ENTREVISTA AS

"Los deportistas creen más en las cábalas que en ellos mismos, porque nadie les ha enseñado a creer en ellos"

La coach deportiva Liz Caro habló con AS sobre cuál es la misión del coaching, además de hablar de la definición del campeonato y la selección.

0
"Los deportistas creen más en las cábalas que en ellos mismos, porque nadie les ha enseñado a creer en ellos"

 El coaching y la psicología deportiva está cada vez más arraigado en el deporte. En el caso del fútbol, son muchos los equipos que tienen un staff multidisciplinario para trabajar en función del primer equipo y en Chile se ha puesto de moda incorporar diferentes elementos.

En plena definición del Campeonato Chileno y en un momento delicado de la Roja, la coach deportiva Liz Caro habló con AS sobre las presiones que tendrá que manejar Universidad de Chile, la lucha entre Universidad Católica y Colo Colo, más la difícil tarea de gestionar camarines de selección.

Antes, Caro explica que "un coach acompaña a personas que tienen interés en trabajar en algo. Yo acompaño ese proceso de transformación para que puedas lograr lo que te propones. Me especialicé en coaching deportivo, sobre todo con futbolistas profesionales y equipos de fútbol".

- Trabajó en Deportes Iquique y ahora la U está en una situación similar. ¿Qué es lo aconsejable en estos casos?
- Más allá de qué es aconsejable, hay que imaginarse lo que pueden estar viviendo esos jugadores, sumando que hubo un cambio de técnico, en cómo se acomodaron al nuevo estilo de juego. Pasa mucho que los jugadores de fútbol en Chile, esperan que el técnico crea en ellos, más que el mismo jugadores creer en si mismo. Hay mucha expectativa de su accionar, de su pensar y su sentir, respecto de las expectativas de otros, dejando de lado sus propias expectativas. El jugador que está en Universidad de Chile hoy, debe estar conviviendo constantemente con las presiones: la que se impone él, la de la gente, la posición en la que están, todo lo que significa el descender. Porque va más allá de jugar en el Ascenso: hay temas de lucas, de familia, de colegio. Se terminan contratos y todo eso envuelve la mente del jugador

- ¿Y qué se recomienda para quitar un poco de esa presión?
- Ahí tiene que intervenir una coach deportiva. Tengo entendido que tienen un psicólogo.

- Se fue el anterior psicólogo y llegó hace tres semanas una nueva psicóloga.
- Ahí la diferencia entre un psicólogo y un coach es que el psicólogo trabaja contigo hacia atrás, en tu vida. La diferencia con los coach es que te toman de ahora para el futuro. Entonces la labor que debe estar haciendo ella, que la desconozco, o por lo menos lo que yo hice, en mi experiencia, es una sesión individual con cada persona, también con el director técnico y todo el equipo. Yo tengo una conversación con el jugador, son varias sesiones, porque es un proceso.

- ¿Cómo sería eso, más detallado?
- Tengo una conversación con la persona, el ser humano, para saber qué es lo que está sintiendo, cuáles son sus miedos, cómo gestiona sus emociones. Cuando sienten angustia qué está conectando con él. Muchas veces sentimos miedo y no sabemos qué nos genera ese miedo. Un jugador que se lesiona, por ejemplo, ese proceso siempre lo vive solo. Con su familia. no hay un acompañamiento. Lo que siente ese jugador, cuando vuelve a jugar, el miedo por volver a lesionarse es tremendo. Ojalá los psicólogos y los coach pudieran estar todo el proceso con los jugadores, en las instituciones y ojalá desde cadetes, más allá de un momento en especial. Debe ser un proceso de acompañamiento.

- Es decir, en estos dos partidos que quedan, ¿tener un coach o un psicólogo no marcará tanto la diferencia?
- Mi experiencia, con Deportes Iquique, es que yo vi cómo estaban jugando, porque yo coacheaba a un jugador y yo llamé al presidente del club. Le dije "te ofrezco mis servicios, no te aseguro que van a ganar los cinco partidos, pero sí te aseguro que la actitud de cada jugador va a ser distinta". Y así fue. Lo que puede ayudar una psicóloga es que la actitud sea distinta. Pero es un proceso que tienes que hacer para conocer el mundo emocional de la persona. Hay chicos con los que trabajo que tienen 17 años y a esa edad nadie le enseñó cómo enfrentarse a jugar su primer partido en el profesionalismo. Qué pasa con las presiones del papá, por ejemplo, que le exige que tiene que ser el mejor. Si pudiésemos trabajar desde esa etapa con los chicos, tendríamos profesionales adultos más seguros de sí mismo. Los deportistas en general creen más en las cábalas que en ellos mismos, porque nadie les ha enseñado a creer en ellos.

- En cuanto a la disputa entre Católica y Colo Colo, ¿para un coach es más fácil trabajar con el que viene en alza o es mayor ese desafío con el equipo que ha venido a la baja?
- No es que uno sea más fácil que el otro, créeme que los jugadores de la Católica tienen que estar sintiendo también la presión, porque ellos están en ventaja con Colo Colo, que dejó puntos y ahora la UC lo igualó.

- ¿Entonces es lo mismo?
- Colo Colo tiene la obligación de ganar y la Católica también. ¿Qué pasa con Colo Colo que perdió, quizás, la motivación o seguridad que los hizo perder puntos? ¿Qué pasa con la sobremotivación de Católica, cómo lo va a manejar? Las personas con baja motivación o el exceso de esta, cometemos errores. Si me planteas cuál de los dos panoramas es más atractivo para un coach, para mí, son los dos, porque ambos tienen presión. Uno tiene una inyección distinta, porque hace poco ganó la Supercopa, viene con una seguridad distinta; Colo Colo, en cambio, el último partido no lo ganó y eso también cambia la seguridad.

- ¿Esa sobremotivación que lleva a cometer errores podría graficarse en la expulsión de Arturo Vidal con Ecuador?
- Sí, por ejemplo, porque él no tenía ninguna intención de golpear al jugador. Se sintió súper seguro de esa jugada, porque la ha hecho muchas veces, pero nunca pensó que podría enfrentarse a un jugador. Como antes la resultó, se sintió seguro, lo hizo y para la próxima será distinto. Verá su entorno y hará esa jugada.

- Pasando a la Roja, ¿es difícil para un coach trabajar con una selección que se ve esporádicamente?
- Va a depender del coach. Te hablo desde mi trabajo: indistinto que se reúnan tres o cuatro veces en el año, yo hago un acompañamiento a la persona, al jugador, si yo tuviera a Alexis Sánchez me juntaría con él una vez o dos veces por semana para coachearlo y con el equipo se pueden hacer actividades, no necesariamente físicas, para no perder la gestión y fortalecimiento del vínculo de las personas. No es tan complejo.

- Son nóminas que igual van cambiando de jugadores, con distintas realidades. ¿Se puede igualmente lograr resultados?
- Hasta hace muy poco uno podía reunirse con los jugadores, hasta la pandemia. Ha ayudado mucho el tema de la tecnología y yo hasta el día de hoy hago coaching a futbolistas argentinos que no están en Chile a través de zoom. Así hago la sesión. Lo importante es que nos miremos, nos veamos, que podamos ver cuál es el lenguaje corporal de la otra persona. Y cuando se integra un jugador a nivel nacional, imagínate el impacto de estar con Alexis o Vidal, algo que se ve lejano. ¿Cómo lo acompañas para que no se cohíba o insegurice? A través del coaching se puede preparar a la persona.