ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS

Fue mundialista con la Roja, quedó sin club y hoy triunfa con novedoso emprendimiento

Tras ser cesado de Santiago Morning, Hugo Bascuñán decidió invertir en un food truck. ¿Lo curioso? Sus sandwiches llevan nombres de futbolistas.

Actualizado a
Fue mundialista con la Roja, quedó sin club y hoy triunfa con novedoso emprendimiento

Hugo Bascuñán (36) debió dar un vuelco anticipado a su vida. El defensa, mundialista con la Roja Sub 20 en Países Bajos 2005, fue cesado de Santiago Morning a principios de año, en una decisión que él aún no logra explicarse: "Yo no esperé la salida, por la campaña que había hecho. Jugué 33 partidos, prácticamente todo el torneo. Además, en la parte final jugábamos cada tres días, y creo que rendí bien. El profe (Fabián Marzuca) estaba súper contento conmigo, según me decía, pero de un día para otro me encontré sin club".

Tras esto, el zaguero estuvo varios meses sin equipo. Sin embargo, lejos de abatirse, encontró en su desempleo una oportunidad para reinventarse e incursionar en otro ámbito laboral: creó un particular food truck. ¿La novedad? Las 34 variedades de sándwiches del menú llevan el nombre de un futbolista reconocido, ya sea nacional o mundialmente. Su emprendimiento se llama "Amante futbolero", el que cada día gana más seguidores.

- ¿Cuándo decidió comenzar con su nuevo negocio?
- Yo el carro ya lo había adquirido hace tiempo, pero no me había lanzado a vender porque estaba en un club, tenía trabajo, entonces pensaba hacerlo en una época más tranquila. Además, también estoy estudiando para entrenador de fútbol en el INAF, entonces eran muchas cosas juntas, y yo quería ir poco a poco. Al final, cuando salí de Santiago Morning pasaron semanas en que no me llamó nadie, y dije "ahora es el momento". Lo hice en pandemia, fue súper difícil porque había mucha incertidumbre. Pero la verdad es que resultó todo muy bien. Partimos vendiendo 40 sándwiches diarios y ahora vamos en 100, 150. Ya me posicioné, la gente me busca, tengo mi clientela habitual, a la que le gustó la calidad de los productos y lo novedoso de los nombres.

- Después lo llamó San Antonio Unido. ¿Continúa jugando ahí?
- No, me acabo de ir. Llegamos a un acuerdo con la dirigencia, pero todo en buena, ya que donde entrenábamos a mí no me acomodaba mucho, por el sintético. Yo sentía que le frenaba las prácticas al profe (Ariel Pereyra), entonces creí que más que ayudarlo, lo estaba perjudicando. Yo ya estoy en una etapa final de mi carrera, así que no hubo problemas tampoco. Y este mismo emprendimiento quita mucho tiempo, demanda esfuerzo. Hay que estar encima, y yo siempre he sido muy estructurado. Sobre todo cuando recién empiezas, el jefe tiene que estar ahí presente para que todo vaya resultando.

- Volviendo a su food truck. ¿Cómo se le ocurrieron los nombres del menú?
- Fue cuando ya había sacado los permisos municipales, los permisos de sanidad y todo. Pensé "bueno, ahora tengo que armar la carta... ¿cómo lo relaciono con lo que yo hago?". En un principio les había puesto nombres de juegos de fútbol de barrio, como "último gol, gana", o "el guatón al arco", cosas de ese estilo (ríe). Pero de repente reaccioné y dije "no, poh. Le saco más partido a los jugadores, porque son conocidos en todos lados. Vidal, Maradona, Ronaldo... famosos en todas partes. Ahí comencé a relacionar a jugadores conocidos. Por ejemplo, el 'Mago' Jiménez jugó en Italia mucho tiempo, así que así se llama la mechada italiana. También está el Lucas Barrios, que suena parecido a Barros Luco. O la Fenómeno Ronaldo, que es la especialidad de la casa... tiene papas, mechada, queso, champiñones y una salsa espectacular. Entonces, como es un plato distintivo, le puse Fenómeno, por el gordo Ronaldo. También está la Káiser, por mi amigo 'Chano' Velásquez, que era el capitán de Everton. Lo bueno es que todo se fue dando bien. El otro día vino el 'Pájaro' Valdés, que fue mi compañero en el SAU, y eso me sirvió para hacerle publicidad al local. También tengo un sándwich que se llama el Apache Tévez y, si todo sale bien, esta semana me llegará un saludo de él que estoy gestionando.

