ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Selección chilena

Las apuestas fallidas de Lasarte

Con el ingreso de Montecinos, el DT implementó una serie de variantes que no tuvieron efecto. Modificó la ofensiva, el sistema de juego y la zona de volantes, pero no hubo caso.

Actualizado a
Las apuestas fallidas de Lasarte
Thiago Ribeiro/AGIF/Photosport

Chile fue superado ampliamente por Brasil en el Maracaná (4-0) y quedó con una mínima opción de acceder, al menos, al repechaje de Mundial de Qatar. En la Roja existía claridad respecto de la dificultad de enfrentar al Scratch, pero de todas formas la goleada pegó fuerte en el plantel, liderado por Martín Lasarte. Tras un primer tiempo en que cumplía el objetivo de conservar el empate hasta que en los minutos finales el local marcó dos tantos, el DT implementó algunas variantes en el entretiempo para modificar el curso del encuentro. Luego, volvió a innovar, pero a la larga no hubo resultados favorables.

El factor Montecinos

En dos minutos Brasil se puso en ventaja y prácticamente aseguró el triunfo antes del descanso, Neymar anotó de penal a los 43 minutos y segundos más tarde Vinicius Junior puso el 2-0 parcial. No quedaba nada para la pausa central y Lasarte se vio en la necesidad de implementar variaciones en la propuesta de juego en busca de equilibrar el marcador. Entonces, dispuso el ingreso de Sebastián Montecinos por Enzo Roco.

Con el ex extremo de Audax Italiano en la cancha, Chile cambió en forma importante su disposición posicional. De partida, la inicial dupla de ataque, compuesta por Eduardo Vargas y Alexis Sánchez, se convirtió en un tridente ofensivo, a raíz de la inclusión de Montecinos por el costado derecho. Llamó la atención que el DT optará por ubicar al tocopillano en el eje del ataque, situando a Vargas como extremo izquierdo. La impresión fue que optó por un ‘9′ con desequilibrio por habilidad y capacidad de asociación en lugar de un hombre en esencia con facultad anotadora. Además, el delantero de Atlético Mineiro venía actuando por los flancos ofensivos en su club.

Montecinos aportó lo conocido: desborde por velocidad, colaboración defensiva a ultranza y espíritu de lucha inclaudicable. Habilitó a Vidal en el posible 1-2, cuando comenzaba el segundo tiempo, pero el volante del Inter de Milán se encontraba en posición fuera de juego. Con el atacante del Xolos de Tijuana en la oncena, Chile pasó a una línea de cuatro hombres en la defensa y el mediocampo quedó con tres integrantes: Claudio Baeza de ‘6′ y Charles Aránguiz y Vidal como interiores o volantes mixtos (sistema 1-4-1-2-3).

Otras variantes

Avanzó el cronómetro en el Maracaná y la Roja siguió evidenciando falta de peso en ataque. Entonces, a los 60′ Lasarte mandó a la cancha a Ronni Fernández. Una sorpresa, porque el ariete de la U había sido convocado de emergencia. Sin embargo, ante las bajas de Luis Jiménez y Ben Brereton era la única opción de centrodelantero neto a la que el uruguayo pudo echar mano.

El ex Santiago Wanderers exhibió gran disposición para presionar en la salida a los centrales de Brasil y moverse constantemente cuando Chile tuvo el balón a fin de emerger como una opción válida de pase. No obstante, intervino poco, porque solo en ocasiones fue habilitado con cierta ventaja para maniobrar con tiempo y espacio ante los defensas rivales. Su presencia implicó también un cambio de sistema de juego: se mantuvieron los cuatro del fondo, pero la zona media quedó con Aránguiz y Vidal en el doble ‘6′ y Sánchez se posicionó de volante ofensivo o mediapunta (esquema 1-4-2-1-3).

A los 76′, Lasarte realizó las últimas sustituciones. Ingresaron Esteban Pavez y Jean Meneses por Aránguiz y Vargas, respectivamente, ocupando las mismas posiciones. La organización espacial se mantuvo y el DT buscó, con otros hombres, darle un cariz distinto al funcionamiento colectivo. El panorama no cambió en la cancha, pues el cuadro nacional tampoco pudo incrementar las aproximaciones hacia el arco local. Es más, y sobre todo en los minutos finales, quedó expuesto en defensa a los ataques veloces y precisos de los brasileños. Perfectamente, los avances pudieron haber concluido en otras anotaciones en la portería de Claudio Bravo.