Jefe Series Menores U. Chile

"Si el foco estuviera en las bases, la fuga de talentos no sería grave"

César Henríquez habla del proceso formativo que profundizó el español Edorta Murúa en el club. La regla de los Sub 20, aunque le favorece, no la comparte.

0

César Henríquez saltó de la sub 12, a la sub 13, luego a la 15 y ahora a la juvenil de Universidad de Chile. El último paso fue doble pues la dirigencia de Azul Azul le ofreció tomar las riendas del fútbol formativo ante la salida de Edorta Murúa. Y él aceptó, pero con la condición de no dejar de enseñar. Ellos le darán seis meses para demostrar sus capacidades. “Ha sido intenso. La cantidad de responsabilidad aumentó. Es desafiante. Se ha hecho entretenido y productivo. Todos queremos que el proyecto continúe”, explica a AS Chile.

¿El proyecto de Murúa?
- El proyecto empezó a tener vida propia por la gente que trabajaba en él. Ellos llevaban dos años, pero esta organización venía de antes. Se fueron modificando ciertas cosas. Fuimos incrustando ideas nuestras sobre la base que estaba planteada. Tenemos un idioma nuestro, no de alguien en particular. En la U no hay jugadores en serie, hay proyectos individuales.

- Hoyos dijo que estaba interesado en tener una comunicación activa con los más chicos, hasta de crear una selección mixta de jugadores de varias series.
- Hemos tratado de afinar una estrategia que favorezca al club. Va a ir en relación a las necesidades que tenga el plantel.

- Como ejemplo mundial está La Masía del Barcelona. ¿En la U se promueve un mismo lineamiento en todas las series?
- Trabajamos un lenguaje común entre todas las categorías. Es más profundo que el sistema de juego, generalmente se repite, pero depende de los jugadores que estén aptos para jugar. Sí hay uno que predomina.

- ¿Cuál es el principal problema con el que lidian las series menores?
- El mercado local no tiene mucho espacio para mantener a los talentos. Aparece uno llamativo, exportable, ponen el dinero y es difícil decirle que no como club porque hay que pagar la máquina diaria. Lo ideal sería que los jugadores se consolidaran, que estuvieran un par de años, que lograran una identificación, títulos y después se fueran. Hoy hay scouting viendo jugadores a los 13 años, es muy difícil que nuestro mercado compita con eso. Tenemos que asumirlo, es una realidad.

- ¿Qué rol juega el fútbol formativo en este dilema?
- La tarea de los clubes es poner el foco allí. Muchas veces el fútbol formativo está por estar, no se plantea el desarrollo del jugador. Si hubiese un enfoque mayor en el fútbol formativo, la fuga de talentos no sería tan grave. Pero hoy son esporádicos y su partida resiente a nuestro fútbol. Felipe Mora o Nicolás Castillo le dan fuerza a la competencia interna, si parten dejan un espacio que hay que llenar. Si invirtieran más, el flujo sería mayor. Además, quisiéramos que el torneo juvenil fuera competitivo y hay varios fines de semana en que no es así.

- ¿Apoya la regla de los sub 20?
- No me gusta por la imposición, pese a que favorece al fútbol formativo. Me gustaría que fuese por convicción, que todos los clubes tuvieran como regla interna promover a los jóvenes.

"Siempre defenderé a los del club"

En su rol de jefe de las series menores, ¿aprobaría que llegara un jugador joven como Mario Briceño al primer equipo? 

“Eso es parte de la política de club. Siempre defenderé a los del club, que ellos tengan espacio. Nosotros estamos para que el DT de turno tenga una amplia gama desde donde elegir”.


¿Le ha gustado lo que ha hecho Iván Rozas en el primer equipo?

“Ha tenido un crecimiento importante, ha cumplido con lo que se le ha pedido. Puede dar mucho más. Es cosa de tiempo para que muestre más cosas”.


¿Y lo de Nicolás Ramírez? Ha perdido protagonismo en la defensa...

“Eso es parte de la decisión del cuerpo técnico. Nico también juega a veces por juvenil”.