Un nuevo rumbo

Sellada ya la elección de Arturo Salah como nuevo presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional podemos mirar el futuro con optimismo. Un hombre de comprobada experiencia, que estuvo en casi todos los cargos o posiciones posibles en el fútbol profesional, desde jugador hasta presidente de un club y con un paso en la política, como subsecretario del antiguo Chiledeportes.

De algo hay que estar seguro. El nuevo presidente de la ANFP “tiene camarín” algo que siempre se dijo que hacía falta en la testera del fútbol nacional. Con esto, las negociaciones con los jugadores o con los técnicos serán en el mismo idioma. Salah sabe de esto, estuvo en la cancha, en la banca y en el sillón.

De ahora en adelante, lo importante es trabajar con todo para mejorar la imagen del balompié chileno, recuperar la autoestima y, especialmente, la alegría de los hinchas en los estadios.

Si me preguntan, la prioridad número uno es trabajar fuertemente en erradicar la violencia de los estadios. Que ir a ver al equipo de los amores, en vivo y en directo, sea un panorama familiar para todos quienes gustan del deporte más popular del mundo. Segundo punto, pero tan importante como el primero, mejorar las categorías de base y los campeonatos juveniles. Sin eso, llegar al Mundial de Qatar 2022 se ve muy lejano.

La continuidad del técnico de la selección adulta es un punto importante, pero me parece que secundario en relación a todo lo que hay que hacer. Es decir, recuperar la credibilidad y honorabilidad de la disciplina es algo fundamental. Por supuesto que el orden administrativo también debe ser uno de los puntos destacados de la tabla de trabajo.

Espero que estas tareas se empiecen a cumplir desde el mismo 4 de enero y que el trabajo sea constante y arduo. Conmigo podrán contar para todo lo que tenga que ver con mejorar la gestión e imagen del fútbol chileno.

El nuevo rumbo debe notarse desde el primer minuto del partido. Hay que salir a presionar al rival, a coparle todos los espacios para que no tenga chances de movimiento, apretarlo desde la salida del área para tener así más oportunidades de ganar este partido.