FÚTBOL CHILENO

Wanderers y Cobreloa: dos históricos cerca de la quiebra

Ambos clubes sufren una grave crisis económica que amenza su futuro. La falta de recursos y errores administrativos generaron el complejo escenario.

Wanderers y Cobreloa: dos históricos cerca de la quiebra
Jonathan Mancilla

El fútbol chileno se está cayendo a pedazos. A la delicada situación institucional que vive la ANFP, se suma ahora una serie de líos económicos que afectan a dos de los clubes más tradicionales del país: Wanderers y Cobreloa, que se encuentran actualmente muy cerca de declarse en quiebra.

La situación del club de la Quinta Región cambió radicalmente el pasado 8 de enero, luego que el máximo accionista Nicolás Ibañez, anunciara su salida de la consecionaria que maneja el club y pidiera de paso el pago de una deuda que alcanza los 1.000 millones de pesos.

En la institución acusaron el duro golpe. La dirigencia de Jorge Lafrentz tuvo que tomar drásticas decisiones para restablecer el orden financiero: no hubo refuerzos, se planteó la necesidad pagar en cuotas los sueldos del plantel, y se evalúa finalizar por anticipados los contratos más caros, entre los que se cuentan David Pizarro, Carlos Muñoz.

Pese a comenzar con el pie derecho en el Torneo de Clausura, el técnico del equipo Alfredo Arias, es consciente de la inestable situación. "A los jugadores se les habló de quiebra, es una herramienta que tienen los directivos para salir de esta situación. ¿Pizarro? Esperamos contar con él, pero es una posibilidad que lo contraten en Italia", reconoció el DT a AS Chile.

La crisis sin fin de Cobreloa

Más al norte la realidad institucional de Cobreloa es aún peor. "El club está está quebrado, la gente tiene que saber esa situación", afirmó tajante, Walter Aguilera, presidente de la comisión de fútbol esta semana. "Para cambiar esto, alguien tendrá que meterse la mano al bolsillo y pagar todas las deudas pero eso no va a pasar acá", asume.

Luego de diversas señales de alerta durante el segundo semestre del 2015, la situación tocó fondo la semana pasada, donde tres jugadores estuvieron a punto de ser desalojados de sus departamentos por no pago, el plantel tuvo que firmar la planilla sin recibir el cien por ciento de su sueldo, y algunos funcionarios

"Es importante que todos se den cuenta que si esto no se arregla pasaría lo mismo que con Santiago Wanderers", siguió Aguilera en El Mercurio de Antofagasta. "La diferencia es que ellos tuvieron la sangre fría para asumir su mal momento, y acá pecamos de optimismo, y nos estamos haciendo los locos".