Entrevista AS

Deportista y doctora: "No se ha tomado consciencia de que la pandemia es real y mata gente"

Pamela Salman (57), campeona sudamericana en tiro al vuelo y oncóloga hace más de 25 años, ha debido colgar la escopeta y centrarse en salvar vidas.

0
Deportista y doctora: "No se ha tomado consciencia de que la pandemia es real y mata gente"

En 2018, Pamela Salman (57) brilló en Bolivia al obtener dos oros en el tiro al vuelo en los Juegos Suramericanos de Cochabamba. Tres años después de ese gran logro, la tiradora nacional se encuentra alejada de las canchas debido a su trabajo de oncóloga y la imposibilidad de convalidar ambas materias.

“A la última competencia que fui fue después de los Panamericanos de Lima, un Sudamericano en Buenos Aires que acabé ganando. Después de eso no he disparado nunca más porque justo ahí llegó el estadillo social y la pandemia. No he podido tomar un escopeta en los últimos dos años", comienza confesando la la multicampeona sudamericana.

La deportista, en su faceta de oncóloga, es crítica de como los chilenos y chilenas han enfrentando la pandemia: "La gente no ha tomado consciencia de que la pandemia es real y mata gente. De que la gente llega a las camas críticas y que el personal de la salud está agotadísimo. Hay una saturación tremenda y es muy injusto el ver como la gente sale, se junta a carretear, hacen fiestas, evaden las cuarentenas y viajan a otros lados".

 - ¿Cómo ha lidiado el estrés sin el deporte?
- El tiro era mi psicólogo y mi terapia, la forma de arrancar del tema oncológico, que es súper duro. Más encima me cambié de pega entremedio, así que el año pasado tuve mas estrés de lo esperado. De todas maneras, he estado en casa entrenando el físico y esperando que se solucione el tema de la pandemia, pero cada vez está peor y no veo la manera de que puedan abrir las canchas los fines de semana para poder entrenar. Para los deportistas que trabajamos y que dependemos de ello es muy complejo hacernos tiempo.

- Y el tema de sus hijos, ¿cómo han llevado el tema de la cuarentena en su casa?
- Afortunadamente mis hijos están grandes y son deportistas. Ellos juegan golf y están súper metidos en eso. Se quieren dedicar profesionalmente. Yo y mi marido los apoyamos al 1000%. De hecho, hace dos años los cambiamos a un colegio deportivo porque donde estaban antes no los ayudaban en nada en cuanto al deporte. Presente distintas cartas de la federación y aún así el  colegio no dio ningún tipo de facilidad y solo permitía entrenamientos de fútbol y de rugby. Ahora su nuevo colegio ha permitido que puedan entrenar todos los días y el nivel de estrés es menor. Hasta que hubo cuarentena estuvimos encerrados, pero pusimos una malla en la casa y ellos entrenando.

La falta de apoyo formativo en el país y la crítica a las autoridades deportivas

- Ser deportistas en Chile es costos, usted lo vivió en primera persona. ¿Qué consejos le ha dado a su hijo y cómo ve tema del financiamiento?
- El golf está en “boom Niemann”, así que hay muchos niños dedicándose a la actividad. El problema es que el golf es un deporte de elite y hay que tener plata. Si no las tienes, no puedes dedicarte. Hay que ser socio de un club, comprar los instrumentos. Lo mismo que en el tiro. No existe en Chile la política de formación desde las bases. Lo único que hay es el apoyo a los deportistas de elite que van a buscar medallas, pero no existe el concepto de formación de deportista. Chile solo apoya a algunos de elite, no ha todos. Si no se invierte en las bases y los chicos, no existe que rotación. Por eso no nos va bien en varios deportes, porque no hay formación y no se sale a buscar más deportistas en el país.

