Chilenos por el mundo

La particular historia del Colo Colo que brilla en Finlandia

El club europeo fue fundado en el 1988 por un grupo de chilenos exiliados y el 2015 ascendió a la quinta división. Tiene dos jugadores nacionales.

La particular historia del Colo Colo que brilla en Finlandia

A semanas de que comience el fútbol chileno, Colo Colo cierra detalles con sus últimos refuerzos. El objetivo en el Apertura es alcanzar el título para poder clasificar a la próxima Copa Libertadores. Sin embargo, a más de 13 mil kilómetros de distancia existe otro Colo Colo, sin presiones, que celebra su último logro: el ascenso a la Quinta División de Finlandia.

Se trata de un club de Helsinki -capital de aquel país- fundado por chilenos en el 1988. El grupo llegó a Europa por el exilio durante la dictadura de Augusto Pinochet, pero -pese a los duros hechos que ocurrían en el país- decidieron llevar el nombre de un Mapuche a otro continente.

"Nuestra idea es disfrutar del deporte y otras actividades, como fiestas y viajes. Es un ambiente amigable y respetamos a todos los componentes", es el mensaje con que se presentan. 

No obstante, en la cancha viven como si todo fuera profesional. Existen dos equipos con el mismo nombre: uno subió de categoría (5°) tras lograr el cuarto lugar -de 17 equipos- en el 2015 y el otro se mantiene en la Sexta División.

"La meta de este año es permanecer en la categoría y el próximo año intentaremos obtener un nuevo ascenso", explica el presidente del club, Daniel Sarmiento. "Lo que más nos importa es integrar a los extranjeros. La mitad del equipo es finlandés y el resto de diferentes partes del mundo: Gran Bretaña, Canadá, España, Alemania y Cuba, etc", agrega a AS.

La figura: fútbol y amor

De todo el plantel, hay dos jugadores chilenos. Uno es José Reyes, que llegó al equipo en la década del 90' y ha vivido casi toda la historia del club. El otro es César Sánchez, un atacante que lleva alrededor de tres años en Europa y que poco a poco se transforma en una de las estrellas del equipo.

César Sánchez, de rojo, defiende a Colo Colo en Finlandia.

"Cuando llegué, fui a una prueba de tres prácticas y me llamaron altiro para decirme que entraba. Acá en Finlandia debes hacer algo sí o sí, o te vuelves loco. Mis amigos se mueren de la risa porque les digo que ¡soy jugador de Colo Colo y del fútbol europeo!", cuenta el joven nacido en Santiago.

Cuando niño, estuvo en la Escuela de Lizardo Garrido, pero un problema en la rodilla lo alejó del fútbol. Sin embargo, el destino le dio una segunda oportunidad en Europa, hasta donde llegó por amor.

"Conocí a una finlandesa en Chile, quedó embarazada y me vine a hacer responsable. La relación no funcionó, pero me quedo aquí por mi hijo", relata el futbolista de 28 años que también es hincha del Colo Colo chileno. "Mi ídolo siempre ha sido Barticciotto, pero Paredes ha hecho historia en el último tiempo", señala mientras hace dormir al pequeño que motivó su giro en la vida.

Sánchez, junto a sus compañeros, juegan fútbol en verano y futsal en invierno. "Sería imposible hacerlo con -20 grados", aclara antes de revelar su mayor sueño. "Ojalá Pizzi se fije en mi", lanza entre risas. Sabe que eso no ocurrirá, pero al segundo retoma la seriedad para pensar en su meta más alcanzable: jugar en la Cuarta División de una liga europea, una esperanza que nadie le quita.