Entrevista AS | Parte II

"Estuve desde los 13 años en Colo Colo, salí desapercibido y eso me dolió, pero volvería al club"

Álvaro Salazar recuerda su etapa en el Estadio Monumental y habla de su poco protagonismo en Audax Italiano. "Esta temporada ha sido la más difícil de mi carrera", reconoce el meta.

0
"Estuve desde los 13 años en Colo Colo, salí desapercibido y eso me dolió, pero volvería al club"

Álvaro Salazar (28) le concedió una entrevista a AS. En la primera parte de la conversación (pincha para leer), el meta de Audax Italiano dio detalles de la ruta que está recorriendo para ser DT y habló del momento que vive su club. A falta de un duelo para el cierre del Torneo Nacional, los itálicos son terceros y se acercan a la próxima Copa Libertadores. "Estamos ilusionados", dijo el formado en Colo Colo.

Ahora bien, en la segunda mitad de la charla, Salazar dio un giro y abordó dos temas menos agradables: contó cómo afronta su papel secundario en el Audax, donde solo ha jugado 180 minutos, y recordó su partida del Monumental. De allí, por cierto, salió muy dolido, aunque remarca que no guarda rencor con nadie. Entiende que, a pesar de todo, Colo Colo no deja de ser el equipo de sus amores.

"Yo creo que esta temporada ha sido la más difícil de mi carrera".

Álvaro Salazar, sobre su poco protagonismo en Audax

- Le ha tocado jugar poco en esta temporada. ¿Ha sido duro?
- Sí. Yo creo que esta temporada ha sido la más difícil de mi carrera. Se han dado situaciones que no me esperaba, pero creo que me han hecho mucho más fuerte. Estos meses han sido de mucha fortaleza, de seguir trabajando, de seguir enfocado en lo que yo quiero. Creo que siempre he estado en equipos protagonistas, que están consiguiendo algo. Gracias a Dios, nunca me ha dejado de sonar el teléfono en tema de opciones de buenos clubes. Me he movido súper bien en el medio, llevo 11 años en Primera División y creo que eso habla de bien de mi trabajo, más allá de los minutos que sumo en cancha. Me gano la posibilidad en el día a día. Sin duda que quiero jugar y hacer noticia por mi juego, más que por lo que me llamas, que son los estudios. Pero sigo enfocado en ganarme lugar y poder jugar. Estoy contento porque mi club está peleando cosas importantes. Eso habla del buen grupo, de la competencia interna. Ojalá que este fin de semana se nos dé conseguir un cupo (a la Copa Libertadores 2022). Tengo la ambición de continuar en Audax y ser protagonista en una Libertadores y, si no, de buscar una buena opción a mi futuro.

- ¿Qué cosas han hecho que sea su temporada más difícil?
- En Audax me tocó la situación de que el club solo sumó minutos Sub 21 con un jugador. La mayoría los sumó Oliver Rojas. Por regla, se tenían que llevar dos de esa categoría a la banca, y el profesor 'Vitamina' (Sánchez) tomó la opción, o el riesgo, de cumplir uno de esos cupos con el tercer o cuarto arquero, más allá de que yo en distintas situaciones jugué la Copa Chile. Era una situación difícil entrenar todos los días y que el fin de semana fuera el tercer o cuarto arquero a la banca. Creo que, más allá de todo lo que podía sumar en la semana, el estar el fin de semana, en el partido, te da una sensación distinta. Pero estaba sumamente conversado con el cuerpo técnico. Al principio fue un golpe duro, una situación que no me gustó, porque a lo largo de mi carrera siempre era de los jugadores que tenía el 100% de las citaciones. Soy un jugador que se cuida muchísimo, me lesiono muy poco o nunca. Entonces, el estar fuera de la citación me hacía ruido. Más a la gente del fútbol que decía 'oye, ¿qué pasa con Álvaro, que no está yendo citado?'... Era una situación complicada, pero esa gente se imaginaba qué era. En muchas citaciones me tocó quedar fuera por esto, pero siempre hubo muchísima confianza con el profesor 'Vitamina', hablando la situación, y se manejó de esa manera. Si lo hubiese pasado tan mal, o la situación no hubiese sido clara, no tendría las ganas que tengo de continuar en Audax.

Salazar, en una práctica de Audax Italiano.

"He tenido momentos complicados por no poder jugar, pero uno se levanta todos los días con las ganas de cumplir el sueño, de que mis hijos me vean en Primera".

