ENTREVISTA AS

"Me gustaría dirigir a la U o Huachipato": el fugaz retorno a Chile de un ex defensa azul

El ex defensa Arnaldo Espínola volvió al país como ayudante técnico de 12 Octubre. Elogió a los dos técnicos que tuvo en Chile: Héctor Pinto y Arturo Salah.

"Me gustaría dirigir a la U o Huachipato": el fugaz retorno a Chile de un ex defensa azul

Arnaldo Espínola fue un central paraguayo que jugó en 2004 para Universidad de Chile. Fue campeón del Torneo de Apertura de ese año, aunque no terminó bien en el Clausura y partió de los azules. En 2006 fichó en Huachipato.

Esta semana volvió al país, pero como asistente técnico de 12 de Octubre, club que sorprende en Copa Sudamericana liderando el Grupo A precisamente junto a los acereros, en dos fechas disputadas. Espínola aprovechó de repasar con As Chile el momento actual del conjunto guaraní, los jugadores del elenco siderúrgico que lo sorprendieron y sus años como fiel escudero de Pedro Sarabia, también ex central de la Albirroja.

- ¿Cómo ha sido esta experiencia en 12 de octubre?
- No la pensábamos, porque vinimos para salvar el año, ellos estaban peleando el descenso, ganamos cuatro partidos de seis, pudimos entrar en la fase nacional de la Copa Sudamericana, teníamos que jugar con Nacional, nos preparamos y los eliminamos para entrar en la fase de grupos. Estamos trabajando seriamente, con mucho profesionalismo y estamos en un momento muy lindo.

- Debutaron venciendo a Rosario Central…
- Conseguimos una victoria muy linda. Ahora, ese empate también en Chile fue importante, porque la cancha es totalmente diferente a lo que tenemos acá. El empastado es diferente y nos costó mucho, pero pudimos sacar el empate. Eso es bueno porque estamos sumando puntos que nos tienen ahí para clasificar a la otra ronda.

- ¿Y cómo vivió el partido con Huachipato, su ex club?
- Fue un momento muy lindo, porque yo jugué acá en 12 de Octubre, en Huachipato, jugué una Sudamericana ahí y ahora tenerlo en contra fue algo muy lindo y especial.

- ¿Qué jugadores le sorprendieron de su los acereros?
- Maxi Rodríguez es muy buen jugador, con mucho futuro, aguanta bien, sabe a qué juega y cómo moverse, usa bien el cuerpo. El número 6, Cristian Sepúlveda, maneja bien los tiempos, cuándo acelerar, cuándo tiene que jugar rápido, cuándo debe tener más el balón o jugar de primera. Cris Martínez también jugó muy bien, es un grupo joven que tiene mucho futuro. Si se mantiene ese grupo le pueden dar bastante al club.

- ¿Cómo cree que se dará la lucha en el grupo? Solo clasifica uno…
- Eso es lo que nos está sorprendiendo a todos, porque pensábamos que San Lorenzo iba a empezar pisando a todos y de repente viene con dos derrotas. Uno mira el fútbol y ve que es cambiante, no es lo que esperábamos o pensábamos. Nosotros vamos a ir peleando, tenemos un grupo corto, con mucha experiencia y aquí estamos peleando en la parte baja en el Campeonato de Apertura. Queremos terminar arriba, tener oxígeno para el Clausura y tratar de ver y sumar hasta dónde llegamos en la Sudamericana.

Sus inicios como asistente técnico

Desde hace siete años que Espínola es el ayudante técnico de Sarabia, ex central de la selección guaraní de la época de Rodolfo Gamarra, Celso Ayala y Francisco Arce, y a pesar de que reconoce que "en algún momento me gustaría volver a Chile y dirigir a la U o a Huachipato", también valora la experiencia que ha vivido como segundo entrenador.

- ¿Cuándo nace el interés por ser entrenador?
- Antes de retirarme ya me estaba preparando para ser director técnico. En el 2014, justamente con Pedro, empezamos a trabajar juntos. Somos compadres porque jugamos juntos en la Selección Paraguaya en el Preolímpico del 96 en Tandil, después estuvimos en la Copa América del 97 en Bolivia, en Libertad y en Cerro Porteño. Empezamos en Libertad, él como cabeza de grupo y yo como asistente, y fuimos bicampeones".

- De los técnicos que tuvo en Chile como Héctor Pinto y Arturo Salah, ¿qué cosas rescató?
- Siempre manejo los entrenamientos y charlas con cosas de los entrenadores que tuve y los que me dirigieron en Chile me traen muy lindos recuerdos. Héctor Pinto era un entrenador tranquilo, que se hacía entender muy bien, tenía una forma de ser donde no retaba o gritaba mucho y si te quería decir las cosas, te lo decía en privado. Lo del 'profe' Salah era casi igual, pero con experiencia. Él es un padre, ya venía su enseñanza con consejos, con cosas que marcan al jugador, por eso sacó a muchos jugadores de Huachipato que llegaron a vestir la camiseta de la selección.

- Fue parte de la Sub-20 de Paraguay en los últimos años, justamente con Pedro Sarabia, ¿cómo fue esa experiencia?
- Muy linda, hemos aprendido mucho sobre la dificultad de cómo es estar en un club o en una selección. El trabajo es diferente, todo el tema de la captación, de scouting, de estar mirando y cuidando a los chicos. Se nos complicó un poco en el último partido que nos tocó, donde teníamos que ganarle a Ecuador (en la fase grupal del Sudamericano 2017) como favorito, se nos complicó el partido y quedamos fuera del Mundial. Hicimos un buen trabajo, le ganamos a Chile y tuvimos a Brasil, pero se nos complicó con Ecuador. En la selección muchas veces los jugadores van con la mentalidad del cuerpo técnico que tienen en el club y en dos o tres días no podías cambiar ese chip tan rápidamente.

- Si tuviera que decirme tres jugadores de esa generación paraguaya que prometen un gran futuro, ¿quiénes serían?
- Matías Villasanti, que está en Cerro Porteño, es el capitán, uno de los motores y que se está destacando; también Jorge Morel, de Guaraní; el otro es el centrodelantero de Libertad, que fue a Morelia desde Olimpia y ahora regresó a Paraguay, Sebastián Ferreira, y Jesús Medina que está ahora en la MLS.