Michael Floyd irrumpe como arma secreta de los Patriots

Dolphins 14 – Patriots 35

Michael Floyd irrumpe como arma secreta de los Patriots

Michael Floyd irrumpe como arma secreta de los Patriots

Reinhold Matay

USA Today Sports

El ex receptor de los Cardinals consiguió un touchdown en su primera recepción con New England y ayudó a conseguir otro con un bloqueo escalofriante.

En una tarde de partidos a medio gas, Patriots y Dolphins saltaron al campo poniendo toda la carne en el asador. Unos buscando asegurar el seed 1, y otros soñando con que sonara la flauta, y se dieran una serie de resultados que les llevara a Houston, y no a Pittsburgh, en la semana de wild card. Al final, los de Boston confirmaron los pronósticos, y quien quiera impedir que se alcen con el título de conferencia tendrá que ganarles en su fortín de Foxboro. Y los Dolphins tendrán que viajar al cruce de los tres ríos para intentar dar la sorpresa en la guarida de los ‘Señores del Acero’.

Otro de los alicientes del partido fue ver cómo los Patriots afinaron la maquinaria para llegar a postemporada en el mejor momento de forma.

En el aspecto ofensivo, la gran novedad de New England fue la irrupción de Michael Floyd, el receptor que Arizona despidió por su bajo rendimiento y actitud fuera del campo. Visto lo visto, ya no hay dudas de que McDaniels pretende convertirle en una de las armas secretas de estos Patriots durante los playoffs. En su primera recepción consiguió un touchdown y también fue clave en la siguiente anotación de su equipo, un touchdown de 77 yardas de Edelman que hubiera sido imposible sin un bloqueo escalofriante de Floyd a Lippett, que salió del campo conmocionado.

Michael Bennet en el primer drive del partido, una serie majestuosa de siete minutos y medio, y Legarrette Blount en una carrera de una yarda, firmaron los otros touchdowns del equipo de Boston, que tuvo siempre el partido controlado pese a que no pudo sentenciarlo hasta mediado el último cuarto. Brady completó 25 de 33 para 276 yardas y 3 touchdowns en una nueva actuación quirúrgica en la que movió el ataque con su maestría habitual, como si no estuviera haciendo nada.

En el aspecto defensivo, los Patriots confirmaron que han encontrado la solución para los agujeros que dejaron Chandler Jones y Jamie Collins en el front seven. Trey Flowers, un defensive end de 23 años que en su año de rookie no tuvo ninguna oportunidad, convenció lo suficiente en la primera mitad de temporada a Belichick como para que éste decidiera prescindir de Collins. Desde entonces es titular y se ha convertido en un nuevo jugador polifacético, como les gusta en New England, capaz de generar mucha presión al quarterback rival y cerrar puertas a la carrera hasta el punto que Ajayi rehuyó su lado durante todo el partido. Una semana más, se convirtió en decisivo para su equipo.

Pero lo más apasionante del choque llegó cuando Adam Gase, entrenador de los Dolphins, consiguió poner en marcha un juego de carrera imaginativo a partir del segundo cuarto. Entonces se produjo una terrible batalla táctica en la que Jarvis Landry, Kenny Stills y Devante Parker por un lado, y Eric Rowe, Logan Ryan y Malcolm Butler por el otro, entraron en un cuerpo a cuerpo que durante muchos minutos pareció clave para decidir el choque.

Durante muchos minutos parecía que se estaba imponiendo el juego aéreo de Miami. Landry anotaba un touchdown antes del descanso, y Stills volvía a conseguir otro en la primera serie de su equipo de la segunda mitad, mientras la secundaria de New England no encontraba la fórmula para frenar el aluvión, e incluso parecía desconcertada y fuera de sitio en muchos momentos. Rowe empezó hombre a hombre con Parker y Butler seguía a Landry, mientras Logan Ryan sigue pareciendo mucho más cómodo en el campo jugando en el nickel. Desde la irrupción de Rowe mediada la temporada, y su progresión que le ha llevado a un papel protagonista en los últimos partidos, la secundaria de New England había parecido mucho más sólida, y de hecho lo fue en los primeros compases del partido, cuando Ryan consiguió una intercepción a Moore y los Dolphins eran incapaces de mover las cadenas. Sin embargo, pasado ese primer arreón, los Dolphins ajustaron y pusieron en jaque a New England, que tenía muchos problemas para frenar un sistema con múltiples receptores que también dejó en evidencia a los linebackers en cobertura.

Los de Miami llegaron a ponerse 20-14 en el tercer cuarto, y en esos momentos le estaban jugando de tú a tú a New England. Parecía que había partido. Sin embargo, el tochdown de 77 yardas de Edelman, y un fumble de Damine Williams en la yarda nueve de New England, cuando la secundaria estaba volviendo a verse sobrepasada, cerraron un encuentro en el que los Patriots parecieron más que afinados de cara a postemporada, con todas las piezas en su sitio, y los Dolphins se confirmaron como un equipo peligroso, pero que necesita evitar cometer errores puntuales para poder competir con los más grandes en enero.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS DEL PARTIDO

 

0 Comentarios

Normas Mostrar