Competición
  • Liga Chilena
  • Campeonato Brasileño Serie A
Campeonato Brasileño Serie A
Fluminense Fluminense FLU

-

At. Paranaense At. Paranaense APA

-

Estás leyendo

Volver a los 17

Volver a los 17

Josep Guardiola dice que la mejor actitud es la aptitud. Concuerdo. Pero soy un convencido que no basta con tener condiciones. El trabajo, el método, la forma, eso es lo que marca la diferencia entre el talento y el éxito. Se puede estar repleto de atributos y no llegar a ninguna parte si no existe la actitud correcta. Y al revés. Exponentes no tan calificados que a base de méritos propios y esfuerzo llegaron mucho más arriba de sus posibilidades.

Enumere. Claudio Romero, 17 años. Campeón del mundo en el lanzamiento del disco en Kenia. Llega de regreso desde Nairobi, saluda a sus padres en el aeropuerto y vuela, sin salir del terminal aéreo a Perú, donde sale campeón Panamericano de su categoría.
También en Perú, la selección chilena sub 17 de básquetbol consigue subirse a lo más alto del podio, repitiendo un registro que en varones no se daba desde la década del 30. Hace casi 100 años. Le ganan por diez puntos la final a Argentina y clasifican al PreMundial que se jugará en Canadá.

En pocos meses una selección de fútbol sub 17 jugará el Mundial en la India. Chile no clasificaba a un torneo de esta categoría hace casi dos décadas. Un equipo que no tendrá figuras excluyentes como otras generaciones, pero que a base de orden, pundonor y un coraje que pocas veces vi en una selección nacional, logró los pasajes a la máxima cita.
Joaquín Niemann tiene 18 años. En un mundo tremendamente competitivo como el golf se consagró como el mejor de todos en la rama amateur. Los que saben dicen que tiene las condiciones para dar el salto de verdad y entrar donde ingresan muy pocos.

Ricardo Soto es el deportista más joven en representar a Chile en unos Juegos Olímpicos. Tenía 16 años cuando tuvo una auspiciosa actuación en el tiro con arco individual en Río de Janeiro 2016. Un futuro esplendor.

Y hay más. Seguro hay muchos más. Este es solo un sobrevuelo. Todos estos deportistas tienen en común notables aptitudes, buenos entrenadores, conmovedores esfuerzos familiares. Pero vienen con algo desde la cuna que yo aplaudo y agradezco. Tienen una mentalidad diferente. Los chicos de hoy, esos que tanto les gusta etiquetar, esos que son criticados por quienes nunca ganaron algo, esos que son estigmatizados por sesudos especialistas, tienen una mentalidad ganadora, positiva. No cargan con mochilas ajenas a cuestas. Creen en ganar y no a cualquier precio. En base a reducir las distancias, sobrepasar los límites y atreverse. Son una generación que nació y creció en un país diferente. Con muchos ripios, pero más libre, más democrático, menos traumatizado. Crecieron viendo a Marcelo Ríos. Iván Zamorano, Fernando González, Nicolás Massú, Marcelo Salas, Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Claudio Bravo. Sus ídolos son chilenos y ganadores. Sus ídolos no se cortaron la ceja, convirtiendo a Chile en un paria a nivel global.

El éxito no está garantizado. Pero lo que si les puedo asegurar es que el flojo nunca gana. Jamás. En ninguna pega. El flojo se queja para siempre porque no lo descubrieron, no le dieron las opciones, no vinieron a moverlo de su modorra. Solo él se convence de su talento inconmensurable y lo guarda como secreto infinito. Lamentablemente nunca lo sabremos.

0 Comentarios

Normas Mostrar