ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

COLO COLO

La potente señal que mandó Quinteros en el caso de Zaldivia

El zaguero ingresó en los últimos minutos ante Everton, pero con su presencia el Cacique dio luces de la nueva propuesta que evalúa implementar el DT.

Actualizado a

Le costó y, por momentos, resultó difícil, pero a la postre Colo Colo inició con un triunfo la temporada 2022 en el Monumental. Los albos derrotaron por 2-0 a Everton en un duelo resuelto solo en los minutos finales. Tal como se preveía, Gustavo Quinteros ratificó en la dupla de centrales titulares a Maximiliano Falcón y Emiliano Amor, confirmando la suplencia de Matías Zaldivia. 

Sin embargo, y en la recta final, el DT dejó de manifiesto una llamativa propuesta táctica que, eso sí, había esbozado en la antesala del partido. A los 85 minutos, Zaldivia sustituyó a Gabriel Costa y la organización posicional típica del Cacique cambió. Del sistema 1-4-2-1-3, Colo Colo pasó a actuar con un esquema 1-3-4-3, exhibiendo una disposición en la cancha inédita en el ciclo de Quinteros.

"Este inicio de temporada comenzamos con un modelo de juego que pensamos flexibilizar; podemos usar tres marcadores centrales, tenemos laterales que pueden atacar muy bien. Es algo que vamos a seguir entrenando", sostuvo el técnico de Colo Colo antes de enfrentar a Everton. Y sus palabras se hicieron realidad con la inclusión de Zaldivia cuando recién Alexander Oroz había abierto la cuenta (83').

De 1-3-4-3 a 1-5-4-1

Los albos concluyeron el duelo de su estreno en el Campeonato Nacional con Brayan Cortés en el arco y Falcón, Zaldivia y Amor en la defensa. Óscar Opazo y Gabriel Suazo se adelantaron a la posición de carrileros y César Fuentes y Carlo Villanueva conformaron la dupla de mediocampista centrales. En el frente del ataque se ubicaron Pablo Solari, Juan Martín Lucero y Oroz.

La novedad en la faceta ofensiva fue el ataque simultáneo y profundo de ambos carrileros, configurando una estructura de cinco hombres en busca de la portería rival. El gran favorecido con la nueva organización de juego puede ser Lucero, debido a que la fórmula intensifica el desborde por las puntas y las habilitaciones hacia el centro para quienes intentan finiquitar cada maniobra.

En el momento defensivo, llamó la atención la organización de un bloque corto y compacto de presión. La línea de tres zagueros se transformó en un estructura de cinco hombres, con otros cuatro jugadores por delante, a raíz del repliegue profundo de los extremos (Solari y Oroz) a la misma altura de dupla de volantes (Fuentes y Villanueva). Mientras que el primer elemento en iniciar la presión fue el argentino Lucero.  

Opción novedosa y válida

Defender con cuatro hombres en la última línea ha sido el sello de Quinteros no solo en su paso por Chile, sino que en toda su carrera como entrenador. Así lo hizo en su etapa en la escuadra nacional de Bolivia, cuando se dio a conocer en Sudamérica, y luego pasó lo mismo en Ecuador al mando de Emelec y en la conducción de la selección local. Ahora en el Monumental y previamente en la banca de Universidad Católica ocurrió exactamente lo mismo.

No obstante, la impresión actual es que el DT se abrió a la posibilidad de utilizar tres zagueros en el centro de la defensa de Colo Colo. La presencia en el plantel de un trío de hombres con solvencia garantizada en el medio nacional parece llevar a Quinteros a atreverse con la fórmula, junto también a la vigencia de la propuesta en el fútbol del primer mundo.

Cuadros como Chelsea, Inter de Milán y Bayern Munich, entre otros conjuntos, la emplean en forma sistemática. Asimismo, Palmeiras obtuvo la reciente Copa Libertadores actuando también de la misma manera. Tal vez ahora los albos se sumen a la tendencia táctica.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?