Álvaro Salazar y una frase que demuestra fortaleza

- Teniendo en cuenta que no ha podido jugar mucho a lo largo de su carrera, ¿cómo se ha mantenido firme en lo mental?
- Con el apoyo de la familia. Sin duda que han sido momentos complicados, difíciles, por no poder jugar. Pero uno se levanta todos los días con las ganas de cumplir el sueño, de que mis hijos, que ya van creciendo, me vean jugar en Primera División. Me he mantenido con el trabajo de los psicólogos del club y siendo profesional 24/7, en trabajo complementario, en la alimentación... Si uno dice que el puesto más difícil es el del arquero, yo creo que el más complicado es el del segundo arquero, ya que siempre tiene que estar listo, dispuesto, en buenas condiciones para reemplazar al titular. El estar preparado, sin jugar, es sumamente difícil. Los últimos 10 años me ha tocado ese papel... Creo que me he preparado, estoy fuerte mentalmente para seguir en esto y buscar los desafíos para estar más cerca de poder competir.

- ¿Pero en algún momento se ha sentido agotado por este panorama?
- Sí. No te puedo negar que hay semanas, momentos, donde uno lo pasa mal y que te dan ganas de cambiar de club o de división para buscar una oportunidad de jugar. Pero ahí está el apoyo de la familia, para seguir buscando motivación diaria para mantenerte en Primera División, que no es fácil. El 2011 estaba en el plantel de Colo Colo, el 2012 debuté, y siempre me he mantenido en Primera sin jugar tanto. Eso habla del profesionalismo, de lo bien catalogado que estoy en el medio, de que sigo teniendo llamados.

Colo Colo, su amor 'no correspondido'

- Usted habla de Colo Colo, un equipo que dejó hace unos años, pero me imagino que está atento a lo que pasa en el club. ¿Le dolió la derrota con Unión Española?
- Yo dejé de pertenecer a Colo Colo en el 2019. Y sí. Es inevitable no estar pendiente del club de más de la mitad de tu vida. Sigo teniendo lazos algunas personas de la institución. Veo todos los partidos, y el momento que están pasando es complicado. Más allá de que a todos nos afecta, la pandemia ha jugado su papel en Colo Colo. Pero el equipo tiene que jugarse su opción, sumar los tres puntos y pasarle la responsabilidad a Católica. No es fácil cerrar un torneo. Entonces, creo que la presión la tiene más la gente de Católica. Sufrí con no poder ver ganar a Colo Colo ante Unión, pero hay un partido que se tiene que jugar. Nada está dicho.

- ¿Le gustaría tener una revancha en Colo Colo?
- Sí. Por los años que estuve, por los títulos que conseguí, por todas las cosas lindas que viví. Pero eso me lo va a dar el jugar. Creo que primero me tengo que enfocar en poder tomar un arco. Si es el de Audax o de otro club, debo jugar, tener regularidad y estoy seguro que se va a dar la posibilidad. Hasta el día de hoy, la gente de Colo Colo me tiene un cariño súper especial, pero tengo que tener herramientas. Siempre el sueño está ahí, de poder volver. Creo que mi salida no fue la mejor, pero el cariño y el amor que le tengo al club no se ha perdido.

"Estuve desde los 13 años en Colo Colo y mi partida pasó desapercibida. Salí por la puerta de atrás y eso me dolió".

Álvaro Salazar recuerda su adiós en Colo Colo

- ¿Por qué dice que su salida no fue la mejor?
- Porque salí sin jugar, sin la posibilidad de poder pelear mi opción. Volví dos veces del préstamo en la U de Conce y no tuve una oportunidad o el espacio para pelear el puesto, como sí pasó con grandes arqueros. Fui segundo arquero de Renny Vega, de Justo Villar, de Agustín Orión. Y cuando a lo mejor sí estaba la posibilidad de competir con un arquero de mi generación, con una cantidad similar de partidos en Primera, no se me dio la posibilidad. Después, mi partida fue como un mero trámite. Estuve desde los 13 años en el club y creo que mi salida pasó desapercibida. Salí como por la puerta de atrás y eso me dolió. Pero ya está sanado. Si me vuelven a llamar, me voy corriendo. No pasa nada. El club va más allá de las personas, aunque algunas que estuvieron ese momento, creo que no se portaron de la mejor manera.

- ¿Dirigentes? ¿Entrenadores?
- Yo creo que fue una mezcla de todo. El momento que estaba pasando el club no era el mejor y yo fui un mero trámite. Como que no se dieron ni el tiempo, ni plantearon la situación de que yo peleara un puesto. Fue como 'ah, este chico viene volviendo. ¿Está o no está? Ya, mejor que se vaya'. Fue así, como cualquier cosa. Y ese trato no me gustó. Me dolió en ese momento, pero ya han pasado dos años y ya está sumamente superado.