NACIONAL

"Me robaron todo... son unos $20 millones": el doloroso relato de una deportista chilena

Paula Villarroel, campeona nacional de kitesurf, sufrió un asalto en la madrugada del martes. Acababa de llegar a Santiago: perdió todos sus implementos.

0
"Me robaron todo... son unos $20 millones": el doloroso relato de una deportista chilena

Paula Villarroel conducía este martes por la subida de La Pirámide, justo antes de entrar al Túnel San Cristóbal, cuando fue abordada por cuatro hombres que bajaron del vehículo delantero: "Todos estaban con armas. Alcancé a poner la marcha atrás, pero ya los tenía de frente. Me bajé y se llevaron todo", relata la campeona nacional de kitesurf en diálogo con AS. La deportista se quedó sin vehículo (lo único que recuperó), implementos, artículos tecnológicos y vestimenta, entre otros.

"Fui a navegar en el mar, así que me llevé todos los equipos. En el vehículo tenía tablas de surf, cuatro velas de kite, trajes de neopreno, un tatami azul, barras, arnes, celulares, cámaras de fotos, sacos de dormir de alta montaña y computadores. Nos dejaron a pies pelados", cuenta Villarroel, quien estaba acompañada por su pareja. "Eran más de $20 millones, sin contar mi ropa". La deportista publicó el nombre de los productos deportivos para denunciar una eventual venta.

Su cuenta de Instagram: @kitegirlchile

"Si ves algo de esto publicado a la venta, avísame:

- Kite cabrinha 6mts naranjo
- Kite cabrinha 8mts azul
- Kite cabrinha 10mts naranjo
- Kite cabrinha 12mts amarillo
- 2 barras cabrinha overdrive
- Tabla surf Awka con diseño de pez y mi nombre
- 1 arnes Ride engine hard shell rosado, xs
- 2 trajes neoprene Mystic
- Tabla surfera Duotone
- Tatami azul de artes marciales"

- ¿Usted se había percatado de que la estaban siguiendo?
- No iba nadie en la calle porque era de madrugada, entonces me di cuenta cuando un vehículo ingresó muy lento a la pista. De inmediato pensé en lo peor. Dos fueron hacia mí y los otros dos fueron hacia mi pareja. Yo me tapé los ojos, me revisaron y me tocaron completa, hasta debajo de la ropa. Les dije que se llevaran todo, pero que no me hicieran daño. A mi acompañante le robaron el pasaporte (es extranjero).

- ¿Pensó en arrancar cuando los sujetos se bajaron?
- Lo pensé, pero no tenía por donde salir. En ese sector están haciendo unos arreglos, entonces se genera un cuello de botella. Queda una sola pista donde no caben dos autos.  Como constantemente viajo fuera de Santiago, yo había instalado un GPS con cortacorriente. Uno escucha las noticias e imaginaba que algún día me podía pasar. Lo peor es que me había comprado el vehículo hace menos de un mes.

- ¿Pudo utilizar el cortacorrientes?
- Había una persona en situación de calle que me ofreció su teléfono. Llamé a Carabineros, bajé la aplicación del GPS y les apagué el auto. En todo ese tiempo ya se habían traslado a Lo Espejo. El vehículo quedó ahí y se pudo recuperar, pero sacaron todo. Incluso, se robaron el computador del auto y varios repuestos caros.

- ¿Cuál fue la respuesta de Carabineros?
- Yo siempre he sido defensora de Carabineros y las Fuerzas Armadas, pero ese día entendí que una víctima de la delincuencia queda desvalida. Estaba muerta de frío, sin zapatos y nadie me dijo '¿te puedo ayudar en algo?', nadie me ofreció abrigo, un café o un computador para bloquear las tarjetas. No quiero un trato privilegiado, pero nadie me dijo algo. Solo me pasaron un papel con el número de la comisaría.

- ¿Y qué le dijeron después de recuperar el vehículo?
- Lo tuvieron en peritaje y Carabineros terminó su pega. Ahora tengo entendido que, si quiero buscar los implementos, tengo que recurrir a la PDI. Algunos creen que podré recuperar todo con auspicios, pero no es así. Hay marcas que me apoyan con algunas cosas, pero los equipos son autofinanciados. Me voy a tener que gastar diez millones de pesos, mínimo.