ENTREVISTA AS

Una chilena gana el Scudetto: “Me encanta vivir en Italia”

Belén Canessa consiguió el título de la temporada: “Jugué la final con un desgarro, me arriesgué… estoy demasiado contenta”, cuenta en diálogo con AS.

0
Una chilena gana el Scudetto: “Me encanta vivir en Italia”

Con un breve paso en el 2014 y con un regreso que se concretó en el 2019, Belén Canessa vive su segunda etapa en Italia. La chilena acaba de coronar el ciclo con un título inolvidable: ganó el Scudetto de balonmano junto a su equipo, el Salerno. “Estoy demasiado contenta”, dice la deportista en conversación con AS. Un nuevo logro para el deporte femenino, que crece cada día más.

“Este es mi primer título en Italia. En 2014 llegué a semifinales y la temporada 2019/2020 no se terminó por el coronavirus. Entre medio, en Chile, fui campeona varias veces con Ovalle, pero aquí hay un nivel más alto. La liga de Italia es más competitiva que en Chile, así que eso lo hace especial. Además, es reconfortante porque fue una temporada difícil en lo personal”, agrega Belén Canessa.

- ¿Por qué?
- Más allá del coronavirus, que generó una temporada muy particular dado que se suspendieron partidos y tuvimos que hacer cuarentena por ser contacto estrecho, tuve muchas lesiones. Yo no estaba acostumbrada. Los seis meses de cuarentena en Chile me pasaron la cuenta. Fue duro mentalmente, pero finalmente el esfuerzo valió la pena. Jugué la final con un pequeño desgarro.

- ¿Lo sabía el cuerpo técnico?
- Sí, quería estar en la final, así que me arriesgué. Fue decisión mía.

- ¿Disfrutó la celebración?
- Estuvo tranquilo porque el toque de queda es a las 23:00 horas. Celebramos con el equipo, el cuerpo técnico, las parejas y las personas más cercanas. La próxima semana tendremos una cena, como un festejo más oficial.

- Su equipo es uno de los más ganadores...
- Sí, es de los clubes históricos. Este es el octavo título de liga que consigue el club. También tiene hartas Copa Italia. Es uno de los más fuertes. Ahora jugamos ida y vuelta contra 12 equipos. Los primeros cuatro clasificamos a playoffs. La final se juega con partido de ida y vuelta, y si hay empate, se juega un tercero. Así ocurrió en la final. Estuvo bien peleado. Incluso lo ganamos 37-32 en el tiempo suplementario.

- ¿Le gusta Salerno?
- La ciudad es preciosa. Eso ha sido muy bacán. Acá estoy con mi pareja (el karateca Germán Charpentier), que está con teletrabajo. Se pudo venir y nos tocó una ciudad muy rica. Estamos en la costa Amalfitana, una zona muy bonita de Italia. Ahora estamos en primavera, empezando la mejor temporada. Vivo al frente de la playa, así que la vista se agradece. El mar me calma y me ayuda.

- ¿Se quiere quedar allá?
- La verdad es que me encanta Italia como para vivir. Siento que, en cuánto a cultura y a lo familiar, se parece a Chile. Pero la diferencia es el tamaño. En Santiago estaba acostumbrada a los tacos y acá camino hacia todos lados. No utilizo micro. Es una vida más tranquila.

- ¿Y en cuánto a lo deportivo?
- Todavía no sé qué haré, pero si me quedo en Italia, me gustaría seguir aquí. En el equipo comparto con jugadoras italianas, una montenegrina y una Argentina (Lucila Stettler) con la que ya había estado en el 2014. Fue muy bacán reencontrarme con ella, porque le tengo mucho cariño. Por ahora, lo único claro es que volveré unos meses a Chile para concentrar con la Selección.