aquellos arrendatarios que no paguen el arriendo, no se hagan responsable de los servicios básicos o hayan realizado algún daño a la propiedad, de modo que se pueda desalojar a las personas en un periodo máximo de diez días.

Además, en el texto legislativo se señala que, de ser necesario, el juez a cargo del proceso legal podrá solicitar la ayuda de fuerzas especiales para hacer desalojo de cualquier inmueble que se vea afectado por la posesión de un arrendatario.

"En la resolución se establecerá que en el evento de que el deudor no pagare o compareciere o no formulare oposición, se le tendrá por condenado el pago de la obligación reclamada y dispondrá su lanzamientos y de los otros ocupantes del inmueble en un plazo no superior a los diez días desde que la respectiva resolución se encuentre firme y ejecutoriada", afirmó el parlamentario de RN en entrevista con LUN.

Por último, otro punto del proyecto establece que los contratos de arrendatarios que se enmarquen en la nueva ley deberán ser autorizados mediante un notario público, lo cual podrá ser usado como antecedente para una posterior demanda. Además, esta medida iría en busca de evitar posibles estafas donde la persona que arrienda no sea el verdadero dueño del inmueble.