Entrevista As

Juan Lebrón, número uno del mundo en pádel: “Es un fenómeno imparable”

De paso por Chile, el español habla de su primera visita y de la explosión de este deporte en el mundo. “Cuando lo ves, te enamora”.

0

Se sacó todas las fotos que le pidieron, firmó posters, grabó saludos y entremedio jugó espectaculares puntos en la cancha central de un repleto Club Chicureo Norte. Anoche, Juan Lebrón fue la estrella principal de la primera de las dos fechas del Pala Tour, que reúne a jugadores de la elite mundial del pádel en partidos de exhibición.

“Es mi primera vez en Chile. Estoy muy feliz. De lo que he visto, me encanta el país y sinceramente estoy con ganas de pasar estos días aquí. Sabía que habían ganado dos Copa América”, cuenta el español que terminó la última temporada como número uno del mundo jugando en dupla con Ale Galán.

Junto a animadores del World Padel Tour como Fede Chingotto (10 del mundo), Luciano Capra (13), y Juan Martín Díaz (26), Lebrón jugará hoy la segunda y última exhibición en el Club Total Chicureo que aún tiene entradas disponibles en el sistema Ticketplus.cl

- ¿Cómo explicarias el boom del pádel en el mundo?
- Este boom está pasando por todo lo que contiene el pádel. Por cómo juegan los profesionales, por cómo están preparados, por lo que transmiten dentro de la cancha. Para nosotros sería ideal poder ir a todos los lugares del mundo a jugar. En este caso hemos venido grandísimos jugadores y también grandísimas personas. Y creo que el pádel es un fenómeno imparable por la sociedad que te da este deporte. Te da conocer gente, puedes traer a los mejores jugadores del mundo con mucha más facilidad que otros deportes.

- ¿Cómo describirás lo que vienen a mostrar a Chile?
- Hay mucho espectáculo. Los que venimos somos grandes jugadores dentro de la cancha, hacemos un gran trabajo para el aficionado y deparamos puro espectáculo. El club es bastante bonito, la gente lo pasa muy bien, está todo muy bien estructurado. Cuando vienes a ver un partido, ya sea una exhibición o de circuito profesional, el aficionado se va contento porque te enamora, eso es algo que muchos deportes no lo tienen.