Entrevista AS

Los anhelos de María Pry, la mujer que llegó a revolucionar el fútbol chileno

Es el gran fichaje del último tiempo. La española es la nueva entrenadora del Morning, precedida de éxito en Europa: "No creo que me cueste adaptarme".

0
Los anhelos de María Pry, la mujer que llegó a revolucionar el fútbol chileno

Santiago Morning sorprendió a todos hace unos días. El cuadro 'bohemio' concretó el que, quizás, sea el fichaje más significativo del último tiempo, y lo hizo en su rama femenina. La española María Pry (36), una de las entrenadoras de mayor proyección en Europa, aceptó tomar el mando del 'Chago', tras el término del interinato que comandó Marco Olea durante los últimos tres meses.

Una estratega que, incluso, fue escogida como la mejor de la Primera División de España en 2018, cuando dirigía al Real Betis. Y entonces, ¿qué la motivó a venir hasta Chile, un país donde la actividad recién está iniciando un proceso de profesionalización? En diálogo con AS, ella misma lo explica: "Santiago Morning tiene una implicación y un desarrollo importante en la rama femenina. Era el equipo que mejor cubría nuestras necesidades como entrenadoras".

Esta será la primera experiencia internacional de Pry, quien además dirigió al Sevilla y al Levante, club con el que terminó tercero en el certamen local en la última temporada, lo que les permitió clasificarse a su primera Women's Champions League. La también licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte habla su interés por la formación académica, su desconocido paso por la natación y, claro, de los objetivos con el conjunto 'microbusero'.

- Santiago Morning es el actual campeón del torneo local. ¿El objetivo ahora es apuntar a algún certamen internacional como la Libertadores?
- Nosotras vamos con la intención de seguir sumando al gran proyecto deportivo que tiene Santiago Morning, aportar nuestras experiencias para hacer cada vez un proyecto más sólido. Vamos a dar lo máximo de nosotras en cada competición, y vamos a aspirar a todo en cada una de ellas.

- Usted será la primera entrenadora europea que dirigirá en Copa Libertadores. Es un hito. ¿Qué sensaciones le genera eso?
- Es una responsabilidad muy grande y eso me hará trabajar con la máxima exigencia, como llevo haciendo durante toda mi carrera deportiva como entrenadora. Aparte de ser la primera entrenadora europea, me encantaría, sobre todo, hacer un gran papel en el plano deportivo, porque al final es lo que se recuerda en nuestro deporte.

- Inició su carrera en el deporte gracias a la natación. ¿Qué recuerda de esa experiencia? ¿Aún lo practica?
- Me quedo con los valores que aprendí en ese deporte. El sacrificio, luchar contra una misma, compañerismo, disciplina… hoy suelo nadar de manera eventual, pero no lo hago como un entrenamiento diario.

- ¿Cuándo y por qué decidió cambiarse al fútbol?
- Porque siempre jugaba al fútbol. En el descanso de cada entrenamiento y de cada competición de natación jugaba al fútbol. Así que con 14 años decidí federarme y formar parte de un equipo y competir en un equipo de fútbol femenino. (Comenzó su carrera en el Castilleja CF)

- Su pasión por el deporte además la ha complementado con estudios académicos. ¿Tiene una inquietud constante por aprender cada vez más?
- La verdad es que tengo inquietud por aprender lo máximo de todos los deportes. Considero que es importante, ya que otros deportes nos sirven para extraer aspectos específicos técnico-tácticos y adaptarlos al fútbol. De esa forma, siempre estamos mejorando y creciendo y esa mezcla de determinados deportes me parece súper atractiva. El trabajo de las superioridades numéricas en espacio reducido en fútbol sala o el baloncesto; las basculaciones defensivas en balonmano… esos conceptos me hacen pensar en mejoras para mi equipo.

- ¿Cree que marca una diferencia que una entrenadora o entrenador se interesa por la formación académica y la docencia?
- No sé si marca la diferencia o no pero para mí, al menos, es fundamental. Cuanto más preparada esté, mayor soluciones les voy a poder dar a mis jugadoras y ahí es donde está el desarrollo de mis futbolistas. Además que aumenta el número de posibles alternativas que voy a ser capaz de darles ante una situación determinada.

- En 2008, decidió dedicarse a entrenar y dejó de ser futbolista. Tenía 24 años. ¿Por qué tomó esa determinación tan joven?
- Porque ya mi cabeza pensaba como entrenadora y no como jugadora. Disfrutaba más analizando los entrenamientos y a las rivales que jugando. En ese momento entendí que mi rol como jugadora había terminado.

- En Chile el fútbol ha iniciado recién un proceso de profesionalización. ¿Cree que le costará adaptarse a un ambiente donde la disciplina aún conserva varios aspectos que son amateur?
- No creo que me cueste. Al fin y al cabo, mi rol implica adaptación constante al contexto que me rodea. Pero sí que me gustaría aportar ese granito de profesionalización que ya hemos logrado en España desde hace varios años. Al final, considero fundamental que todos nos adaptemos a nuestros contextos.

- En 2018, usted fue elegida la mejor entrenadora de la Primera Iberdrola. Eso le posicionó en un primer plano en el fútbol femenino. ¿Es una presión extra hoy?
- No, no creo que sea una presión. Ese premio fue la recompensa al trabajo que realizamos todas las jugadoras y el cuerpo técnico en el Real Betis durante ese año. Pienso que cuando trabajas, la recompensa tarde o temprano te llega.