ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS | Parte II

Brilló en Chile, fue multicampeón y da un aviso: “Quiero jugar mis últimos seis meses en...”

Llegó en 2010 al país y hoy está en Argentina a la espera de definir su futuro: “Es impresionante el amor que recibo hasta hoy de la gente de Unión Española”.

Actualizado a
Brilló en Chile, fue multicampeón y da un aviso: “Quiero jugar mis últimos seis meses en...”

Durante los últimos meses, la vida de Sebastián Jaime cambió completamente. El ex delantero de Unión Española, Universidad Católica, La Serena, Curicó y Rangers regresó a Argentina, después de más de una década en Chile, y se mantiene a la espera de alguna oportunidad para seguir en la actividad competitiva. Dejó atrás un tricampeonato nacional y dos títulos de la Supercopa con los hispanos y en la UC. Desde Entre Ríos, Jaime hizo un balance para AS de su etapa en en fútbol chileno.

“Extrañaba a Chile, hace semanas fui. Sabía también que se venían las Fiestas Patrias, todo lo que se vive en estas fechas. Hoy, Argentina no está en una condición favorable en lo económico y en la seguridad, y eso es lo que Chile te brinda. Es un país que está un poquito más avanzado y se echan de menos esas cosas. Ir tranquilo a ciertos lugares, poder salir a pasear con la familia. Lógicamente que echó de menos algunas comidas de allá también”, manifiesta Jaime, quien en 2022 vivió su tercer y último ciclo en Unión Española.

- ¿Cuáles comidas por ejemplo?

- Las empanadas de pino eran las que más me gustaban. Después había bastantes cosas, como el pastel de choclo, que era exquisito. La palta también, acá no la podemos comprar, es oro. La marraqueta con palta, la palta reina y todas esas cosas.

- ¿Sigue atento a lo que pasa en Chile?

- Sí, veo, me informo. Cuando estuve allá, con los muchachos de los taxis me informé de todo (ríe). A la Unión la sigo siempre, veo los partidos y por ahí veo también algunos de Colo Colo. Veo algunas noticias que salen y me pongo a mirarlas. Uno se acostumbra de tantos años estar mirando unos canales de tele y también necesitas refrescarte un poco y ver cómo sigue todo allá. Como chileno que también soy (se nacionalizó), tengo que saber cómo sigue el país (ríe).

- ¿Con qué sensaciones llegó al país en 2010? ¿Se acuerda?

- Mira, fui con mi bolsito en el hombro, pensando en dar lo mejor de mí, porque iba a firmar un contrato con La Serena por un año. Iba con muchas ganas de demostrar mi calidad de jugador, pero también sabía que iba a un fútbol totalmente diferente al que yo estaba acostumbrado. Venía de una etapa de estar firmando sólo por un año en distintos clubes y quería ya asentarme en un lugar.

Ampliar

- Fue importante, entonces, esa etapa en La Serena…

- Claro, llegué al lugar indicado, me recibieron muy bien. En seis meses fue el boom mío, porque en 18 partidos hice 11 goles y el ‘Coto’ (José Luis) Sierra quedó encantado conmigo y me fichó en Unión por cuatro años. Fue un avance en mi carrera, porque lo estaba esperando, quería establecerme en un equipo.

- Ahí se inicia su relación potente con Unión Española…

- Sí, pero al principio no fue fácil, había que ganarse a la gente de Unión. El primer año me costó bastante hasta que fui agarrando confianza, los compañeros me fueron ayudando y el equipo se fue afianzando. El ‘Coto’ Sierra me hizo crecer mucho en lo futbolístico y pude desplegarme mucho más. Nos conquistamos mutuamente, yo con la gente de Unión y ellos conmigo. Es impresionante el amor que recibo hasta el día de hoy de parte de ellos.

- ¿Se siente reconocido por los hinchas del club?

- Sí, demasiado. Cada vez que nombro a la gente de Unión, me llenan el teléfono de mensajes, agradeciéndome por las cosas que hemos logrado. Me dicen todos que Unión es mi casa y, que cuando quiera volver, están las puertas abiertas. Me hacen sentir bien, porque ahí uno se da cuenta de que realmente hizo algo bueno por la institución.

- También pasó por la UC, Curicó y Rangers…

- Fueron ciclos muy buenos. En Católica venían con una mochila muy grande y me acuerdo que me hicieron una entrevista y dije que venía a ganar y a ayudar a sacarse ese peso que tenían de no haber logrado títulos. Mario Salas armó un equipo con una mentalidad muy buena y fue el año en que pudimos ganar tres títulos. Al principio fue difícil, porque la gente de la UC sentía que venía de Unión Española y no de Estados Unidos.

- Ah, de veras…

- Fue como chocante, pero luego de ir jugando y ganando títulos, fue cambiando la imagen. Se generó un respeto mutuo con ellos. Después, en Curicó fueron dos años y uno me tocó en pandemia. Me quedé con un sabor amargo, porque pasaron muchos técnicos y no tuve la continuidad que quería. Viví en una ciudad hermosa, tranquila y la gente demasiado cariñosa. En Talca después fue un año en que no nos salieron las cosas como queríamos. Fue un paso un poco a la ligera, tenía la opción de ir a la B’, quería ascender, pero no se nos dio.

- ¿Cómo le fue en su etapa en Estados Unidos? Actuó cerca de dos años en el Real Salt Lake City, en la MLS.

- Fue una etapa buena, me encontré con una liga muy competitiva. En ese momento ya estaban incorporando jugadores de alta calidad. Hoy con el tema de Messi ha crecido un montón. Estados Unidos apunta a ser lo más grande en todos los deportes, ser los número uno en todo. Llevarlo a Messi ha sido un cambio grande. En los años que estuve allá me fue bien, me tocó jugar contra grandes como Kaká, Stevan Gerard, (David) Villa. Fue una experiencia muy linda.

Ampliar

- Después de eso regresó a Unión y, hasta el momento, terminó ahí su etapa en Chile…

- Me quedo con la espina… Más que nada, por el último partido. Me lesioné, pero alcancé a estar en la final (de la Copa Chile ante Magallanes) y no pude entrar. Gustavo (Canales) tomó la decisión de no hacerme entrar en los últimos minutos, aunque ya me sentía bien. Me quedó un sabor amargo por eso, quería darle una mano al equipo o para la tanda de penales. Hubiese sido lindo salir campeones con Gustavo, yo dentro de la cancha y él como técnico. Hubiésemos hecho algo grande en el club. Pero de todas maneras, no me quejo, gané cosas importantes en el club. Me hubiese gustado que la dirigencia me hubiese llamado y me hubiese preguntado qué quería hacer.

- ¿Tenía claro ya lo que pretendía hacer?

- No, no, terminé mi contrato, porque antes de volver a Argentina había hablado con Jorge (Segovia) sobre que quería volver y él me dijo que tenía las puertas abiertas del club, pero terminando el año estuve esperando el llamado. Estuvo el deseo de que me se contactaran, pero yo tampoco lo llamé a él. Quise que la intención saliera del club. Si quieren, lo voy a volver a llamar a fin de año para la posibilidad de ir a jugar allí mis últimos seis meses a Unión y retirarme. O si no, dar por finalizada mi carrera futbolística.