MELIPILLA 1 - CURICÓ 1

Melipilla extrañó a Sosa y solo empató con Curicó en La Pintana

Los 'Potros' y el cuadro maulino jugaron 70 minutos pésimos, pero despertaron en la recta final. Kevin Rojas y Leandro Benegas marcaron los goles del duelo.

0
Melipilla extrañó a Sosa y solo empató con Curicó en La Pintana
JONNATHAN OYARZUN/PHOTOSPORT

Hasta el minuto 70, si decíamos que Melipilla y Curicó Unido jugaban uno de los peores partidos del campeonato, no mentíamos. Pero en los últimos 20 minutos, pasó todo lo que no había ocurrido en el resto del duelo. Los 'Potros' sacaron una ventaja que parecía difícil de conseguir, pero en tres minutos la despilfarraron por un error insólito en el fondo. Al final, fue un empate 1-1 que no desagradó tanto a los de John Armijo.

Un primer tiempo horrible

A los 4', Melipilla tuvo una clarísima. Fabián Cerda se equivocó con el pie y el balón le quedó a Matías Colossi, quien partió hacia el área, pero resolvió muy mal. Definió muy débil y sin acertar al arco. Por el segundo palo entraban dos compañeros solos.

En los 8', Leandro Benegas no pudo superar a Nicolás Peranic luego de un control que le quedó atrás. Eso sí, si el delantero marcaba, la jugada se tenía que anular por posición de adelanto.

Con esos 10 minutos iniciales, el partido prometía, pero se quedó en eso. El duelo se desinfló y se convirtió en un partido con muchas imprecisiones que, para fortuna de los equipos, no provocaron riesgos en sus metas.

En Curicó debutó Felipe Fritz, luego de su amargo paso por Colo Colo. Al refuerzo curicano se le notó su falta de fútbol. Intentó ganar por velocidad, pero no fue efectivo.

En el caso de Melipilla, ni Mathías Vidangossy ni Nelson Sepúlveda tuvieron espacios para concectarse entre sí o, incluso, entrar en juego. Eso generaba daños colaterales, como por ejemplo, no poder ubicar a Zavala para que este intentase ganar en el mano a mano.

La ausencia de Gonzalo Sosa también se notó. El '9' anotó 12 de los 22 tantos del club en el certamen, pero no podía estar en esta jornada por suspensión. Juan Ignacio Duma tuvo la responsabilidad de reemplazarlo. En el inicio pudo descargar bien hacia sus compañeros, pero después desapareció. Las culpas fueron compartidas, dado que el equipo tampoco podía encontrarlo.

Lo mejor que le pudo pasar al partido fue que terminara el primer tiempo. Porque, francamente, ambos equipos aburrieron a los espectadores. Los dos se cuidaron muchísimo para no cometer un error que los dejara en desventaja. Se neutralizaron muy bien, pero faltó muchísimo para intentar irse al descanso arriba en el marcador.

A los 52', llegó la primera gran atajada del partido. Carlos Suárez no pudo despejar bien un balón en su área y le quedó a Joaquín González, quien luego de superar a Gonzalo Lauler remató, pero se encontró con un notable achique de Nicolás Peranic.

Curicó entró mucho mejor al complemento. El tema es que con los cambios que metió John Armijo, Melipilla esbozó una mejoría. Brayan Garrido y Kevin Rojas reemplazaron a Nelson Sepúlveda y Matías Colossi, respectivamente, y buscaron algo distinto, pero sin claridad.

Final notable

Peranic se volvió a lucir en el minuto 66 con un tapadón ante Adrián Sánchez. Aquella podría ser calificada como la jugada que cambió el partido. Kevin Rojas tuvo el 1-0 para Melipilla con un zurdazo que sacó de forma notable Fabián Cerda. Pero tuvo revancha inmediata con un cabezazo espectacular tras un córner (70'). Fue el primer gol del delantero en el Torneo Nacional.

Tres minutos más tarde, Leandro Benegas igualó la historia. Quedó solo en el centro del área debido a que Joao Ortíz y Gonzalo Lauler fueron al mismo balón y se terminaron estorbando. Todo eso lo aprovechó Joaquín González para asistir al goleador curicano, que definió de derecha entre las piernas de Peranic.

Yerko Leiva dejó mano a mano a Sánchez, que entró solo para darle de zurda y estuvo a nada de marcar el segundo. Tan así fue que toda la banca de Curicó gritó el gol...

En los 90', Melipilla lo pudo ganar. Zavala tuvo con una volea el 2-1, pero Cerda atajó de gran forma. Esa fue la última gran carga de un partido que revivió en los últimos 20 minutos.