ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS

Tiene un bar y se inicia como DT: el retiro de una ex figura en Chile

Llegó en 2015 y dejó el fútbol en el torneo local. Pasó por Magallanes y Curicó, y el argentino también es recordado en Iquique: “Estuve meses sin hacer nada”.

Actualizado a
Tiene un bar y se inicia como DT: el retiro de una ex figura en Chile

Gonzalo Bustamante tuvo una carrera futbolística de cerca de dos décadas. El argentino vivió los últimos años del profesionalismo en Chile, a partir de 2015, actuando por Iquique, Curicó y Magallanes. Le fue bien y el mediocampista se convirtió en una de las figuras del Torneo Nacional. Tras su paso por el elenco carabelero en 2021, se retiró para volver a su natal Córdoba, ciudad desde la que conversó con AS. El ex ‘10′ contó qué ha sido de su vida.

“Estoy trabajando en un club con chicos de diferentes edades, nacidos entre los años 2010 y 2007. Es un club que juega acá en la liga cordobesa de fútbol infantil. Estoy bien, estoy contento. Tengo también algunos emprendimientos gastronómicos con algunos amigos y con eso nos vamos llevando. Obviamente que el fútbol, sigue siendo el cable a tierra, lo otro es más renegar con los empleados, con los números, con todo. El fútbol es lo que me sigue dando alegrías”, manifestó Bustamante, quien es recordado mayormente por su etapa en Iquique.

- ¿Su interés era iniciarse como entrenador pronto?

- No, no tanto. Cuando dejé de jugar, realmente no sabía qué quería hacer. Sí siempre tuve la idea de irme por el lado gastronómico, porque me gusta. Era lo que siempre había pensado y me fui primero por ahí. Después apareció una posibilidad en el club y, de a poco, fui dirigiendo una categoría y después fui tomando otras. La verdad es que me gusta mucho.

- Era algo que no estaba en sus planes…

- El club se llama DIEF. Es un club muy lindo, formativo, relativamente nuevo, que está haciendo las cosas bien hace un tiempo. Ahora me agarró el gustito, porque apenas llegué de Chile, cuando me había retirado, ni quería jugar al fútbol. Estaba como un poco cansado de ese mundo y ahora le fui agarrando el gustito de nuevo. Estuve casi un año sin hacer nada.

Bustamante durante su etapa en Iquique.
Ampliar
Bustamante durante su etapa en Iquique. ANDRES PINA/PHOTOSPORT

- ¿Fue una etapa de reflexión o de autoanálisis de lo que había hecho en su carrera?

- Fue para descansar más que todo. Empezar a dejar los hábitos de futbolista de lado, porque fueron casi 18 años de carrera. No le digo sacrificio, porque la verdad es que eso es lo que hace otra gente. Son hábitos como levantarse todos los días temprano, las comidas, las salidas, los descansos, todos los días lo mismo. Eso al final te termina cansando un poco, pero cuesta salir de ahí también.

- ¿Cambió su vida?

- Antes era raro que fuera la una de la tarde y no estuviera comido, por ejemplo. Pero ahora, y con el día a día, de repente hasta me olvido de almorzar. Con eso te digo todo, picoteo algo y sigo. Ahora también estoy disfrutando a mis hijos y el tema de la pandemia aceleró un poco la decisión. Estuve casi nueves meses sin verlos, yo me había separado y los chicos se habían ido (a Argentina) antes de la pandemia. Cuando vi que venía otro año parecido, sin poder cruzar la frontera, como que no valía la pena estar lejos de los chicos.

- ¿Está conforme?

- Estuve como tres o cuatro meses sin hacer nada y disfruté al máximo también a mis hijos. He vuelto a acomodarme a mi ciudad, porque hacía 15 años que no vivía en Córdoba. Acá tengo todo, a mi familia, mis padres, mis hijos, tíos. Esta etapa me sirvió para ver bien qué quería. Y ahora dándole para adelante nada más.

- ¿Cómo le ha ido en el rubro gastronómico?

- La verdad es que pensé que era un poco más fácil (ríe). El negocio es una rotisería, algo que acá es diferente a Chile. Es hacer comidas diarias para llevar, al mediodía, con menús. Después tengo con unos amigos un bar, es un local nocturno, con cócteles, no es para bailar, pero sí para ir y pasar el rato, una especie de pub. También tiene una parte gastronómica. Obviamente que este me gusta un poco más (ríe), pero el otro negocio es el que da un poco más de plata. Hoy en Argentina está muy complicado todo, pero hay que rebuscársela.