ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS

Tiene 27 años y ascendió en la banca de un histórico del sur: “Empecé de ayudante”

Osorno volvió al fútbol profesional y actuará en Segunda División. Un DT chileno, con formación en Argentina, estuvo al mando del plantel: “Mi intención es seguir”.

Actualizado a
Tiene 27 años y ascendió en la banca de un histórico del sur: “Empecé de ayudante”

Provincial Osorno volvió al profesionalismo después de un lustro. La escuadra dirigida por el joven DT Diego Martínez, de 27 años, ocupó el segundo lugar en el Campeonato de Tercera División A y acompañará a Linares en la Segunda División 2023. La alegría es gigante en el histórico club, que incluso llegó a actuar durante varias temporadas en la máxima categoría. Tras los festejos, Matínez, quien antes dirigió a Lautaro de Buin y trabajó como videoanalista en Argentina, dialogó con AS y reveló los detalles del importante logro.

“Fue un año súper difícil con más bajos que altos, en algún momento hasta cerca del descenso en la fase regular. De hecho, en el último partido de esta fase, contra Lota Schwager de visita, si perdíamos, descendíamos y si empatábamos o ganábamos, clasificábamos. A los minutos del primer tiempo, íbamos perdiendo 1-0 y con 10 jugadores. Al final, terminamos empatando y logramos clasificar”, afirmó Martínez, desde Valdivia, su lugar de origen.

“Después, en el inicio de la liguilla, los primeros cuatro partidos los perdimos al hilo. En cualquier equipo nos habrían despedido, pero nos aguantaron. También tuvimos la salida de un jugador, por decisión técnica, y los dirigentes igual me respaldaron. De ahí comenzamos a levantar de a poco, estuvimos cuatro fechas últimos, a 11 ó 12 del puntero. De a poco fuimos sumando hasta que fuimos escalando”, agregó el DT nacional.

- Osorno vuelve al profesionalismo luego de varios años. ¿Sigue encendido el ambiente en la ciudad?

- Mira, Osorno es una ciudad no solo futbolera, sino que también muy deportiva. Los últimos cuatro o cinco partidos de local los jugamos, fácil, con 3 mil o 4 mil personas en el estadio, cosa que no se veía desde el 2016. La gente se entusiasmó, se contagió. De visita siempre jugamos con gente. En la última fecha, contra Unión Compañía (de La Serena), ellos no son un equipo con mucha tradición, y lo digo con mucho respeto, y fuimos prácticamente locales en La Portada, un estadio gigante. Nos sentimos muy acompañados.

¿En el peor momento de la campaña siguió pensando que el ascenso era posible?

- Yo estoy desde el primer día en la ciudad, fui el primero en llegar. Estuve en la conformación del plantel, independiente de que antes hubo entrenador (Ricardo Lunari), hasta la fecha siete de la primera rueda. Creo que el infierno fue peor, con los cuatro partidos perdidos al hilo, cuando estábamos peleando para no descender. Sin embargo, sabíamos que, por la calidad de jugadores que teníamos, que en algún momento se nos iba a dar. En un momento ganamos tres partidos seguidos y seguíamos últimos, pero ya comenzamos a salir del fondo. Nos propusimos terminar la primera rueda de la liguilla entre los seis primeros y lo pudimos conseguir.

Martínez en el festejo tras el ascenso.
Ampliar
Martínez en el festejo tras el ascenso.

- ¿Con qué sensaciones está cerrando este 2022?

- El año termina de la mejor manera. Yo ya había dirigido en la categoría, a Lautaro de Buin el año 2015, y en Provincial Ovalle fui ayudante de Jorge Guzmán. Ya conocía la categoría, empecé el año como ayudante de Ricardo Lunari, porque habíamos trabajado juntos también en Deportes Valdivia, como videoanalista eso sí. Allá también trabajé con don Jorge Aravena y también estuve en Argentina con Ariel Holan en Banfield y Defensa y Justicia en la misma función, de videoanalista. En Defensa y Justicia en el primer equipo en el año 2016 y en Banfield en el año 2015, en la reserva, que fue la primera experiencia de Ariel dirigiendo un plantel.

- ¿Cuáles son sus expectativas ahora con este logro tan importante para un club tradicional del sur del país?

- Todavía estamos en el momento de disfrute y descanso. No veía a mi hijo hace mucho acá en Valdivia, las últimas tres veces que vine fueron por el día. Estábamos en plena liguilla y con una presión bastante grande para lo que significa Osorno en Tercera División. Ahora, estoy totalmente a disposición del club, mi intención es seguir, continuar el proyecto que se inició el año pasado, siempre respetando las decisiones que puedan tomar los directivos.

- Usted estudió para entrenador en Argentina, en Rosario. ¿Por qué no lo hizo en Chile?

- Sí estudié una parte acá en Chile, en el Inaf. Yo empecé a los 14 años a trabajar como entrenador en el sur, en el fútbol amateur, de barrio, en escuelas de fútbol. A los 17, cuando salí de cuarto medio, quería tomar una decisión, quería arriesgar y primero tenía que convencer a la familia que me dejaran arriesgar. Entonces decidí irme a Argentina, quería ir, conocer, también irme de la casa. Por ahí pasó todo. Ese mismo año terminé conociendo a Ariel Holan y, al tiempo después, me invitó a trabajar con él.