FINALES NBA | WARRIORS - CAVALIERS (3-1)

La larga racha de LeBron James que ilusiona a los Cavaliers

Los Cavaliers necesitan ganar en Oakland para alargar la Final. Y se aferran a un increíble dato de los equipos de LeBron James.

Oakland
0
LeBron James.
LARRY W. SMITH EFE

Los Cavaliers tienen que ganar dos partidos en el Oracle Arena para conservar su corona de campeones de la NBA. De momento, tienen que ganar el de esta noche para, paso a paso, volver a su pista con 3-2 y jugar un sexto partido, una situación que sería desde luego óptima si se compara con la que atravesaban cuando su colapso al final del tercer partido les dejó 0-3. Los Cavs se agarran para asaltar Oakland a su subida de nivel según ha ido avanzando la Final, y hasta su explosión del cuarto partido, a los fantasmas de 2016 que pueden anidar en la mente de los Warriors… y al increíble dato de los equipos de LeBron James, que llevan 29 eliminatorias de playoffs seguidas ganando al menos un partido a domicilio.

Si los Cavs pierden esta noche, cerraría la Final con un 0-3 en sus partidos en el Oeste y sería la primera vez que LeBron no gana un partido fuera de su pista en una serie de playoffs desde la final del Este de 2009. Han pasado más de ocho años y 29 eliminatorias: trece con los Cavs (2 en 2010 y las once que lleva desde su regreso sin contar todavía esta Final 2017) y dieciséis con los Heat, con los que fue finalista en sus cuatro temporadas. La campaña pasada, como esta, los Cavaliers perdieron con estrépito los dos primeros partidos de la Final en el Oracle . Pero entonces se llevaron el quinto y el séptimo. El patrón que tendrían que repetir para convertirse en el primer equipo que remonta un 3-0 en toda la historia de los playoffs (todas las rondas).

En 2009, los Cavs ganaron 66 partidos (66-16), la mejor Regular Season de su historia y la mejor en balance para LeBron, que también ganó 66 partidos con los Heat en la temporada 2012-13. En playoffs, arrollaron a Pistons y Hawks (doble 4-0) pero se estrellaron en la final del Este con los excelentes Magic de Stan Van Gundy: Dwight Howard, Turkoglu, Lewis, Pietrus… Un equipo que luego perdió en las Finales contra los Lakers pero que sorprendió al favorito en el primer partido, en Cleveland, y luego defendió su pista y certificó el 4-2 sin necesidad de volver a Ohio para el séptimo partido.

LeBron James salvó el 1-1 en el segundo encuentro con un triple final y, tras perder con cierta claridad el tercero, forzó la máquina en el cuarto, donde los Cavs cayeron en la prórroga pese a sus 44 puntos, 12 rebotes y 7 asistencias. En el sexto y definitivo, el tercero en Orlando, los Magic arrollaron desde la primera parte y certificaron el pase a la lucha por el anillo con 40 puntos y 14 rebotes de aquel Dwight Howard que tan poco se parece al actual y que promedió en la eliminatoria 25,8 puntos y 13 rebotes. Las medias de LeBron fueron de 38,5 puntos, 8,3 rebotes y 8 asistencias. Un año después, los Cavs perdieron en segunda ronda del Este tras haber ganado 61 partidos en Regular Season y se convirtieron en el primer equipo que no jugaban una Final en dos años seguidos de más de 60 triunfos, lo que llevó al despido de Mike Brown, ahora ayudante de Steve Kerr en los Warriors.