ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Un crack vuelve a Chile

Actualizado a

Es la noticia del momento en el fútbol chileno. Universidad Católica tiene todo listo para que Mauricio Isla vuelva al club donde se formó, luego de su importante carrera en el exterior. Solo falta que el lateral derecho acuerde su salida del Flamengo para que, en los próximos días, sea presentado en San Carlos de Apoquindo como nuevo integrante del plantel que conduce Ariel Holan. Puede ser el cierre ideal, para los cruzados, de un ciclo que comenzó en 1998. Entonces, Isla se sumó al fútbol formativo del club, pero todo no finalizó como se esperaba, con su debut en el primer equipo de la UC. Antes se marchó del país, fichó en el Udinese y, todavía siendo juvenil, inició su etapa internacional.

Sería un gran aporte para el Campeonato Nacional. Contrariamente a lo que muchos puedan pensar, Isla aún se encuentra en un momento de plena vigencia. No olvidemos que solo hace algunos meses disputó, ni más ni menos, la final de la Copa Libertadores, como titular en Flamengo frente a Palmeiras, en el Centenario de Montevideo. Hoy alterna en el cuadro de Río de Janeiro, pero tampoco es que esté “borrado” de la titularidad. Por ejemplo, actuó desde el primer minuto en la victoria de visita precisamente contra la UC en la Copa Libertadores. Entra y sale del equipo, aunque el panorama podría variar ahora con la salida del DT Paulo Souza y la llegada de Dorival Junior. Tal vez, el nuevo escenario tiene que ver en la decisión que está tomando el chileno.

Lo que hace un poco de ruido en el posible fichaje es que todos siempre pensamos que si Isla volvía al país, lo iba a hacer a Universidad de Chile. La percepción colectiva no fue gatillada solo por el propio jugador del Flamengo. Claro, surgió porque el hombre fue sincero y admitió que posee predilección por el cuadro azul. Sin embargo, en muchas ocasiones que estuvo acá y precisó entrenarse junto a un plantel profesional para conservar su nivel de forma, apareció por el CDA, en La Cisterna, ataviado con la indumentaria del elenco estudiantil. Allá le abrieron las puertas y comenzó a surgir esa día.

No obstante, las señales del último tiempo fueron en sentido contrario, y en buena hora ocurrió. Consultado por su paso por el fútbol formativo de la UC, habló más que otras veces y no ocultó el agradecimiento al club: “Le debo mucho, me ayudaron durante nueve años a crecer como futbolista”. Los dichos de Isla no pasaron inadvertidos y lo valioso, en todo esto, es que fueron vistos como un gesto de nobleza genuina, sin ningún afán de utilidad posterior. A lo mejor, esto último influyó para que en San Carlos de Apoquindo se platearan la opción de llevarlo de vuelta al club.

Si vuelve, va a jugar altiro en la UC. Una de las primeras señales del DT Ariel Holan fue que no estaba a gusto con el funcionamiento del sector derecho de la defensa. El argentino sorprendió con la titularidad de Aaron Astudillo en sus duelos iniciales en el Campeonato Nacional. En un momento intentó con Gonzalo Tapia como lateral-volante y, en el último partido contra Antofagasta, actuó en el puesto Tomás Asta-Buruaga. Está claro que, en su segundo ciclo en el club, el trasandino espera otros contenidos de juego en esa función. Al parecer, tampoco los ofrece Raimundo Rebolledo, aunque este ha debido lidiar últimamente con las lesiones.

Los jugadores “externos” poseen un papel crucial en el modelo de juego que intenta desarrollar Holan. El DT suele actuar con laterales y extremos o punteros, conformando duplas de ataque y defensa por cada sector. Isla lleva décadas cumpliendo con en esta funcionalidad y la llevó al paroxismo en su mejor momento en la Selección. Ofrece salida comprobadamente clara en el inicio del juego, es un apoyo constante y aportativo en la construcción de fútbol y lo mejor del lateral derecho surge en la fase final del proceso ofensivo. Cuando anota, ataca como delantero (así marcó contra Paraguay precisamente en San Carlos de Apoquindo) y si tiene que asistir, no le quedaría mal el 10 en la espalda. En muchas ocasiones, encuentra con regularidad al delantero mejor ubicado para la finalización. Si finalmente es presentando en la UC, con ello ganaría no solo el club, sino que también todo el fútbol chileno.