Entrevista AS

Cami de la Peña y el show que revolucionará las redes: "Soy fiel a lo que me gusta hacer"

La ingeniera conduce "La vida es un HIIT", el primer programa de ESPN que está enfocado de manera exclusiva en redes sociales. En As, explica los detalles.

0
Cami de la Peña y el show que revolucionará las redes: "Soy fiel a lo que me gusta hacer"

En los próximos días se estrenará "La vida es un HIIT", el nuevo show de ESPN Chile exclusivo para redes sociales que es conducido por Camila de la Peña (24), hija de Horacio, reconocido ex tenista argentino. La ingeniera se la jugó por una de las grandes pasiones de su vida: el ejercicio. Así, mediante cápsulas que podrán ser vistas en el Instagram del canal, la también influencer busca "contagiar a la gente de buenos hábitos".

Uno de los objetivos será masificar el entrenamiento a través del HIIT (High Intensity Interval Training) o en español Entrenamientos en Intervalos de Alta Intensidad, una de las formas más efectivas que existen para mejorar la resistencia y también para quemar grasa. En diálogo con As, Cami de la Peña adelanta en detalle de qué tratará el programa, habla de sus inicios en el deporte, el rol de su padre y el radical vuelco que dio en su vida hace unos meses.

- ¿De qué trata el programa?
- "La vida es un HIIT" es un proyecto que veníamos armando desde hace un año. Nos agarró la pandemia y un montón de cosas más. Lo que buscamos, principalmente, es entregar a la audiencia contenido relevante para que puedan entrenar desde la comodidad de sus casas. El programa va a entregar clases y rutinas cortas, eficientes y divertidas que van a estar disponibles en las plataformas digitales de ESPN y en todas sus redes sociales. Después de tanto tiempo de pandemia, aún hay muchas personas que continúan con teletrabajo y el problema principal de eso, que yo también lo pasé, es que uno nunca termina de desconectarse. Como que uno tiene chipeado en la cabeza que uno sigue trabajando, porque tienes el computador ahí. Entonces, queremos ser ese momento en que la gente se divierta, se desconecte, entretenerlos y juntos podamos ayudar a buscarles su mejor versión. Las clases se harán todas con un solo implemento, que irá variando cada clase. La gracia es que serán todos implementos que podamos tener en nuestras casas: un palo de escoba, una toalla, un almohadón, lo que sea. Queremos contagiar a la gente de buenos hábitos. Yo busco que se deje de ver el deporte como una obligación.

- ¿Cuándo comenzó su afición por el deporte?
- Mi pasión por el deporte es desde muy chiquitita. Desde que tengo conciencia, mis papás me llevaron a practicar todo tipo de deporte. Hice fútbol, natación, gimnasia artística... me faltó rugby, nada más, es la verdad (sonríe). El deporte cumple un rol muy importante en mi vida, es un momento donde me olvido de todo, me ayuda a sacar el estrés, me llena de energía, no puedo arrancar el día si no entreno. Con el tiempo fui aprendiendo a disfrutar del proceso. Me gusta ponerme nuevas metas y llegar a cumplirlas. Pero trato de recalcar que se trata de buscar mi mejor versión, pero la que a mí me acomode y me haga sentir bien.

- Imagino que su padre, al haber sido tenista, también influyó mucho en su niñez.
- Sí, o sea, en lo que es deportivo, mis dos padres siempre fueron... no sé si muy estructurados, pero sí nos dieron la libertad de practicar todos los deportes aunque duráramos una semana. Mi papá es como muy cuadrado, muy perfeccionista y esas cosas en el deporte también las pongo mucho en práctica.

- Hace un tiempo, decidió darle un cambio a su vida para privilegiar el deporte y comenzar con Hiit by Cami. ¿Cómo fue eso?
- Yo soy ingeniera de profesión. Estuve tres años trabajando como ingeniera de proyectos y, entre medio, me agarró la pandemia y comencé a trabajar desde la casa. Trabajaba todo el día y cuando terminaba la jornada, daba clases en vivo a las siete de la tarde por Instagram, para todo el mundo. Al principio lo hacía de vez en cuando, y después ya era de lunes a viernes. Después volví a la oficina, porque se abrió todo un poco, y ahí les dije a mis seguidores que ya no iba a poder dar más clases porque yo salgo a las siete de allá, entonces, entre llegar a mi casa y todo, era imposible. Ahí me empezaron a tirar ideas. "Queremos seguir entrenando, ¿por qué no armas un grupo de Facebook?". Ya llevábamos casi siete meses entrenando todos los días. Y ahí salió este grupo. Tengo un grupo cerrado en Facebook donde tengo entre 100 a 120 alumnos, hace ya casi un año y medio. En el medio de la pandemia me dije: "La oportunidad la tengo hoy de hacer esto". A mí el deporte es algo que me apasiona, que me levanto todos los días con ganas de dar clases y lo disfruto. Entonces le di un stop a mi carrera para enfocarme en esto y acá estoy (ríe).

