ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

La última decisión de Vidal

Actualizado a

Corto y preciso desde el comienzo, así nos evitamos malos entendidos. Lo peor que puede hacer Arturo Vidal es regresar a Sudamérica. Está claro que el DT Simone Inzaghi no lo tiene en los planes del Inter de Milán para la temporada que se avecina en la Serie A y en la Champions League, pero al chileno le queda todavía fútbol de sobra para extender su carrera en Europa. Al menos por un par de años.

El tema es que Vidal parece que ya tiene decidido que su ciclo en el mayor fútbol del mundo terminó. Había surgido la versión de que Galatasaray también lo quiere. Sin embargo, apareció solo un par de veces y paulatinamente fue quedando atrás. Hubiera sido fenomenal: no es Italia, España ni mucho menos Alemania, pero en Turquía la liga la lleva entre los torneos de segundo orden en Europa. Además, el club de Estambul participa regularmente en las competencias continentales.

La realidad hoy es que el chileno se debate entre Flamengo o Boca Juniors. Muchos dan por hecho que ya habría aceptado la propuesta del cuadro de Río de Janiero y solo estaría faltando el anuncio oficial para verlo prontamente entrenándose con sus nuevos compañeros. El asunto viene desde hace mucho, cuando el propio Vidal dijo que le gustaría llegar al club. En los videos que sube a redes sociales no son pocas las ocasiones en que luce la camiseta del elenco brasileño. Tanta predilección por Flamengo, de hecho provocó que en el último partido de la Roja por las Eliminatorias, contra el Scratch, fuera sorpresivamente aplaudido en el Maracaná.

Sometido al dilema de escoger entre Brasil y Argentina, al menos Vidal estaría optando por la liga con mayor similitud a su pasado en Europa, si finalmente llega al club de Río de Janeiro. Es un torneo de mayor jerarquía, con más capacidad económica y la competitividad puede ser parecida a todo lo que ha vivido siempre el chileno. Los hechos son elocuentes en el continente: durante los últimos cinco años, cuatro elencos brasileños se quedaron con la Copa Libertadores (Gremio, Flamengo y en dos ocasiones Palmeiras). Existe una supremacía clara, que solo fue atenuada, en selecciones, por el reciente título de Argentina en la pasada Copa América, precisamente ante el Scratch. Sin embargo, a nivel de clubes no hay discusión.

Jugar en Boca Juniors tiene un valor más emotivo, aparentemente, para Vidal. Por una cuestión lógica, nuestra cercanía siempre ha sido mayor con esa liga. Nos llama la atención lo que pasa allá, conocemos a sus grandes figuras y que un chileno triunfe en Buenos Aires, por ejemplo, parece tener más valor que lo haga en el fútbol de los pentacampeones mundiales. Sería una maravilla que el volante de la Roja se insertara en el equipo y entregara todo lo que ha dado siempre. Los argentinos, sin duda, lo “amarían”. Pero ese torneo está muy por debajo del Brasileirao y Boca Juniors no ha andado como sus hinchas se lo exigen permanentemente, pese a algunos logros locales. Le ha costado mucho en la Libertadores y este martes tiene un dura prueba, en el duelo de vuelta ante Corinthians, por avanzar a cuartos de final.

El único club que sacó la cara por los trasandinos últimamente fue River Plate. Los dirigidos por Marcelo Gallardo ganaron la Libertadores en 2015 y 2018, mientras que Boca Juniors logró el último título hace 15 años, en 2007. Durante todo este tiempo, solo llegó a la disputar la final contra Corinthians (2012) y precisamente frente a su archirrival (2018). Se ve difícil que Vidal pueda concretar con los xeneizes uno de los objetivos que le falta en su gran carrera: ganar la Libertadores a falta de no haber podido obtener la Champions League. Llegó a la final con Juventus, durante la temporada 2014-2015, pero el cuadro italiano cayó ante el Barcelona de Messi y Neymar.

En Flamengo, el chileno tiene más posibilidades de concretar ese sueño. Los brasileños solo empataron un partido en la fase de grupos en una zona en la que también estuvo Universidad Católica. Sin agitarse mucho, avanzaron a octavos de final y, en esta etapa, iniciaron su andar con una victoria de visita ante Tolima, en Colombia. Junto a Palmeiras son candidatos de plomo para disputar el título. Si finalmente suman a Vidal, pueden quedar más cerca de repetir el título de 2019. Sería, además, otro logro en la extraordinaria trayectoria del hombre de la Roja y aplacaría, en parte, su inentendible falta de interés por seguir en Europa.