Aníbal Carvallo: "Fue chocante ver el pie fuera de su lugar"

U. de Concepción

Aníbal Carvallo: "Fue chocante ver el pie fuera de su lugar"

Aníbal Carvallo: "Fue chocante ver el pie fuera de su lugar"

El delantero fue operado y ya inicia la recuperación de una impactante fractura en el tobillo. "Estoy en cama. Es tedioso, porque estoy sin hacer nada", cuenta.

El 29 de julio pasado, el delantero de Universidad de Concepción Aníbal Carvallo no podía creer lo que veía, tras una disputa corriente del balón con el defensa de Temuco Yerko Águila. En un duelo de la Copa Chile, el atacante sufrió una luxofractura en el tobillo derecho y el pie le quedó completamente fuera de lugar. Tuvo que ser operado, le instalaron una placa de titanio y también varios tornillos.

Hoy, Carvallo se recupera en su casa, en Concepción. “Estoy en cama. Es tedioso, porque estoy sin hacer nada. Veo tele, juego PlayStation, buscando en que entretenerme. Igual puedo salir, pero prefiero no moverme, quedarme en la casa. Prefiero estar tranquilo nomás, estar con el pie en alto, como me recomendó el médico. Tengo que estar tranquilo nomás, con paciencia. Me visitan mis amigos y también veo hartas series por Netflix.”, dice el penquista a AS Chile.

“Tengo la imágenes de la cirugía y es impactante ver tantos tornillos y la placa en el hueso, donde me operaron. Es como raro, pero tengo un compañero al que le pasó exactamente lo mismo. Me dice que después a uno se le olvida que tiene eso ahí y no molesta nada”, expresa.

“Todavía siento un poco de dolor, pero con los antibióticos disminuye un poco. Todavía duele y me punza la pierna. Tiene que cicatrizar bien la pierna de la operación. Es un dolor llevadero, no es algo así como desesperante, que no se pueda estar tranquilo o que se pueda dormir. Es soportable y se hace llevadero con los medicamentos”, agrega el atacante, quien realizó un break para romper con la monotonía.

“Me había tocado reposo absoluto, pero me junté con mis compañeros para compartir con ellos en un asado. Ahora volví al reposo absoluto durante toda esta semana. La próxima comenzaré con un poco de movilidad y también partirán las sesiones de kinesiología”, cuenta.

Sobre el momento exacto de la lesión, Carvallo recuerda que “la cancha estaba barrosa ese día (en Yumbel). El dolor no fue tanto cuando me lesioné, pero lo que más me impresionó fue ver el pie fuera de su lugar normal. La imagen fue chocante, eso fue lo principal. El dolor no era tanto y, cuando entró el paramédico, lo único que le dije fue que pusiera nuevamente el pie en su lugar. Eso fue lo más impactante”.

“Después que me entablaron el pie, no me dolía tanto. Era como el dolor que uno siente cuando tiene un esguince. En la noche el dolor fue mayor, porque como que se acabó el efecto de la adrenalina y la zona estaba más fría”, añade al penquista, quien había superado otra delicada dolencia pocas semanas antes.

“Prácticamente, venía reapareciendo en el equipo cuando me volví a lesionar. Alcancé a jugar dos fechas en el torneo anterior, contra Antofagasta y Universidad Católica. Después, hice toda la pretemporada y alcancé a jugar un par de partidos en la Copa Chile. Me había cortado el ligamento cruzado y el lateral colateral de la rodilla derecha”, explica.

Ante Nacional de Paraguay, Universidad de Concepción debutará en la Copa Sudamericana el jueves 13 de agosto. Además, dirimirá con Universidad de Chile quién será el supercampeón de Chile, en un duelo que se jugará el 30 de septiembre próximo. Carvallo se ilusionaba con actuar en los encuentros.

“Lo que más me tenía un poco triste es que ahora comienza una seguidilla de partidos importantes para el equipo y no voy a poder estar. Iba a tener esa posibilidad y sobre todo en instancias internacionales y de definición. Eso es lo que más me tiene achacado, pero qué le vamos a hacer. Hay que estar tranquilo nomás y solamente pensar en recuperarse pronto para volver a jugar”, apunta.

Finalmente, no todo ha sido negatividad para el delantero del equipo que dirige Ronald Fuentes. “Por suerte los médicos acortaron el tiempo en que voy a estar sin jugar. Me dijeron que si todo andaba bien, en cuanto a la recuperación y sus tiempos, en dos meses y medio podría volver a entrenar. Mis compañeros, el profe y la gente del club han estado muy preocupados de mí. Eso lo agradezco mucho”, manifiesta.

0 Comentarios

Normas Mostrar