Competición
  • Liga Chilena
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
  • MotoGP
  • Premier League
  • Serie A

Nadal gana una batalla a Zverev y crece en el Abierto de Australia

ABIERTO DE AUSTRALIA

Nadal gana una batalla a Zverev y crece en el Abierto de Australia

Nadal gana una batalla a Zverev y crece en el Abierto de Australia

PETER PARKS

AFP

Jugará octavos con Monfils tras una batalla frente al prodigio alemán de 19 años, líder de la 'NextGen': 4-6, 6-3, 6-7 (5), 6-3 y 6-2 en más de cuatro horas.

Rafa Nadal gritó en Melbourne que quiere seguir siendo dueño del presente. Que todavía no ha llegado el momento de entregar el testigo. Escuchó su rugido muy cerca, al otro lado de la red, Alexander Zverev, el nuevo prodigio del tenis de sólo 19 años al que acabó reventando en cinco sets: 4-6, 6-3, 6-7 (5), 6-3 y 6-2 en 4h:05.

En la Rod Laver Arena se disputaba un partido que daba un pasaporte a octavos de final (el rival será Gael Monfils, que eliminó a Philipp Kohlschreiber por 6-3, 7-6 y 6-4) pero, sobre todo, que podía anticipar el futuro. Zverev, 24º ya de la ATP y líder de la 'NextGen', era la gran piedra de toque para calibrar el estado de Nadal, que jugó brillante frente a Florian Mayer y Marcos Baghdatis, pero sin ser rivales que pudieran dar la medida real de su nivel. El alemán, un tenista de 1,98 m. que domina todos los golpes, luce un revés como un bisturí y, por encima de todo, tiene la mentalidad de un campeón. Sí era el test definitivo. Y el español lo superó con su sello: 'morir antes de rendirse'. Nadal ha recuperado su identidad.

Zverev, señalado por Nadal como "futuro número y ganador de Grand Slam", terminó acalambrado. Roto. En el quinto set, el de Manacor comenzó rompiendo su saque. Y fue capaz de recuperarlo. Pero en el quinto juego, Nadal sacó el mazo. Llevó al espigado teutón a un intercambio brutal de 37 golpes que se adjudicó y acabó fundiendo por fin los plomos y la resistencia del número 24 del mundo. Tuvo que pedir asistencia tras ceder el servicio. Todo había acabado en la frontera de ese quinto set que, como un asalto final en un campeonato del mundo o el muro de la maratón, sólo es apto para mentes y cuerpos de hierro. Nadal había jugado 25 en su toda su carrera y había ganado 17. Era el sexto para Zverev.

El físico de Nadal se ha liberado de la tortura de las lesiones. Y eso le permitió llegar con fuelle al tramo decisivo. Antes, fue capaz de superar la decepción de perder el tie-break del tercer set que colocaba a Zverev 2-1. Consiguió 11 aces (el saque funciona como un reloj en Melbourne), 43 winners y supo leer el partido ante un rival que arriesgó como un veterano Cuando le fue mal, por momentos se fue a la red y o a restar "siete metros por detrás". Tuvo recursos, piernas, pulmones, fortaleza mental ("acepté los momentos de nervios") y hambre. Quiere ser protagonista del presente. El futuro tendrá que esperar.

0 Comentarios

Normas Mostrar