Estás leyendo

Nadie daba un peso por ellos

Nadie daba un peso por ellos

Seamos sinceros. Es mejor ponerse colorado una sola vez que diez veces rosado. Nadie daba un peso por esta selección chilena sub 17. Si aparece alguno argumentando lo contrario, no le crea. Es un oportunista. Como diría Luis Santibáñez, intenta vanamente subirse al carro de la victoria.

Hay diferentes maneras de ver la clasificación nacional al Mundial de India. Pero ninguna es más potente que las cifras que están encima de la mesa. Chile clasificó a la máxima cita de la categoría una fecha antes del cierre.

Eso comúnmente no nos pasa. Y tiene chances reales de ganar el Sudamericano, algo que nunca ha pasado en los torneos sub 20 y sub 17. El resto es música.

Chile fue creciendo en su rendimiento. Eso es un mérito. Un plantel que quizás no tenga los cracks que han desfilado en otras generaciones. El técnico Hernán Caputto, quien trabajó en silencio sin prometer nada, se dio cuenta de los atributos del equipo y también de sus falencias. Algunos rasgos a considerar pensando en el porvenir. La estatura del equipo está mucho más arriba del promedio de los combinados nacionales. Hizo siete goles. Cinco de ellos fueron mediante cabezazos. Cinco con el expediente del balón parado. Los clásicos goles que le hacían a Chile, ahora los convertía. Los partidos que antes se jugaban bien pero se perdían, ahora se jugaban regularmente, pero se ganaban.

No hay estrellas, pero todos corren. Si a uno le gusta o no como juega el equipo es irrelevante. Hace varios años Chile vive un cambio que no es futbolístico, es cultural. Ya no hay conformismo. Se busca ganar. Y cuando se pierde ya no da lo mismo. Duele. Molesta. Como la sub 20 que fracasó en Ecuador.

Tienen 16 años estos jugadores. Error sería sacar conclusiones apresuradas. Ni hablar de recambio ni mucho menos. Pero hay buenas señales. Dentro y fuera de la cancha.

Dios es guionista de fútbol. La historia es redonda, perfecta. El día en que Gastón Zúñiga acertó el cabezazo contra Ecuador que le daba la clasificación a Chile al Mundial de India, se cumplían 20 años exactos desde que la sub 17 de Vladimir Bigorra le ganaba a Paraguay por 2-1, con goles de Milovan Mirosevic y Rodolfo Madrid, consiguiendo boletos para el Mundial de Egipto. En esas dos décadas Chile jugó solo el Mundial en que fue anfitrión. No clasificó a ninguno.

Un equipo ordenado. Pragmático. Poco vistoso. Pero demuestra que no hay mayor virtud que el trabajo. No hay otra receta. Nadie daba un peso por este equipo. Y capaz que sea campeón del torneo. Eso es bastante. Mucho más de lo esperado.

0 Comentarios

Mostrar