Temas del día Más temas

La Roja

Pizzi frente a Sampaoli: plantel más amplio y estilo flexible

En la Copa Centenario, el reemplazante del casildense fue desarrollando los dos aspectos que lo desmarcan del proceso anterior en la Selección.

Pizzi frente a Sampaoli: plantel más amplio y estilo flexible
Aton Chile

En cerca de seis meses en la Roja, Juan Antonio Pizzi ha obtenido un gran logro. Con pocas jornadas de trabajo, porque los ciclos de entrenamiento fueron escasos, el DT disputará su primera final con Chile e inmediatamente surge el paralelismo lógico con la labor de Jorge Sampaoli, quien obtuvo la Copa América pasada.

Al respecto, existen dos ejes de trabajo que marcan una nítida diferencia en las faenas cumplidas por ambos argentinos en la Selección. Tienen que ver con la participación o intervención de los integrantes del plantel y con el desarrollo de una idea de juego en la cancha.

La crítica más recurrente a Sampaoli en su gestión daba cuenta de su escaso margen de maniobra en cuanto a los futbolistas a emplear. El ex técnico de la Roja se desempeñaba únicamente con un grupo de 14 ó 15 jugadores y desde ahí no salía. La muestra más palpable fue en el Mundial Brasil. Realizó siempre los mismos cambios en los partidos y quedó la sensación de falta de una mayor versatilidad en las sustituciones.

En la Copa Centenario, el asunto ha sido distinto con Pizzi. Contra Argentina, el entrenador partió con su formación ideal. Sin embargo, el rendimiento fue bajo y, a partir de ahí, inició la búsqueda de una oncena que mejorara la prestación general.

Hasta la victoria ante Colombia, Chile ha empleado a 20 de los 23 futbolistas inscritos en la competición. Sólo el ariete Nicolás Catillo y los arqueros Johnny Herrera y Cristopher Toselli no han actuado. Existe un equipo base, que nadie discute, pero a ellos se pueden agregar varios otros jugadores: Edson Puch, Francisco Silva, Enzo Roco, Erick Pulgar, Mark González, Pedro Pablo Hernández y Mauricio Pinilla.   

El otro aspecto distintivo de Pizzi está vinculado con el desarrollo de un modelo de juego dúctil y flexible. En el 7-0 contra México, la Roja ahogó a su rival y no lo dejó jugar. Frente a Colombia, en semifinales, todo fue más práctico: reagrupamiento defensivo y transición ofensiva veloz para dañar al rival.

Con Sampaoli en la Roja, todo el mundo sabía cómo jugaría Chile. Tal vez cierta indefinición surgió en la transición del paradigma desde Marcelo Bielssa hacia el Juego de Posición. Pero una vez afinada la modificación de estilo, la idea fue inconfundible.

Tanto, que en la derrota contra Uruguay, en Montevideo, por las Eliminatorias, el equipo debió haberse ajustado al tipo de partido planteado por el local. Sin embargo, Sampaoli, en lo que sería su despedida, siguió en lo suyo (triangulaciones, abrir la cancha e intentar recuperar pronto el balón) y al final fue una derrota dolorosa.