U. CATÓLICA

Los cambios de Poyet que le modificaron la cara a la UC

El entrenador uruguayo de Universidad Católica calibró en el segundo tiempo, y sus decisiones fueron claves para la remontada. La posición de Juan Leiva, la novedad.

Los cambios de Poyet que le modificaron la cara a la UC

Gustavo Poyet no se alejó mucho de sus antecesores y mantuvo el 4-3-3 que ha utilizado Universidad Católica en las temporadas anteriores. La diferencia estuvo en los interpretes, y los cambios que le dieron otro aire al equipo cruzado.

Pero el inicio no fue fácil. Juan Leiva, uno de los nuevos refuerzos, sufrió en su posición improvisada como lateral izquierdo, y en la mitad al elenco cruzado le costó mantener el control de la pelota, y fue superado en el marcador con los goles Iván Morales y Leonardo Gil.

En la segunda mitad, el técnico charrúa aprendió de sus errores y mostró su mano para salir de la complicada situación. Hizo ingresar a Raimundo Rebolledo, Marcelino Núñez y Diego Valencia por José Pedro Fuenzalida, Alfonso Parot y Gastón Lezcano, pero sin modificar la esencia del dibujo. 

El nuevo aire hizo que los cruzados comenzaran a cargar el juego por la izquierda, con la idea de que Leiva fuera protagonista en ataque y no en defensa. "Hablé con él antes del segundo tiempo y le pregunté por la posibilidad de jugar ahí y me dijo que no había jugado, pero si tenía la necesidad, no tenía ningún problema, lo que demuestra su capacidad de adaptación y su ganas de estar en la cancha", reconoció Poyet.

Con Aued más liberado, fue el volante argentino el que centró para que Zampedri descontara. Además, por el sector izquierdo se llegó al empate, con centro cruzado de Valencia y aparición sorpresiva de Tapia.

Por la izquierda también se gestó el tercer gol, que terminó con Núñez enfrentando solo a Cortés. El técnico de la UC también tuvo palabras para el canterano, que se había casado el domingo: "Fue extraordinario y me da mucho placer por él, porque era una situación incómoda, quizás en otra situación no hubiera estado en condiciones de poder jugar y demostró que a pesar de todo lo que pasaba a nivel particular, sigue siendo un muy buen profesional".

El cuarto gol, para variar, vino tras un córner de la izquierda en donde Tapia volvió a sacar provecho. En síntesis, un equipo que llevó el trámite del partido al sector de la cancha que más le acomodó y en donde pudo sacar diferencias desde que encontró el primer descuento, algo que finalmente valoró Gustavo Poyet, entregándole el mérito a sus jugadores y resaltando cómo contagiaron los que ingresaron al resto del equipo.