- ¿Cuáles son los deportes que más practica?
- Hoy, amo lo que estoy haciendo, me encantan los entrenamientos bien intensos. Al mismo tiempo, me gusta entrenar pesado, hago pesas. Me gusta salir a correr los fines de semana. Si el día está lindo, salgo a correr porque sí. Ahora empecé a practicar pádel, así que voy a ver cómo me va (ríe), pero eso es básicamente.

- Hoy cada día se le da más énfasis al rol de la mujer dentro del mundo deportivo. ¿Qué opina respecto a eso?
- No creo que vaya con una cuestión del hombre o la mujer. Creo que el deporte es importante para todos, para estar saludables, más allá de vernos bien físicamente, que obvio siempre uno también busca eso, pero el deporte nos ayuda a estar bien en muchos sentidos. Nos hace estar bien física y mentalmente, más en este tiempo de pandemia. El deporte era lo único que me sacaba de estar encerrada. Me pasó con muchas seguidoras mías que me escribían y me decían que ese era su momento. Para mí la clave está en encontrar un deporte que realmente disfrutes. Lo hagas sin sentir que es una obligación. Si te gusta bailar, haz deporte bailando. Si te gusta correr, sal a correr.

- ¿Hay alguna deportista que la inspire?
- Yo sigo mucho a una chica que se llama Sylvia Araujo. Es una fitness de Cartagena, que  la sigo hace mucho tiempo, pero más que por una cuestión deportiva, admiro la pasión que tiene ella y me veo identificada. Es una chica que es muy apasionada en lo que hace, se pone un montón de metas y las va cumpliendo, y siento que las hace más por el resto que por ella misma. Yo, aparte de dar las clases, hago clases en el Parque Bicentenario a veces, los fines de semana. Entreno de lunes a viernes y, en verdad, no debería hacerlo, pero el hecho que vayan todas, ponernos a conversar y que se arme una comunidad linda, me hace disfrutar. Ella hace mucho eso y a mí me encanta.

- Hoy en día las redes sociales toman cada vez más relevancia. ¿Cómo las ha aprovechado?
- Para mí las redes sociales fueron un nexo a hacer lo que a mí me gusta. Hoy en día, cada uno elige a quién seguir, a qué persona admiras, o el contenido que te gusta. Yo soy muy fiel a lo que a mí me gusta hacer. El que tenga ganas de conectarse del otro lado y entrenar, me importa eso. Siento que he logrado armar una comunidad que, quizá no es tan grande, pero están todas con el mismo objetivo. Disfruto de sentir que lo que estoy mostrando ayuda a una persona que está del otro lado. No soy una chica que habla de moda o de cosas que no solo no me interesan, sino que tampoco sé y no podría hablar, pero creo que a mí las redes sociales me ayudaron en lo que te mencioné.

- ¿Qué consejos podrías darle a quienes aún no se deciden a entrenar?
- Cuando uno no tiene motivación para empezar a entrenar, lo mejor es hacer lo que a uno le gusta. Empezar a moverse, de la forma que sea. Si solo no te nace, juntarse con una amiga, y meterse a clases de baile, o salir a correr juntas. Tiene que ser algo que te llame la atención. No se trata de "ah, me quiero ver bien, entonces tengo que entrar al gimnasio, pero no me gusta". Se trata de moverse haciendo algo que te gusta, y desde ahí parte el incentivo. Después, cuando uno entra en ese camino, empiezas a ver cambios, tu humor es mejor, tienes otra energía, no sales de ahí. Me pasa con chicas que antes de mis clases nunca habían hecho deporte, y hoy las veo en mis clases en el parque y son máquinas (sonríe). Creo que después uno solo se va llevando.