La U fue a hacer la tarea a Rancagua y regresó como líder

O'Higgins 0 - U. de Chile 3

La U fue a hacer la tarea a Rancagua y regresó como líder

Los azules sobrepasaron a Colo Colo en la penúltima jornada y quedaron con la primera opción de ser campeones.

Los historiadores del fútbol chileno ya tenían escrito el capítulo sobre el Campeonato Nacional Scotiabank 2017. Dijeron que fue dramático en el desenlace, que se definió en los descuentos de un partido jugado bajo la lluvia en Viña del Mar, que el héroe de Colo Colo fue un reserva a quien le decían "Canchita", que el técnico ganador se resbaló tres veces y quedó empapado en el festejo y que las dos jornadas finales solo fueron comparsa.

Los ingredientes de novela y cinematográficos no se habían agotado. Quedaban otros que se encargaron de hacer aún más fantástica esta historia.

El escolta, Universidad de Chile, que venía de una campaña horrible y que debía sentir casi como un premio el segundo lugar que ostentaba, viajó a hacer la tarea a Rancagua para no perderle pisada al archirrival. Y justo cuando anota el 3-0 sobre O'Higgins, descubre que 88 kilómetros más al norte se producía el milagro.

Simultáneamente, como si un guionista lo hubiese dispuesto así, Gonzalo Villagra anotaba el tanto del empate para Antofagasta ante Colo Colo en el Estadio Monumental, y los Pumas, que sólo habían llegado tres veces al arco rival y tenían a su arquero Manuel García como héroe del partido, le amargaban la tarde al Cacique.

Así la U volvió a ser líder del torneo después de tres años, justo cuando falta una fecha, y tiene la primera opción de sumar la estrella número 18 a su palmarés. ¡Increíble!

Universidad de Chile recibirá en la jornada final a San Luis en el Estadio Nacional y Colo Colo deberá enfrentar al descendido Cobresal. No es claro que este último partido se pueda disputar en El Salvador. Pero donde sea que jueguen, la primera opción es de los azules.

La fiesta azul en Rancagua

El partido en El Teniente, que comenzó seis segundos más tarde que el pitazo inicial del Monumental, tuvo pierna fuerte desde el inicio. Los celestes improvisaban a Gonzalo Barriga como volante de contención por la lesión de Juan Fuentes y la gripe de último momento de Marco Medel. Antes de los 10 minutos el zurdo ya tenía tarjeta amarilla por su excesivo ímpetu en la recuperación de balones.

A los 12', los azules temieron que se repitiera la maldición de San Carlos de Apoquindo, cuando perdieron dos jugadores por lesión en el primer tiempo del clásico universitario. El rengueo de Leandro Benegas obligó al primer cambio y Ángel Guillermo Hoyos envió a la cancha a Luciano Fabián Monzón. La novedad fue que lo usó como puntero izquierdo y, en la primera pelota que tocó, el ex jugador de Boca Juniors casi anotó con un potente zurdazo. Era un presagio.

Ocho minutos más tarde, Felipe Mora desperdició una gran oportunidad. Matías Rodríguez lo dejó solo casi a la altura del área chica y el 9 de los azules la envió por sobre el travesaño.

Mora se reivindicó a los 32 minutos. Lanzó un preciso centro que Gonzalo Espinoza estrelló en el palo. Le llegó el rebote, empujó la pelota desde el piso con la cabeza y la dejó picando en la línea de gol. Con la velocidad de un rayo, Gustavo Lorenzetti apareció para empujarla y generar el desahogo de los azules. El rosarino no anotaba desde enero de 2016, precisamente ante O'Higgins, en el icónico 8-1 de la era Beccacece.

La U mantuvo la supremacía en el segundo tiempo y aumentó la ventaja gracias a una jugada mágica. El puntero izquierdo Luciano Fabián Monzón ensayó un centro que, gracias a un golpe de borde externo con efecto endemoniado, se coló por el segundo palo de Pinto. Un golazo que el zurdo argentino festejó emotivamente y entre lágrimas, después de vivir una temporada ingrata debido a las lesiones. Cinco minutos después, Hoyos lo mandó a descansar y se ganó la ovación de la parcialidad del Chuncho.

A 10 minutos del final, el árbitro Roberto Tobar pidió cambio y Carlos Ulloa terminó de dirigir el partido.

Felipe Mora tuvo sangre fría para definir ante Miguel Pinto y anotar el 3-0. Justo, en ese preciso momento, Gonzalo Villagra anotaba el empate antofagastino ante Colo Colo en el Monumental. La algarabía de los hinchas azules fue absoluta porque, a tres minutos del final, Universidad de Chile era el nuevo puntero del Campeonato Nacional Scotiabank Clausura.

Los jugadores de la U comenzaron a correr la voz en la cancha y las sonrisas fueron aún más amplias. Porque el objetivo en Rancagua era cumplir con la tarea solo para mantenerse en la lucha. Lo hicieron y, más encima, Antofagasta les envió un regalo.

Los azules regresaron a Santiago como punteros, con la primera opción al título y el misticismo renovado tras una jornada que difícilmente olvidarán por el resto de sus vidas. Por la increíble manera cómo se dio y porque la alegría propia fue, además, un certero golpe en el orgullo del archirrival.

0 Comentarios

Normas Mostrar