Entrevista AS

La dura historia de la mejor tenista junior de Chile: en una semana subió 585 puestos

Paloma Goldsmith subió de forma meteórica en el ranking tras ganar su primer ITF. Antes, eso sí, sufrió por la pandemia: meses sin entrenar y más de un año sin competir.

0
La dura historia de la mejor tenista junior de Chile: en una semana subió 585 puestos

El 6 de agosto la vida de Paloma Goldsmith cambió. La tenista de 17 años ganó el ITF Grado 4 de Cali luego de una semana impecable en la que superó la qualy y luego ganó cinco partidos en el cuadro principal, incluido a una Top 350 cuando ella era la 1.167 del orbe. En la primera final de su vida en este nivel venció a la canadiense Naomi Xu, 407 del mundo. Fue así como se quedó con el título y subió 585 puestos. Hoy es 582° y pasó a ser la mejor junior del país.

"Antes de la final no estaba nerviosa, me puse tensa adentro de la cancha. Entré como a los otros partidos. Todavía no me la creo. Cuando todos me empezaron a felicitar fue como "oh, gané", dice Goldsmith desde Estados Unidos a As Chile.

"El torneo no me lo esperaba para nada, porque estaba en la qualy y además que me había ido más o menos en los torneos anteriores. La verdad es que jugué muy bien esa semana y por eso se dieron los resultados", añade.

"Los primeros partidos de qualy estaba muy nerviosa porque no había jugado bien y lo único que quería era pasarla. En segunda ronda me tocó un partido muy duro contra una niña que venía ganando los dos torneos anteriores y ahí jugué sin presión y me di cuenta que podía lograr distintos resultados", agrega.

- ¿Cuánto le cambia en su planificación este título?
- Mucho. Puedo entrar directo a hartos torneos y jugué en un mejor nivel, Grado 2 o cosas así.

- ¿En qué se diferencian los grados en el circuito junior?
- En todos los torneos hay jugadoras de gran nivel. La diferencia es el ranking, pero estos torneos han estado en un buen nivel últimamente.

-¿Piensa en jugar torneos de mayor nivel pronto?
- Ahora me voy a jugar un Grado 5 que tenía planificado hace rato, y ahora veremos Grados 2 o 3 para empezar a jugar.

Sus inicios en el tenis

- La llevo al pasado. ¿A qué edad comenzó a jugar?
- Partí jugando a los 4 años. Siempre me ha gustado, pero desde que llegué a Estados Unidos (N. de la R: está allí desde marzo de 2021) me ha gustado mucho más. Planeo quedarme el mayor tiempo posible. Mis papás son socios de un club y antes de entrar a un colegio querían que hiciera un deporte y me metieron al tenis. Yo hacía hartas disciplinas, jugué hockey, practiqué Mountain Bike, pero elegí el tenis.

- ¿En qué momento se dio cuenta que el tenis era lo suyo?
- En 2018 fue cuando me quise dedicar. Mi mamá siempre ha sido de que priorice más el colegio, pero me vio tan feliz con el tenis que dijo 'bueno, le vamos a dar la oportunidad de dedicarse'.

- ¿Cómo describiría su juego?
- Tengo mejor derecha que revés y mi juego es más de ataque más que nada.

-¿Cómo es la historia de una jugadora junior en época de pandemia?
- Ahora el tenis chileno se está apoyando un poco más. Cuesta mucho el apoyo de la gente, más el financiero. Por la pandemia estuve cinco meses parada, sin entrenar, y estuve casi un año y medio sin torneos y volver a la competencia fue una de las cosas que más me costó. Por eso una de las razones por las que decidí quedarme acá en Estados Unidos es porque hay torneos todas las semanas, eso me hacía mucha falta. Es una de las ventajas, porque en Chile están haciendo muy pocos torneos.

-¿Cuánto le afectó psicológicamente estar sin entrenar tanto tiempo? ¿Pensó en dejar la actividad?
- No, pero me afectó mucho más físicamente. Hacía físico por zoom, pero no era lo mismo. Tenía muchas ganas de volver, era lo que más quería. Cada vez que se podía, me arrancaba a la casa de unos amigos porque quería jugar.

-¿Le costó retomar?
- Mucho. Hubo muchos marcazos (golpes con el marco) por ahí. Recuerdo una de las primeras veces que volví, fui a la casa de unos amigos que tienen una cancha en un bosque y tiramos todas las pelotas al bosque. Nos quedamos sin pelotas el primer día, no le achuntábamos.

- ¿Sintió que dio mucha ventaja en la competencia?
- No tanto por el tenis, pero la competencia me costó mucho. Perdía con gente con la que nunca había perdido antes. Me sentía más presionada, no sé por qué me pasó eso. Recién ahora estoy volviendo a competir mejor, a recuperar la confianza.

- ¿Se enoja mucho en la cancha? ¿Rompe raquetas?
- Nunca he quebrado una, no las tiro. Sí me enojo conmigo misma. Mis entrenadores me dicen 'Miss perfectita', porque todo tiene que estar perfecto (ríe).

- ¿Cuáles son sus referentes?
- Me gusta Angelique Kerber, Naomi Osaka y en hombres Rafa (Nadal), por lejos (ríe).