ENTREVISTA AS

"Me vi en Europa": Claudio Valdivia sorprende en Colina y habla de su paso por Palmeiras

El hermano menor de Jorge ha entrenado en los últimos meses con el elenco capitalino. Sobre su carrera, es honesto: "Se me subieron los humos".

0
"Me vi en Europa": Claudio Valdivia sorprende en Colina y habla de su paso por Palmeiras

Claudio Valdivia (34) dejó el fútbol profesional hace exactos diez años. Por lo mismo, el actual empresario llamó la atención de muchos cuando comenzó a subir fotografías a sus redes sociales entrenando con el plantel de Deportes Colina. ¿Vuelve a la actividad? En conversación con AS, el hermano menor de Jorge explica el profundo nexo que lo une con la capital de la provincia de Chacabuco, aclara su futuro deportivo y, cómo no, recuerda sabrosas anécdotas con el 'Mago'.

"Yo vivo acá desde 2013 y en 2016, como productor, inauguré el Estadio de Colina. Esa vez hicimos un partidazo en el que jugó un equipo de estrellas como Sergio Vargas, Rafael Olarra, 'Lucho' Fuentes, 'Caté' Ibarra, 'Kalule' Meléndez, Manuel Neira y otros. Ellos enfrentaron a Deportes Colina. También estuvo Mauricio Pinilla junto con el alcalde Mario Olavarría, que dieron el puntapié inicial. En fin, fue una instancia muy linda y ahí comenzó mi vínculo con el club", parte diciendo Valdivia.

Sin embargo, pese a que esa conexión lo llevó a participar actualmente en las prácticas de un club que disputa la Segunda División Profesional, el ex jugador revela que no está interesado en retornar al fútbol. Ni hoy, ni nunca desde que se retiró en 2011. La situación es muy particular: lleva años entrenando ahí y pese a los distintos técnicos que se han sucedido en el cuadro de las 'Luciérnagas', ninguno le ha negado la posibilidad de ponerse a punto físicamente junto al equipo. Un gesto que Valdivia agradece.

- ¿Con quién habló primero para estar en los entrenamientos?
- El primer DT al que contacté fue a Juan Pablo Guzmán, el 'Chino'. Le dije "oye, tú sabes que me retiré en 2011, me gustaría retomar un poco" y no tuvo ningún problema. Me recibieron todos súper bien. Y con los años han cambiado los entrenadores, pero nunca he tenido problemas. El de ahora es Jeremías Viale, un técnico súper exigente y profesional, que en verdad yo no conocía. Lo llamé y me dijo "tienes las puertas abiertas, ven y vemos qué pasa".

- ¿Le ha costado seguir el ritmo de los demás?
- Cada año que me integro me cuesta un montón. Tengo un proceso de adaptación como de un mes y medio. Los futbolistas tienen pretemporada y yo entro de cero. El trabajo físico y las cargas son altas, pero como yo realmente no compito, no tengo la presión de hacer los trabajos a full tampoco (risas). Aunque igual trato de hacerlo todo bien. Lo que menos quiero es ser un estorbo.

- ¿Nunca ha pensado en retornar al fútbol profesional?
- Nunca. Para mí fue una bonita etapa: jugué en Chile, también en el extranjero, estuve en una prenómina Sub 20 con Sulantay, jugué en el que es, posiblemente, el mejor equipo que ha tenido Audax Italiano en su historia. Pero después pasé por Segunda, incluso por Tercera. Al final en esa época hubo oportunidades laborales que no tenían que ver con el fútbol y yo tomé ese camino hasta el día de hoy. Decidí ese mismo 2011 nunca retomar y hoy solo juego por hacer deporte y por salud.

- Usted debutó en aquel Audax del que me habla. ¿Qué le faltó para consolidarse?
- Debuté en 2006 con Raúl Toro, en un partido ante Huachipato. Recuerdo que, en el entretiempo, entramos Matías Campos y yo, y pudimos darlo vuelta, porque íbamos perdiendo. Fue muy bonito. En ese minuto también alternaba con la prenómina de la Selección y ahí ya pensaba que tenía el mundo asegurado. Me vi en Europa, se me subieron los humos a la cabeza. No me seguí esforzando, porque yo quería todo rápido. Imagínate que estar en la banca de ese Audax ya era un logro, pero yo quería ser titular. Mi problema fue que no esperé hasta cosechar algo. No lo hice y fue un error. Pero tampoco me arrepiento.

La ocasión en que enfrentó a su hermano y el presente del 'Mago' en La Calera

Dentro de los recuerdos más preciados que le dejó el fútbol profesional a Claudio, se encuentra un, hasta ahora, oculto enfrentamiento con Jorge, en pleno apogeo del bicampeón de América en el Palmeiras, en 2008. "Yo estuve en el equipo B mucho tiempo y en los entrenamientos de los jueves a veces jugábamos contra el plantel titular. Ahí me tocó jugar contra Jorge. Eso fue lindo y desafiante. Mira, verlo a él en la tele es una cosa, verlo en vivo es para decir 'este compadre es extraordinario', pero enfrentarlo... yo decía '¿cómo le quito la pelota?'. Era de locos".

De paso, rememora otros grandes nombres que componían aquella oncena del 'Verdão': "Empezaba el partido y en el arco yo veía a Marcos... o sea, ¡Marcos poh hueón! (risas), campeón del mundo en 2002. Arriba estaba Denilson, que era malo pa' la pelota. También campeón mundial. Pero uno los veía con admiración y cierta lejanía y no, eran los tipos más simpáticos y humildes del mundo".

- Y ahora que me habla de Jorge, ¿cómo está él tras el incidente ante U. Católica?
- Lo acompañé a los exámenes esa tarde y no arrojaron nada. Conversé con él y, claro, me dijo que había sentido mareos en el partido y por eso salió. Pero está bien, según el diagnóstico no tenía nada y eso siempre da tranquilidad.

- ¿Lo ve feliz en La Calera?
- Yo creo que sí. Él deseaba jugar, en Colo Colo no lo hizo, así que imagino que está feliz. Ahora hizo tres partidos seguidos, con un rendimiento increíble. Empezó de menos a más. Y en Libertadores todos lo vimos, está en un nivel extraordinario todavía. Él es un jugador de torneos internacionales. Tiene que ir de a poco. A modo personal, creo que el sintético también afecta y a Jorge le debe afectar un montón más. Pero yo como hermano lo veo bien. Está contento.