Temas del día Más temas

ENTREVISTA AS

“Un alcalde dijo '¿cómo van a votar por un futbolista?'; yo estoy orgulloso de mi carrera"

Ali Manouchehri cuenta cómo avanza su campaña para la elección municipal de Coquimbo, y revela una sincera conversación con Carlos Carmona.

“Un alcalde dijo '¿cómo van a votar por un futbolista?'; yo estoy orgulloso de mi carrera"

Ali Manouchehri está alegre e inspirado. Pese a la crisis sanitaria que golpea a gran parte del país, el ex futbolista ha vivido días caóticos. La campaña para la elección municipal ocupa gran parte de su agenda. “Ha sido un proceso muy raro, pero especial”, dice el candidato independiente a AS. El aplazamiento de la votación le generó más optimismo, pues cree que eso lo ayudará a transformarse en la máxima autoridad de Coquimbo. La ciudad que tanto defendió en cancha.

“Crecí en este puerto y desarrollé un cariño especial. No solo por su hermosura como ciudad, también porque me vinculé mucho a su gente. Por la forma de vivir y por el sentido de pertenencia que tienen. En pocos lugares quieren tanto a su comuna, como aquí. Es la tierra donde están mis amigos, mi familia, la gente que amo y los miles de hinchas que me apoyaban desde la galería. Y lamentablemente he visto que están abandonados”, afirma Manouchehri.

- ¿A qué se refiere?
- Esta administración, la misma que lleva más de 25 años, se ha ido alejando de su gente y los coquimbanos han perdido la alegría. En esta ciudad hay miedo e inseguridad. Falta remecer la estructura y nosotros queremos ofrecer una alternativa de confianza para recuperar la ciudad.

- ¿Lo ayuda su pasado como futbolista?
- (Sonríe) Sí, es que el coquimbano es muy hincha de su club. Ellos buscan a un jugador con quien identificarse en el día a día y por eso yo me gané el cariño de la gente. Yo no era un futbolista extremadamente dotado, al contrario (ríe). Pero sí corría, metía, trancaba con la cabeza, me tenían que pasar cinco veces y pegaba chuletas. Ese cariño se refleja hoy en la calle. Hay gente que escucha mis propuestas, pero también pide que les cuente alguna anécdota con Coquimbo.

- Su caravana fue en bicicleta. ¿Cómo se le ocurrió?
- Mira, estábamos en plena congestión vehicular y a algunos candidatos se les ocurrió la increíble idea de hacer caravanas con 60 autos. ¡El mismo alcalde (Marcelo Pereira) salió en el peor horario! Y esa una ciudad colapsada. Nosotros optamos por salir en bicicleta. Se sumó mucha gente y aprovechamos de enviar una señal. Esta ciudad es muy turística. Podría estar posicionada como una de las más visitadas a nivel nacional, pero no tenemos ni ciclovía. Creo que hay 12 o 13 kilómetros que ni siquiera están conectadas. Nosotros avanzaremos en eso.

- A propósito de que lo nombró. ¿Es cierto que el actual alcalde aludió a su pasado como jugador de forma negativa?
- Sí, dijo ‘¿cómo van a votar por un futbolista?’. Es lamentable. Yo conozco mucha gente en Coquimbo y algunos han participado en reuniones donde él ha dicho esa frase. Yo me siento orgulloso de la carrera que hice, porque el deporte me enseñó muchos valores. Eso mismo es lo que le he planteado a la gente. Necesitamos una autoridad cercana, pero que también tenga principios: trabajar en equipo, honestidad y saber escuchar.

- ¿Cree que el alcalde tiene miedo de competir con un ex futbolista?
- Yo creo, es que acá hay un tema que los coquimbanos no le van a dejar pasar. Salió un informe de la Contraloría con varias irregularidades. Hay una realidad triste y lamentable. Tenemos una deuda de $25 mil millones y se gastaron $1.800 millones en horas extras, entre otras cosas. Creo que se desvió el camino. Son cosas que me llenan la cara de vergüenza.

- ¿Fue muy dura la transición del deporte a la política?
- Jugué en estadios con 35 mil personas puteándome, así que no me voy a preocupar cuando dos personas generan campañas sucias. Descendí, metí autogoles y cometí errores (ríe). La vieja política sigue sin entender que la gente está aburrida. Nosotros queremos plantear el Coquimbo del futuro, con ideas. No tengo miedo de lo que se viene porque vamos por el camino correcto.

Conversación de Ali Manouchehri en AS.

- ¿Qué idea tiene para el deporte de la ciudad?
- Debemos vincular el deporte a nuestra juventud. A veces vemos que las drogas y la delincuencia está presente desde temprana edad. Yo me dediqué desde los siete años al deporte, y en ese camino vi a muchos amigos que vivían en poblaciones donde tenían la delincuencia en su propia casa. ¡Y salieron adelante! Algunos en el deporte y otros en diversas áreas. Mi sueño es trabajar con el deporte en los barrios. No solo en el fútbol. Nos gustaría tener representantes en Juegos Olímpicos, en los Panamericanos y Suramericanos.

- ¿Ya tiene el apoyo de los jugadores históricos de Coquimbo?
- Aunque a algunos no les guste, el mundo del deporte me apoya (ríe). Ellos respaldan mi candidatura porque saben lo que significa dedicar una vida al deporte. Quieren que sus hijos también sean deportistas. He recibido el apoyo de muchos jugadores, como Marcelo Corrales, Carlos Tejas, Carlos Carmona…

- ¿Qué le dijo Carmona?
- Creo que él es uno de los coquimbanos qué más quiere a su ciudad y su club. Le gustaría ver a su ciudad mucho mejor. Lo hemos conversado en muchas oportunidades. De hecho, él fue una de las personas que me empezó a empujar en esto. Me decía ‘Ali, tu deberías recuperar los espacios, la gente te quiere y se pueden hacer cosas importantes’. Nosotros hablamos constantemente y pronto se viene el video (ríe). Necesitamos figuras como él...

- A propósito. ¿Cree que los futbolistas deberían involucrarse más en política?
- A veces hay que tener cuidado porque la política divide. Si un jugador hace una declaración y al dueño del club no le gusta, es probable que tenga alguna repercusión. Pero soy partidario que sí debemos opinar. Es importante que los futbolistas puedan transmitir su visión porque tienen tribuna y mucha gente los sigue. Sobre todo, cuando es un tema país. Me gusta que opinen.

- ¿Cuál fue el mejor momento de su carrera futbolística?
- Viví grandes momentos, como las citaciones a la Selección o ir jugar en el extranjero, pero nada se compara con jugar en Coquimbo. Y no es un eslogan político. ¿Sabes por qué? Porque defendí al club del que yo era hincha, pero también, de mis amigos. Imagínate que podía estar jugando y sentía el grito de un compañero de curso. Miraba a la galería y estaba en el inspector de mi colegio o alguien de mi familia. Llegaba a la casa y estaban los vecinos esperándome. Entraba a la cancha con mi hija. Todo eso es lo más increíble.

- ¿Y ahora ese futbolista va a llegar a ser alcalde?
- Sí, por supuesto. Me veo festejando un duro partido, contra el rival que tiene la plantilla más cara de la liga, y que tiene mucho dinero para seguir contratando. Hay una maquinaria con recursos inimaginables. Hay despilfarro de recursos, pero nosotros hemos avanzado de gran manera. La gente recibe el mensaje. Estas semanas extras nos ayudan a conversar con más gente. Estoy seguro que voy a ganar… en el alargue.