- Ha visto pasar varios gobiernos con distintas autoridades deportivas, ¿han cumplido con las propuestas prometidas?
- No las cumplen. Les pasan las platas a las federaciones, que cada vez son más escasas. Antes de la pandemia, Chile tampoco invertía en deporte. El presupuesto deportivo siempre ha sido escaso. Aunque los jóvenes se dediquen o no al deportes más adelante, este es un instrumento para sacar a la gente de las drogas y la delincuencia. Yo creo que en Chile, el Ministerio del Deporte no tiene una campaña de formación de deportistas. No se llega a las poblaciones a hacer multicanchas de varios deportes, no solo el fútbol. No hay una política del IND, Ministerio del Deporte ni de las federaciones. Los deportistas que son de elite y que realmente se dedican al deporte como tal son contados con los dedos. En el tiro, solo Francisca Crovetto se dedica 100% al deporte.

- ¿Qué le parece que en cargos deportivos haya gente no ligada al deporte desde su raíz?
- Me parece pésimo porque no tienen idea de que se trata el tema. Las autoridades que están cargo del deporte tienen que ser deportistas o haberlo sido antes. Los deportistas son lo que realmente saben lo que se necesita para sacar adelante las cosa. Por ejemplo, me parece excelente que sea Tomás González quien esté a cargo de la Federación Nacional de Gimnasia. Él el justamente quien sabe lo que necesita la gimnasia en Chile.

- En 2018 obtuvo dos oros en Cochamba y después en Lima 2019 no le fue tan bien como esperaba, pero de igual forma se proyectaba para Tokio 2020. ¿Cómo ha llevado esa frustración de no poder asistir a la cita olímpica?
- Después de gana las dos medallas de oro sudamericanas dije que me la iba a jugar con todo para en Panamericano, ya que era la chance más real de acceder al cupo para Tokio. Me preparé de la mejor manera posible, con mis recursos obviamente, la federación ayudó, pero con ni siquiera un cuarto de lo que se necesitaba. Llegué bien preparada técnicamente, pero desafortunadamente ocurrieron cosas que significaron llegar a la competencia con una carga muy grande. No pude psicológicamente y no logré ganar el cupo. Ahí faltó cabeza, lo reconozco. No ganarme el cupo a Tokio, que era mi sueño, me desmoralizó bastante. Ahora mes estoy cuestionando si seguir en el alto rendimiento. En todo caso, no se si a la federación le interese que siga o no en el alto rendimiento. Voy a ver cuando pase toda esta locura.

Una mirada al Covid-19 desde la cercanía

- En su faceta de oncóloga, ¿cómo ha sido vivir el tema del Covid-19 desde cerca?
- Yo no estoy en la primera línea, porque no trabajo en una UCI o urgencias, pero si he estado trabajando casi todo el tiempo. Ha sido duro el estar expuesta constantemente. Si bien tengo las dos vacunas, una no está 100% segura y no se sabe como vaya a mutar el virus. Tengo que estar ahí y ayudar a los pacientes oncológicos, quienes han estado súper abandonados con el tema de la pandemia. Se han postergado cirugías, tratamientos y hay listas de esperas enormes.

- ¿Qué tal he ha parecido la forma en el que el Gobierno ha llevado la pandemia?
- Es difícil criticar porque no tengo la autoridad para hacerlo, pero es súper complejo el tema. Siento que como país latinoamericano lo hemos hecho mejor que varios otros países. Estamos con un nivel de vacunación súper bueno, pero todavía no hay consciencia en la gente. Creo que ha faltado mucho de eso último. La gente no ha tomado consciencia de que la pandemia es real y mata gente. De que la gente llega a las camas críticas y que el personal de la salud está agotadísimo. Hay una saturación tremenda y es muy injusto el ver como la gente sale, se junta a carretear, hacen fiestas, evaden las cuarentenas y viajan a otros lados. Da mucha pena la poca conciencia de la población. En las calles hay una cantidad de gente impresionante. Lo único que rescato es que la gente usa mascarilla, pero el distanciamiento social no existe

 - Volviendo al tema de su carrera deportiva, ¿no sería Santiago 2023 una buena instancia para retirarse?
- Si no lo hago antes, Santiago 2023 será mi última competencia. No se si tenga tantas ganas de intentarlo. Se necesita harta energía. No lo tengo claro. Tengo que tomar una escopeta y ver si me siento bien con ella. Una se va poniendo vieja y no se tiene la misma energía.