ELIMINATORIAS SUDAMERICANAS

Los grandes peligros de Brasil

La Roja se medirá contra la mejor selección en el camino hacia Qatar. Pero no es solo individuales, el Scratch posee también un funcionamiento colectivo de alto poder.

0
Los grandes peligros de Brasil
PIER GIOGIO GIAVELLI/PHOTOSPORT

La campaña de Brasil ha sido brillante hasta ahora en las Eliminatorias para el Mundial de Qatar. Los pentacampeones disputaron seis partidos y se impusieron en todos, por lo que el rival que tendrá la Roja este jueves en el Monumental será de jerarquía. Además, el Scratch no venció a cualquier selección como visita, pues ganó sin grandes problemas ante Perú, Uruguay y Paraguay, escuadras que futbolísticamente hacen pesar la localía.

Aunque el panorama varíe en alguna medida, a raíz de la ausencia de los arqueros Alisson y Ederson, el zaguero Thiago Silva, los mediocampistas Fabinho y Fred, y los delanteros Gabriel Jesus , Richarlison , Roberto Firmino y Raphinha al no lograr salir de Inglaterra, los más probable es que la forma de juego, en su aspectos centrales, sea la misma en Santiago. Por lo tanto, la amenaza será la misma para Chile. 

Dos sistemas

Brasil cerró la etapa anterior de las Eliminatorias con una victoria 2-0 en Asunción ante los paraguayos. En esa jornada, la escuadra dirigida por Tite empleó el sistema de juego 1-4-4-2 con la gran novedad del doble '9' conformado por Roberto Firmino y Neymar. Sin embargo, previamente y en los triunfos contra Perú y Uruguay, el combinado sudamericano actuó bajo los parámetros del clásico esquema 1-4-3-3.

Lo más seguro es que ante la Roja recién en la antesala del duelo se conozca cómo se organizarán posicionalmente los visitantes. Pero más allá de esto, lo concreto es que el modelo de acción fuera de casa del Scratch exhibe ejes tácticos a los que Chile deberá prestar máxima atención, que trasciende la distribución de los hombres en la cancha.

Prudencia defensiva

De visita, la postura de los pentacampeones es más prudente en el plano defensivo. El DT Tite mantiene como forma colectiva el Reagrupamiento Defensivo, por lo que las líneas se sitúan más cerca de la portería. Las conductas de recuperación del balón son cautelosas y la intensidad se incrementa en la medida que la acción rival se acerca hacia el área brasileña. La visita conforma un entramado espeso y centralizado, con éxitos más por concentración de jugadores que por acciones individuales. Si la Roja insiste en atacar por el eje de la ofensiva, la estrategia evidentemente corre riesgo de fracasar. 

Ataque veloz

En ofensiva, Brasil avanza rápido y con profundidad ante defensas adelantadas, como las que enfrentó en Lima, Montevideo y Asunción. El nivel técnico individual y colectivo superior de sus hombres le permite articular contraataques de peligro. Así, por ejemplo, liquidó los duelos contra Perú y Paraguay, ya que posee la capacidad, con pocos pases, para dejar a un hombre bien posicionado dentro del área y la jerarquía individual garantiza más éxitos que traspiés en la definición de la maniobra colectiva. La última línea nacional deberá prestar máxima alerta a esta situación.

Falsa sensación

Otro aspecto que Brasil trabaja bien como forastero es el tema de la falsa sensación de equilibrio en el trámite del partido. Cuando la diferencia parcial era mínima en los tres duelos de visita, las selecciones locales generaron la sensación de que controlaban el juego y que el empate era inminente. De hecho, Perú logró la paridad momentánea, pero luego pesó la jerarquía de los visitantes. Con jugadas colectivas de precisión y eficacia, encontraron confiados a sus rivales y cerraron el marcador de los pleitos. Probablemente, Martín Lasarte conoce de sobra esta estrategia de los brasileños.

Táctica fija

Lo último tiene que ver con la trascendencia de las acciones de táctica fija. Contra Perú y Uruguay, el Scratch empezó a asegurar el triunfo con goles en la ejecución de tiros de esquina. La escuadra sudamericana posee buena estatura promedio y también importantes cabeceadores en la fase ofensiva, como Marquinhos, Militao, Casemiro, Danilo y Alex Sandro. Esto reviste crucial trascendencia para Chile: ha sido una debilidad permanente y lo más seguro es que la temática haya sido abordada y también entrenada en Juan Pinto Durán.