Hugo Bascuñán, en su etapa en Ñublense en 2018, enfrenta a Iván Morales (Colo Colo) por Copa Chile.
Ampliar
Hugo Bascuñán, en su etapa en Ñublense en 2018, enfrenta a Iván Morales (Colo Colo) por Copa Chile.

- ¿Cree que es importante que el futbolista sepa anticiparse a su retiro e invertir bien?
-
Es súper necesario. El fútbol es una carrera muy corta y, si no generas recursos o no tienes una carrera que te generó tantas lucas, hay que hacer algún negocio que te dé ingresos más adelante. La realidad una vez retirado cambia, la vida continúa y nosotros salimos de la burbuja en la que estamos acostumbrados a vivir los futbolistas. El Sifup hace tres años puso a disposición unos cursos de un Diplomado de Evaluación de Proyectos, y eso a mí me sirvió mucho. Traté de ir adquiriendo conocimientos en otros ámbitos.

- Cristopher Toselli comentó hace un tiempo que el retiro de los futbolistas es un tema algo tabú entre ustedes. ¿Cree que es así?
- Sí, yo creo que es por un poco de miedo, y también por vergüenza, porque sabes que los recursos que lograste en el fútbol no los vas a ganar en otro lado. Te doy un ejemplo: un jugador que está acostumbrado a ganar cuatro, cinco u ocho millones de pesos mensuales, cuando deja de percibir eso, se empieza a cuestionar: "¿Ahora qué hago?". Muchos creen que el fútbol les va a durar para siempre, y cuando se dan cuenta que no, entran en depresión. Justamente, hace poco hice un trabajo en el INAF sobre el ánimo de los futbolistas tras el retiro, y hay estudios científicos que avalan lo que te digo... muchísimos entran en depresión. Hay quienes piensan que un trabajo es casi mendigar, pero no es así. Se acabó una etapa no más y comienza otra, ya está. O sea, son poquísimos los futbolistas que pueden decir "me retiro y no trabajo nunca más". Alexis, Vidal, Bravo y unos cuantos más deben estar en ese grupo. El resto tenemos que saber invertir nuestras lucas. Para mí, Jaime Valdés es un ejemplo en ese tema, porque él jugó en Europa, tiene un buen pasar, pero el tipo siempre está aspirando a más, no se conforma con lo que generó en el fútbol. Tiene su propia marca de ropa, ha invertido en propiedades. Y ahora, yo creo que también soy un ejemplo para aquellos futbolistas que quizá no ganaron grandes sumas de dinero, pero que se mantuvieron estables a nivel nacional durante varios años. Yo nunca me volví loco con lo que gané, creo que fui inteligente y supe invertir.

- ¿Piensa crear algún tipo de cadena con este local?
- Hoy estoy proyectando la ampliación del carro, eso ya lo tengo visto y pretendo hacerlo de aquí a fin de año. Varios compañeros de profesión me han ofrecido que nos asociemos, porque se dieron cuenta que es rentable, que me resultó, pero por ahora prefiero seguir solo, me proyecto así y no me amarro a nadie. Sí me gustaría más adelante expandir el negocio, me gustaría tener mi propia cadena de comida. Creo que si eres ordenado, el rubro de la comida rinde bastante.

- Con respecto al fútbol, ¿ya está retirado o le gustaría seguir jugando?
- Me encantaría retirarme en uno o dos años más, todavía quiero jugar. Pero si no se da la posibilidad, siento que ya cumplí mi etapa. Fueron 20 años de carrera y me considero un afortunado y un agradecido de haber ejercido esta linda profesión.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?