ENTREVISTA AS

La profesora que irrumpe en el deporte de moda en Chile: "Es una adicción"

Eli Campomanes (29) es fanática del pádel, un deporte que se expande en Chile: "Siempre practiqué de todo: fútbol, atletismo, tenis, natación y voleibol", relata. Nació en Santiago, pero creció en La Serena.

0
La profesora que irrumpe en el deporte de moda en Chile: "Es una adicción"

Eli Campomanes (29) jugó fútbol. "Era mediocampista", recuerda con una sonrisa. Y aunque también pasó por el atletismo, la natación y el voleibol, entre otros, hoy practica pádel, un deporte que se expande en Chile. Según cálculos de la Federación Nacional, la participación femenina creció un 200% durante la pandemia. El fenómeno es evidente y ella es una de las fanáticas de este deporte de moda. "Es una adicción, no puedes parar", dice la profesora de educación física en diálogo con AS.

"Tenía muchos conocidos que me invitaban. Yo había jugado tenis alguna vez en mi vida y era muy buena para la paleta de playa. Entonces dije ‘oh, me tinca’. Mi pololo entró con sus amigos y me empecé a meter de forma muy recreativa en el 2019. Con la pandemia se paralizó todo, pero después de eso, entré con entrenamientos, clases y competencias. Me metí al grupo Wonder, que tiene el campeonato más grande de mujeres en Chile", relata. Así partió el interés de Eli Campomanes por el pádel. De acuerdo a cifras internas de la Federación, el país importó alrededor de 200 canchas en un periodo de cuatro meses.

- ¿Practica todos los días?
- Tengo clases dos veces a la semana y me planifico para jugar un partido todos los días. En el mismo grupo que mencioné recién avisan ‘hola, tengo una cancha a tal hora’ y nos vamos anotando. Uno también hace conocidas y va organizando partidos por interno. Es muy bueno el ambiente. Ahora pertenezco al team 'Bull Padel’, que es la marca más reconocida y vendida del mundo. Hago promoción en Instagram y ellos me pasan los implementos: palas, bolsos, ropa y zapatillas.

- Ya consiguió medallas. ¿Cómo fue el camino hacia ese logro?
- En el pádel hay categorías. Uno generalmente parte en la ‘C’, pero como los deportes se me dan bien, yo partí en 'B'. En la pandemia se dejaron de organizar los campeonatos (de fin de semana), entonces crearon el tipo ‘Americano’. Ese es una competencia de un día, y juegan todos contra todos. Esas fueron mis primeras medallas. Las tengo en mi pieza, es un lindo recuerdo.

- ¿Y después?
- Fui subiendo y ahora compito en ‘A’. Ya volvieron los campeonatos, que son de viernes a domingo. Primero hay grupos y después se compite desde octavos a la final. En el último campeonato que jugué, llegué a semifinales. Fue un logro grande, porque había subido de categoría y veníamos de la pandemia.

- ¿Tiene una pareja definida?
- Tengo una partner oficial, que es Nicole Yokota. Pero todo el mundo va rotando. Es raro que una jugadora mantenga una partner mucho tiempo. Ahora nos hemos mantenido porque somos amigas y se vienen muchos torneos.

- ¿Usted también nota la expansión del pádel?
- Antes de entrar al grupo Wonder, me costaba mucho organizar partidos. Era difícil avanzar, porque tienes que juntar a cuatro personas. Mas encima, algunos juegan a un lado y otros, al otro. Ahora ha crecido un montón. Quién juegue pádel, le va a gustar para siempre. Mucha gente me escribe para preguntar cómo partir, qué pala puede utilizar, a qué categoría se puede sumar, o si es entretenido o no. A mi me encanta. Cuando yo empecé, el nivel era bajo. Ahora hay tantas mujeres, que el nivel ha subido demasiado.

- Dijo que le gustaban todos los deportes. ¿Qué otros practicó?
- Nunca me dediqué al alto rendimiento o a uno en especial, pero he hecho todos los deportes en mi vida. Jugué fútbol entre sexto y séptimo básico, era muy buena.

- ¿En qué posición jugó?
- En el mediocampo. Yo nací en Santiago, pero a los siete años me fui a La Serena. Estuve en un colegio donde el fútbol era muy bueno. Los profesores eran secos y el nivel era bacán. Yo era buena.

- ¿Y qué pasó?
- Me cambié de colegio y el fútbol no era lo mismo, así que me salí. Después entré a atletismo y también hice natación y voleibol. Al básquetbol nunca logré adaptarme, porque es agresivo. He jugado tenis, pero en academias de colegio o con mi papá. Me gusta igual, pero es más exigente. Si tengo que elegir, me quedo con el pádel. Lo encuentro muy entretenido.