ENTREVISTA AS

"Me quedé en el piso": el dolor de un volante de la UdeC que jugó con el 'Morro' García

Matías Cabrera no puede creer lo que sucedió con su ex compañero en Nacional de Uruguay, quien fue hallado sin vida este sábado en Mendoza. Así lo recuerda en charla con AS.

"Me quedé en el piso": el dolor de un volante de la UdeC que jugó con el 'Morro' García
@maticabrera_8

Ante el llamado de AS Chile, Matías Cabrera reconoce de entrada que aún no puede creer la noticia. Su ex compañero Santiago García fue hallado sin vida en su departamento de Mendoza, ciudad en la que se convirtió en ídolo por brillar en Godoy Cruz. El jugador uruguayo de Universidad de Concepción compartió con el 'Morro' en Nacional de Montevideo, por lo que conocía bien a su compatriota, uno de los goleadores del fútbol argentino en el último lustro. 

"Es terrible. Justo estaba hablando con un amigo, (Matías) el ‘Bocha’ Cardaccio que jugó en Colo Colo y se enteró en el momento que estaba hablando conmigo y quedó sin hablar. Le dije ‘¿qué pasó, Bocha?’ y no me podía contestar. Me contó y quedamos helados. Estuve hablando con mi mujer, recordando momentos con el 'Morro' y la verdad es que es terrible", dice Cabrera en charla con AS Chile. 'Mati' cree justo hablar de García para recordarlo con cariño.

-¿Qué fue lo primero que pensó cuando se enteró de la noticia?
- Pensé de inmediato en su madre, en su hermano y en su hija. Además, poquito antes de esa última charla que tuvimos habíamos compartido en el casamiento del ‘Colo’ (Santiago) Romero que está en O’Higgins. Le mandé un mensaje a Seba Coates, (Alexis) Rolín y sinceramente quedé en shock. Estaba a punto de bañarme porque había llegado de entrenar y me quedé tirado en el piso contra la pared y no lo podía creer. Hasta ahora no lo puedo creer por la manera de ser de él.

- ¿Qué recuerdos tiene de él?
- El 'Morro' siempre fue una persona alegre, con mucho carácter. No tenía pelos en la lengua y te decía absolutamente todo lo que pensaba. Si le caías bien se notaba, si le caías mal también. No tenía caretas. Lo que pasó me resulta increíble. Conozco a la madre, al hermano y es algo muy triste. Tuve muchas vivencias y anécdotas con él.

- ¿Puede contar alguna?
- Creo que era mi primer Nacional-Peñarol. Nos jugábamos la punta, con estadio lleno, todo el país expectante. La noche previa no dormí. Veía la hora y pensaba en que llegaría al partido sin dormir. Me empezaron los nervios, la adrenalina, todo el ‘cagazo’ del clásico y no podía creer que no dormí. Me levanté de la cama, fuimos a almorzar y después teníamos un rato para tirarnos. Traté de dormir porque sino me desmayaba. Me acuerdo que yendo en el bus, íbamos con una caravana desde Los Céspedes al estadio Centenario, todo lleno de gente. Y casi llegando al estadio, me quedé dormido en el bus. Todos gritando y cantando y yo dormido. Me puse la capucha y listo. Habrán sido unos cinco minutos. Y viene el Morro y me dice: ‘¡¿qué hacés, boludo?! ¡¿estás loco?! ¡Vamos a jugar un clásico, despertate la c.. de tu hermana!’ Y yo le decía: ‘’Morro’, déjate de romper los huevos, déjame dormir’. El clásico lo ganamos, salió todo bien y después dormí como tres días seguidos (risas).

- ¿Cómo hizo para estar activo al llegar al camarín?
- Me tomé un energizante, cafeína, de todo (risas). El bus era un carnaval y yo durmiendo.

- Él era un jugador ‘clasiquero’…
-No le importaba nada. No le tenía miedo a nada.

- ¿Tenía contacto reciente con él?
- La última vez que hablamos fue hace dos años. Yo estaba de vacaciones en Punta del Este y lo llamé por teléfono porque tenía una oportunidad para ir a Godoy Cruz y me estaba llamando el presidente y quería saber cómo estaba el club. Estuvimos hablando como 40 minutos y ya después nada más. Seguía su carrera, pero no me tocó hablar más. Compartimos vestuarios en Nacional por mucho tiempo, muchas anécdotas y la verdad que estoy en shock.

- ¿Cómo se puede dar cuenta un jugador que un compañero está pasando por un momento así? ¿Es factible interpretar las señales?
- Es muy difícil. Con lo que pasó, me puse a pensar mucho en la manera de ser del 'Morro'. Para poder darte cuenta de lo que estaba viviendo tienes que ser muy amigo de él, ser un familiar o convivir con él en el día a día. Muchas veces con una sonrisa, una broma o tratar de pasarla bien un día, puedes ocultar la depresión que estaba padeciendo el 'Morro'.