Las palabras de Isla

Antes de que se jugara la séptima de la clasificatoria, cuando llegaban los jugadores para disponerse a las órdenes de Pizzi, se esbozó una pequeña polémica en torno a las declaraciones sobre el potencial de esta selección. Arturo Vidal, con esa personalidad que tanto le celebramos dentro de la cancha comentaba que Chile era una de las tres mejores selecciones del mundo. Mauricio Isla, que es un poco más callado, no estaba tan de acuerdo con eso.

Se jugó el partido con Paraguay, con la derrota que ya todos vimos y me quería centrar en las palabras del Huaso al finalizar el encuentro, donde explicó de muy buena manera el juego y el tenor de sus dichos días atrás.

Somos de los mejores del mundo cuando jugamos como equipo, cuando jugamos como una suma de individualidades, no tanto. También dijo que el plantel entró a la cancha muy confiado, muy relajado y que eso les costó el partido. Sinceridad a prueba de balas y muy reconfortante en un mundo en que poco se ve de autocrítica.

El fútbol es un juego de equipo, hay 11 jugadores dentro de la cancha, 12 más afuera que son parte del plantel y un cuerpo técnico que dirige. Es decir, nadie brilla por sí sólo. Ni Pelé, ni Maradona, ni Messi, ni Cristiano Ronaldo serían lo que son sin la compañía de 10 compañeros que se la juegan con todo en 90 minutos. No tienen para que ser amigos, sólo tener el objetivo claro como conjunto. Cuando llegué a Peñarol de Uruguay, nos paseamos por todo el mundo, era un equipo campeón del mundo, éramos todos super amigos? No, nos defendíamos a muerte dentro de la cancha? SI.

La verdad es que en lo único que creo que se podría haber extrañado a Bravo es en la ascendencia que tiene en el plantel, por cómo se dio el partido, habría tenido más manejo con un árbitro que quiso ser protagonista.

Al final, ¿Estaba equivocado Vidal con lo que dijo al llegar a Chile? No, tiene toda la razón. Chile hoy es de las mejores selecciones del mundo. Pero eso conlleva una responsabilidad enorme. No puedes entrar dormido al partido, porque ahora todos te quieren bajar de la cima. Llegar arriba es relativamente fácil, mantenerse es lo difícil. Y siempre hay que tener en cuenta que se juega en equipo.

Las palabras de Mauricio Isla cobran un valor más importante ahora, cuando hay que levantarse de la derrota… Juntos, como equipo.