ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS | Parte I

Fue figura en Chile, volvió a Argentina y no quiere retirarse: “Voy al gimnasio y hago Pilates”

Se identificó con Unión Española, pero también logró títulos en la UC: “Este año lo tomé como un tiempo para estar acá con mi familia”.

Actualizado a
Fue figura en Chile, volvió a Argentina y no quiere retirarse: “Voy al gimnasio y hago Pilates”

Por muchos años, Sebastián Jaime tuvo un rol protagónico en el fútbol chileno. El argentino pasó por La Serena, Unión Española, Universidad Católica, Curicó y Rangers antes de regresar a su país. Logró títulos con el cuadro de Santa Laura y también en el elenco cruzado, y luego de su última etapa con los hispanos se le perdió la pista. Jaime conversó con AS desde Entre Ríos para contar qué ha sido de su vida en estos meses.

“Este año lo tomé como un tiempo para estar acá en Argentina con mi familia. Prioricé estar más con mis seres queridos. Esperé una opción de algún equipo cerca de Buenos Aires, pero en realidad seguían siendo lejos. Las posibilidades que había no me convencían y dije que me iba a dedicar a estar cerca de mi gente, entrenándome también. Haciendo cosas para las que, cuando era jugador, no tenía tiempo y aprovechando de compartir muchas cosas con mis padres, primos, hermanos y amigos”, revela Jaime, de 36 años.

“Estoy bien, voy al gimnasio y hago Pilates. Ocupo los tiempos de entrenamiento para no perder el estado físico. También estoy estudiando inglés, tengo un campo de dos hectáreas y lo estoy preparando para ver si el día de mañana puedo armar mi escuela de fútbol ahí. Soy de Buenos Aires, pero estoy en Entre Ríos, porque mi señora es de acá. Estamos a cuatro horas de Buenos Aires, tirando hacia Uruguay. Acá es mucho más tranquilo de lo que vendría a ser la provincia de Buenos Aires”, agrega el delantero, quien llegó a Chile en 2010 para actuar en La Serena.

- ¿Espera seguir jugando?

- Tengo muchas ganas, estoy esperando si ahora a fin de año se abre alguna posibilidad de algo que realmente me interese y sea conveniente para darme el último gusto de retirarme, jugar seis meses, un año o lo que venga. Si no se da, estoy agradecido del fútbol por todos estos años y por haberme retirado en Unión Española, peleando algo importante como fue la Copa Chile. También sería lindo terminar en un equipo que me ha dado muchas cosas.

Ampliar
DRAGOMIR YANKOVIC/PHOTOSPORT

- ¿Ha restablecido contactos para ver si surge alguna chance?

- No, todavía no he hablado, tampoco lo he hecho con la gente de Chile. No me he preocupado de querer volver ahora, pero si sale algo que me interesa y por lo menos sea para despedirme, me gustaría. Siempre poniendo en la balanza muchas cosas. Ya fueron muchos años lejos de mis hijos. La prioridad la tienen ellos, quiero verlos crecer, que sepan que tienen un padre presente. Hoy, los valores de la familia para mí son muy importantes.

- ¿Disfrutó a concho estos últimos meses en familia?

- Sí, sí, por supuesto. Hoy, me pongo en el lugar de mi esposa que estuvo acompañándome más de 10 años en la carrera futbolística y entiendo ahora lo que es estar lejos de la familia. Uno cuando está en el trabajo está rodeado de gente, tiene amigos, pero la esposa del futbolista se tiene que insertar sí o sí a las familias de los compañeros de trabajo de uno. Ahora, me toca volver a la realidad, volver a mi tierra y estar cerca de mi familia. Me toca estar ahora a cuatro horas de Buenos Aires, donde está mi familia, pero igual los tengo cerca. Estoy aprovechando los cumpleaños y muchos eventos que me los he perdido en mucho tiempo. Es muy satisfactorio ver a mis hijos cómo van creciendo con su familia, con sus primos, con sus amigos y que ya no se tienen que cambiar de colegio.

- ¿Qué es lo que más echa de menos del ambiente del fútbol?

- Mira, hace como dos meses fui a Chile y pasé por el Santa Laura. Cada vez que voy, paso a saludar a la gente de Unión, estuve con los chicos. Y les decía que extrañaba estar en la mañana en el camarín tomando mate y teniendo las charlas antes de los entrenamientos. Lo lindo del fútbol es compartir en grupo todas las mañanas y después que no lo hagas más se echa de menos bastante. Como todo trabajador que tiene una rutina, dejar de hacerla de un día para otro es algo que se siente.

Ampliar

- ¿Tiene más o menos claro que hará después del retiro?

- Siempre me preguntaron si tenía la intención de ser director técnico y la única vez que hice algo para eso fue en la pandemia (en Chile). Después, recuerdo que tuve a (Martín) Palermo de técnico (en Unión Española) y no nos dejó ir a cursar los lunes, por los entrenamientos. Dejé y después no retomé. Ahora mi idea es tener una escuela (de fútbol) con niños, poder enseñarles lo que uno aprendió en todos los años de la carrera de jugador. Ojalá que puedan llegar a ser grandes futbolistas y sobre todo buenas personas.

- ¿En términos laborales planea otra cosa o dedicarse sólo a eso?

- No, por ahora sólo eso. Han surgido ideas de poner algún negocio o algo parecido, pero no hay nada todavía que me guste tanto como el fútbol. Todavía estamos en veremos.