Temas del día Más temas

RUMBO A PLAYOFFS

Siete puntos o menos definen quien vive o muere en la NFL

El cambiante panorama de postemporada se explica fácilmente con el récord de los equipos en partidos definidos por un touchdown.

Ciudad de México
Siete puntos o menos definen quien vive o muere en la NFL
Michael Reaves AFP

El legendario coach de baloncesto de UCLA, John Wooden, dijo entre sus múltiples frases célebres que “lo importante no es quien empieza el partido, sino quien lo termina”. Esa, al igual que muchas de las citas de Wooden, aplican para varios aspectos de la vida. O, en este caso, a varios deportes.

Cuando estamos por comenzar la recta final de la temporada de la NFL, saber “quien termina los juegos” _ como lo pone Wooden en el aspecto individual y yo me tomo la libertad de llevarlo al general _ toma cada vez más importancia.

Cerrar los juegos, particularmente en esta temporada en la que hay muchos partidos definidos por siete puntos o menos, es la diferencia entre la semana 17 y la postemporada.

El panorama de playoffs en la NFL es uno que cambia semana a semana, pero hoy a miércoles 23 de noviembre de 2016, solo seis equipos que jugaron postemporada en 2015 estarían realizando ese viaje nuevamente esta campaña. Seis de 12. Piensen en eso un momento: (Cincinnati, Pittburgh, Minnesota, Green Bay, Carolina y Arizona).

No es que Carolina se haya vuelto malo de la noche a la mañana, o que los Giants tropezaran con la lámpara de Aladino. Todo está en cerrar la puerta.

Sí, obviamente hay equipos que han decepcionado y a los que se les puede apuntar como fracasos, y la lista empieza con los Panthers y continúa con Packers, Bengals, Cardinals y Steelers.

Ahí, en menos de un renglón, están cinco de los seis equipos que no entrarían en playoffs en años consecutivos. .

Me imagino que querrán evidencia de lo que estoy hablando. No se preocupen, soy un hombre casado, estoy acostumbrado a que me pidan que compruebe todo lo que digo, hago o pienso. Aquí la tienen las pruebas.

Esos cinco equipos, nuestro grupo de muestra: Cincinnati, Pittsburgh, Green Bay, Carolina y Arizona, jugaron en 2015 un total de 32 partidos decididos por siete puntos o menos. Su marca fue de 21-11 en esos cotejos, y todos, salvo los Packers (2-3) tuvieron marca ganadora en ese tipo de encuentros.

Una vuelta completa al calendario y lo que era blanco ahora es negro para esos cinco conjuntos, que suman 23 partidos decididos por un touchdown (y su respectivo punto extra) o menos. Su registro: 7-14-2.

Creo que ya va tomando forma lo que les quiero explicar. ¿No?

Ahora hablemos del otro lado del espectro, de cinco de los seis equipos que volverían a playoffs en 2016, luego de tener marcas paupérrimas una temporada atrás: Ravens, Raiders, Cowboys, Giants y Lions.

¿Saben cuál es el cambio más notable entre ellos a la fecha? No, no es la ausencia de Tony Romo, es su capacidad para alterar su destino en los partidos apretados.

Sí, sí, ya sé. Pruebas.

En 2015, Baltimore, Oakland, Dallas, Giants y Detroit definieron 49 de sus encuentros por siete o menos, y solo ganaron 19 victorias: .387 de efectividad y ustedes quejándose de mis pronósticos.

Ahora, en 2016, esos cinco afortunados, tienen 38 partidos decididos por el margen establecido, incluyendo los 10 que lleva Detroit en todo el año y nueve más de los Giants. El récord es el que se esperaría de equipos en el panorama de postemporada: 27-11.

Hay quienes encuentran la diferencia en una fuerte agencia libre y un cambio de entrenador como los Giants (3-8 en 2015 y 7-2 en la actualidad). Hay quienes lo sufren al descuidar el talento que se fue como los Bengals (4-3 en 2015 y 1-2-1 en 2016). Ambos casos en juegos de un touchdown de diferencia.

Hay casos que no se explican como los Panthers o los Cardinals, que simplemente dejaron de ejecutar, sufrieron de excesos de confianza o leyeron los pronósticos que se publican los jueves en As.

Para algunos de ellos, la temporada está fuera del alcance o simplemente sin margen de error, para otros es cuestión de afinar algunos detalles y dar gracias por estar en una división floja.

Caso contrario, muchos de los aspirantes que hoy estarían en playoffs, también deberían agradecer su buena fortuna y no pensar demasiado en el calendario para cerrar la temporada, no vaya a ser que sus aspiraciones de playoffs se queden en eso, en aspiraciones.