ENTREVISTA AS

Mauricio Isla cuenta el giro radical que dio su vida desde que llegó a Flamengo

Isla relató su primera temporada en Flamengo, la conversación que tuvo con Vidal, su frustrado arribo al Betis y cómo ha cambiado su vida en Río de Janeiro.

0

"En ocho meses me pasaron muchas cosas", dice Mauricio Isla, en conversación con AS Chile, intentando resumir lo que fue su última temporada, la primera jugando profesionalmente en un club sudamericano. El lateral aún disfruta el agónico título del Brasileirao que conquistó con Flamengo, un broche de oro luego de más de una década en Europa. "Me dio vuelta toda mi vida venir a Sudamérica después de 13 años, el llegar a un equipo fuerte, de los mejores del continente, el último campeón de la Libertadores".

- ¿Cuál es la evaluación que hace de su primera experiencia profesional a nivel de clubes en Sudamérica, donde le dio coronavirus, jugó más de 30 partidos y salió campeón?
- Fue espectacular para mí. Venía con una presión tremenda por todo un poco, tres o cuatro meses sin jugar. Me había distanciado del Fenerbahce, me fui a España a entrenar solo con un preparador físico y me vine a Brasil. Las características de Brasil son tremendas, jugadores de mucho nivel, venir a reemplazar a un jugador muy importante como Rafinha, que había salido campeón de todo con el Flamengo.

- En esa época se le vinculó con el Real Betis, ¿lo llamó Manuel Pellegrini para que fuera?
- No, no tuve ninguna conversación con el entrenador, solo tuve una con mi representante, que había hablado con un directivo del Betis. Sí tuve una conversación con el director del Valencia, directamente. Él se reunió conmigo, me comentó todo lo que está pasando en el Valencia, había que esperar un poco, estaba muy difícil la cosa, la verdad es que él fue muy concreto conmigo. Lo del Betis fue algo de que alguien debía salir de ahí para poder entrar yo.

- Volvamos a Brasil, ¿influyó Reinaldo Rueda o Arturo Vidal?
- La verdad que no hablé casi nada con Rueda antes de ir al Flamengo. Con el único que hablé fue con Arturo Vidal, que ha seguido al Flamengo de hace un tiempo. La llamada es porque Arturo es muy amigo de Rafinha. A mi me sorprendió la salida de Rafinha. Fue una conversación muy corta con Arturo, fue mucho más para saber lo que era Flamengo, Brasil y lo primero que dijo fue que era un gran club y con un grupo tremendo.

- ¿Ve la posibilidad de que Vidal pueda llegar a Flamengo? ¿Es una opción concreta?
- Creo que la posibilidad siempre está, pero depende de todo un poco. Flamengo es un club grande, pero tiene otra característica de presupuesto. Arturo, en estos momentos, está en un periodo difícil, recuperándose de una lesión, tiene que volver a estar bien, tiene que volver a reencantarse con el Inter, él está preocupado de eso. Sí, claramente, Arturo tiene ganas de jugar en Flamengo, él también lo ha dicho. Puede ser, siempre está la oportunidad de venir. Creo que Flamengo estaría encantado de tener un jugador como él, pero depende de todo, de lo que él quiera, si es que quiere volver a Sudamérica, cuándo quiere volver. Depende de las conversaciones entre Flamengo y Arturo.

- ¿Cómo toma la crítica en este momento de su carrera? En algún momento fue un poco desmedida en su campaña reciente.
- Es la presión que tienen los equipos grandes. Flamengo es el equipo más grande de Brasil, uno de los tres equipos más grandes de Sudamérica y la presión está ahí. Yo siempre he sido crítico de mis actuaciones cuando juego bien o cuando juego mal. Vine a Flamengo después de cuatro meses sin jugar, hago cuatro meses tremendos, que fueron muy lindos, después mi rendimiento bajó mucho, con errores individuales. Incluso dije que habían sido errores míos, pero creo que me pude recuperar. Puedo entrenándome al 100%. Lo importante es que pudimos salir campeones.